Carta pastoral de Mons. Sebastià Taltavull: Santa Navidad y feliz Año nuevo! ¡No olvidemos las raíces, cuidémoslas!

En el momento de felicitarnos la Navidad, sentimos el gozo de reencontrarnos en las raíces que nos dan la razón de festejarla. No es una inercia ni un toque de emoción, es un suceso que ha volcado la historia y la ha reorientado para siempre. Es Jesús, su nacimiento y unas circunstancias que hoy nos lo hacen revivir y del que hacemos memoria viva. Dicen los datos históricos que en aquel momento el mundo entero estaba en paz y que eso tenía que ver con la venida del Mesías anunciado y esperado. Las cuatro semanas que dura el Adviento están llenas de este anuncio y de esta espera, reconvertida por la fe y la caridad en esperanza.

Precisamente de ello se trata. La esperanza está en las raíces, como la fe y la caridad. Por este motivo, podemos hacer que nazcan nuevos brotes de este tronco que es firme por la vitalidad de sus raíces. Felicitarnos por el nacimiento de Jesús significa desearnos ser felices por el fundamento que sostiene nuestra existencia y le da una nueva proyección de presente y de futuro. De presente, porque todo lo que decimos y hacemos sea hecho con el ardor, el estilo y la coherencia con que Jesús ha actuado y vivido; y de futuro, porque este, gracias también a Jesús, ya está asegurado por siempre y lo recibiremos como don. Navidad tiene estas raíces y nos invita a confiar, a pensar un presente y un futuro diferente de lo que suelen ser, sencillamente, costumbres y tradiciones. Un árbol sin raíces sabemos bien que no se aguanta ni tiene vida.

Ir a las raíces de esta fiesta entrañable de la Navidad y felicitarnos es ir a Jesús, encontrarle, escucharle, descubrirle, conocerle, amarle, predicarle, testimoniarle. Ser misionero conlleva también ser discípulo. Cuando nuestra vida se deja iluminar por Él se convierte en luz para los demás, somos una nueva estrella que le señala e indica dónde está. Nos convertimos, entonces, en referentes inequívocos de su presencia salvadora. He aquí el momento en el que nuestra vida recibe la savia de las raíces que se alimentan y beben de toda la tierra, llena de tantas buenas semillas esparcidas por doquier, entre ellas la dignidad infinita que Dios ha sembrado en el corazón humano. Por eso, “Quienes se empeñan en la defensa de la dignidad de las personas -dice el papa Francisco- pueden encontrar en la fe cristiana los argumentos más profundos para ese compromiso” (LS’ 65). En estos momentos existen muchos frentes por atender y remediar. ¡Hagámoslo!

La felicidad que nos deseamos ha de encontrar las raíces de la ternura; del buen trato; de la alegría sincera; del consuelo luminoso; del amor solidario con los que viven la soledad, el sufrimiento, el paro, la violencia, la enfermedad y la pobreza; la felicidad que nos deseamos también tiene que encontrar las raíces de la alegría del Evangelio que llena el corazón y la vida entera de los que se encuentran con Jesús; tiene que encontrar la paz que hermana personas y pueblos, la justicia que tritura muros y barreras, que hace que la cultura de la muerte, de la mediocridad y de la indiferencia den paso a la cultura de la Vida, a la del reencuentro amistoso entre las personas, con la naturaleza y con Dios. Jesús, con su nacimiento, ha sido el que lo ha hecho posible y María, su madre, con su “sí” generoso e incondicional, se ha ofrecido en nuestro nombre a cooperar con el designio de Dios de salvar a la humanidad desde sus propias raíces. ¡Agradezcámoslo de todo corazón!

 

¡Con todo mi afecto y bendición, y haciendo camino juntos!

+ Sebastià Taltavull Anglada

Obispo de Mallorca

Mons. Sebastià Taltavull Anglada
Acerca de Mons. Sebastià Taltavull Anglada 141 Articles
Mons. D. Sebastià Taltavull nace en Ciutadella de Menorca (Baleares), el 28 de enero de 1948. Después de los primeros estudios en la Compañía de Maria y en el Colegio salesiano, el año 1959 ingresa en el Seminario diocesano de Menorca y cursa los estudios de Humanidades, Filosofía y Teología. El 23 de septiembre de 1972 recibe la ordenación sacerdotal en la Catedral de Menorca, después de cursar estudios en la Facultad de Teología de Cataluña y obtener la Licenciatura en Teología dogmática. CARGOS PASTORALES El mismo día de la ordenación sacerdotal es nombrado Director de la Casa diocesana de Espiritualidad de Monte-Toro (1972-1984) y Delegado diocesano de Juventud (1972-1989). Dos años después, Rector del Santuario Diocesano de la Virgen de Monte-Toro, Patrona de Menorca (1975-1984). Es elegido Secretario del primer Consejo Diocesano de Pastoral (1973-1977) y Secretario del Consejo del Presbiterio y Colegio de Consultores (1983-1989). Fue Consiliario del Movimiento de Jóvenes Cristianos, de grupos de Revisión de Vida del MUEC y de Escultismo entre 1977 y 1989. Recibe el encargo de Formador (1977-1984) y Profesor de Teología dogmática (1977-1994) del Seminario y del Instituto Diocesano de Teología. Fue Rector del Seminario Diocesano de 1995 a 2002. El año 1984 es nombrado Párroco de San Rafael de Ciutadella, cargo que ejerce hasta 1992, año en que es nombrado Consiliario del Centro Catequístico de San Miguel (1992-2005). El 23 de septiembre de 1989 es nombrado Vicario General de la Diócesis de Menorca y Moderador de la Curia, cargos que ejerce hasta el año 2002, año en que es nombrado Párroco de Ntra. Sra. del Rosario de la Catedral y de San Francisco de Asís de Ciutadella y elegido Deán-Presidente del Cabildo y Penitenciario de la Catedral (2002-2005). Le es asignada la tarea de Moderador de la Asamblea Diocesana de Menorca celebrada entre los años 1996-1998. Además de trabajar en el Secretariado Diocesano de Catequesis en los Departamentos de Catequesis de adolescentes y jóvenes (1973-1995) es nombrado Delegado Diocesano de Catequesis (1989-1995) y forma parte del Secretariado Interdiocesano de Catequesis de Cataluña y Baleares (SIC), dedicándose especialmente a la catequesis de adolescentes, jóvenes y catequesis familiar. Como Consiliario ha trabajado en los Equipos de Matrimonios de Nuestra Señora (1988-2005) y se ha dedicado a la preparación y formación de catequistas (1973-1998) y de los matrimonios-catequistas de grupos de Catequesis familiar (1998-2005). Para los años 2002-2005 fue nombrado Delegado Diocesano de Medios de Comunicación Social y para las Relaciones Institucionales. Fue nombrado Obispo Auxiliar de Barcelona por Benedicto XVI el 28 de enero de 2009 y recibió la Ordenación episcopal el 21 de marzo de 2009. Es administrador apostólico de Mallorca desde el 8 de septiembre de 2016. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social y Pastoral Social. Anteriormente, fue miembro del Consejo Asesor de la Subcomisión de Catequesis y desde junio de 2005 Director del Secretariado de la Comisión Episcopal de Pastoral de la Conferencia Episcopal Española hasta su nombramiento como Obispo. Desde 2009 hasta 2011 fue miembro de dicha comisión. En 2011, fue elegido Presidente de dicha Comisión.