Carta de Mons. Santos Montoya a los diocesanos de la Iglesia en La Rioja

Mons. Santos Montoya ha sido nombrado por el Papa este miércoles 12 de enero obispo de Calahorra y La Calzada-Logroño. El obispo electo de la Iglesia en La Rioja acaba de publicar una carta de saludo a los fieles diocesanos en la que apunta «¡nos vemos pronto!».

El obispo electo, Mons. Santos, también señala que «no descubr9 nada nuevo si os digo que en la Iglesia nadie empieza de cero. Siempre nos precede la gracia, muchas veces en la persona y obra de los demás». A la vez que muestra su agradecimiento a quienes «han contribuido con su entrega, espiritual, humana y material, para que el evangelio llegue a nuestros días».

 

Carta al Pueblo de Dios que peregrina en La Rioja

12 de enero de 2022

Queridos diocesanos de La Rioja:

Al hacerse público mi nombramiento como Obispo de esta ya querida Diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño, no podía por menos que dirigirme a todos vosotros, para mostrar mi total disponibilidad para unirme a la gozosa tarea evangelizadora de esta Iglesia que peregrina en La Rioja. Os deseo a todos Paz y Bien.

No descubro nada nuevo si os digo que en la Iglesia nadie empieza de cero. Siempre nos precede la gracia, muchas veces en la persona y obra de los demás, como le recuerda el Señor al pueblo de Israel al llegar a la tierra prometida: “pozos ya excavados que tú no has excavado, viñas y olivares que tú no has plantado” (Dt 6, 11).

Mi profundo agradecimiento, por tanto, a todos los que a lo largo de la historia de la Diócesis, han contribuido con su entrega, espiritual, humana y material, para que el evangelio llegue a nuestros días, y se pueda ofrecer como el buen vino (¡y aquí ya creo que lo hay!), igual que en las bodas de Caná, para que continúe la fiesta de la salvación.

Un saludo fraterno a cada uno de los sacerdotes, diáconos, y seminaristas; a los miembros de la vida consagrada, masculina y femenina, a las familias, verdaderas Iglesias domésticas, en este Año Amoris laetitia dedicado a ellas, y a todos los demás laicos, que contribuyen a transformar las realidades de este mundo. ¡Pedimos “al dueño de la mies que envíe trabajadores a su mies” para el florecimiento de la vida cristiana en toda su variedad!

Un recuerdo igualmente agradecido a mis predecesores y a los que habéis cuidado con tanto esmero de la Diócesis, especialmente en esta última etapa, a D. Vicente Robredo García, Administrador Diocesano y al equipo que ha colaborado con él en las tareas de gobierno. Dios os lo pague.

Quien se asoma a las orientaciones pastorales que habéis trazado para este curso, bajo el título, “Mirad cómo se aman”, puede comprobar el deseo de testimoniar la fe en los distintos ámbitos de la vida. Resuena claramente el eco del pasado congreso nacional de laicos, “Hacia una Iglesia en salida”, con sus diferentes líneas de acción y la contribución a la reflexión que el Papa Francisco nos ha propuesto: “Por una Iglesia sinodal: comunión, participación y misión”. Me uno a este proyecto de sintonía eclesial con la realidad de nuestro país y con la Iglesia universal, que se quiere particularizar en nuestra Diócesis.

Quisiera recordar ahora de un modo más pormenorizado a toda la población de La Rioja: hombres y mujeres, mayores, menores, jóvenes, personas necesitadas, enfermas, a tantos afectados por la pandemia, personas impedidas, privadas de libertad, migrantes, creyentes (también los de otras tradiciones) y no creyentes. La mano tendida a todos con el deseo de colaborar juntos en el bien común, en la defensa de la dignidad de la persona, y en su desarrollo integral.

La misma intención hacia las distintas administraciones públicas y demás instituciones, con el ánimo de crear un clima de diálogo, de auténtica convivencia, en paz y en libertad, con el trato de respeto que ha de caracterizar a una sociedad plural como la nuestra.

Comienzo este ministerio con ilusión, agradecido al Papa Francisco por su confianza, y fiado en la providencia de Dios, con el deseo de estar muy cerca de la vida de la gente.

Pongo mi persona, así como el trabajo evangelizador de todos nosotros, bajo la protección de S. Emeterio y S. Celedonio, y Sto. Domingo de la Calzada y bajo la solicitud maternal de la Virgen de Valvanera, patrona de La Rioja.

¡Nos vemos pronto!

Os envío un afectuoso saludo. Unidos en la oración,

+Santos Montoya Torres

Obispo electo de Calahorra y La Calzada-Logroño

 

 

Saludo del Administrador Diocesano al obispo electo

Obispo D. Santos, bienvenido

Bienvenido, D. Santos. Bienvenido a esta Iglesia de La Rioja, a esta Diócesis de Calahorra y La Calzada – Logroño, que lo recibe con la alegría exultante del pueblo que se encuentra con su guía, de la grey que lo acoge con el gozo entrañable de los hijos e hijas que abrazan de corazón a su Padre y Pastor.

Han sido meses de espera, de espera esperanzada, confiada y orante, en la seguridad de que el amor del Padre, su bondad infinita, nos traerían en el momento más propicio a nuestro nuevo Obispo.

No nos equivocábamos. El Papa Francisco ha tenido a bien nombrarlo a Ud. D. Santos  Obispo de nuestra Iglesia Diocesana para regirla – regir es servir-  en el nombre del Padre, cuya providencia creadora Ud. transparenta; en el nombre de Jesucristo, cuya misión de maestro, sacerdote y pastor Ud. continúa; en el nombre del Espíritu Santo, cuya llama reaviva y enardece.

Agradecemos al Padre su amor a nuestra tierra. Y a Ud., D. Santos, su alegre aceptación sin condiciones de esta humilde porción del Pueblo de Dios, a la que  ahora  se entrega como esposo y hermano, como fiel mensajero de la fe y la esperanza, como testigo animoso, insobornable de la justicia y de la caridad.

Qué hermoso ministerio el suyo: ser presencia del Siervo de los Siervos, testigo del Señor resucitado; ser voz de su Palabra, de su amor entrañado y entrañable; pasar haciendo el bien, curando con ternura al oprimido, levantando del polvo al marginado, aliviando al que sufre. Que no hay esclavitud que no redima la gracia del Bautismo, flaqueza que no encuentre fortaleza en el Pan de la Vida, desánimo que no halle impulso nuevo en la misericordia y el perdón.

Qué hermoso ministerio: mostrar la entraña viva, el corazón del Padre, dar la vida por todos, de manera especial por los más pobres, desentrañar lo santo que palpita en todo ser humano. ¿No es la mejor manera de enseñar, de regir, santificar?

Cuente, D. Santos, con nuestro más profundo afecto, con nuestra oración y comunión más firme, nuestra fidelidad y colaboración más estrecha. Los cristianos y cristianas de la Rioja, con todos nuestros valores y carismas, celebramos y agradecemos su venida, dispuestos a seguir haciendo  juntos el camino de fe, la ruta de la historia tal como Dios la quiere, cuidando nuestra casa común, saliendo juntos a abrazar a los hermanos más lejanos, evangelizando juntos, y festejando juntos el amor infinito de Dios. ¿Hay sinodalidad más eclesial?

Los Santos Emeterio y Celedonio, Santo Domingo de La Calzada y nuestra Madre y Patrona de La Rioja, la Virgen de Valvanera, que alumbra cada día a Jesús en nuestra tierra, lo bendigan y colmen de su amor y su gracia.

Un abrazo.

Vicente Robredo

Administrador Diocesano

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 45557 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).