Carta Pastoral de Mons. Jesús Fernández: Esta Navidad, cada portal importa

Atravesamos “tiempos recios” que a duras penas dejan paso a la esperanza. En este contexto, hemos de agradecer al Señor que cada día nos hable al corazón y nos pinte tiempos mejores, que anuncie el Reino de Dios, un reino que, aunque ya ha llegado, espera su plenitud en la venida del Mesías prometido. Particularmente, el tiempo de Adviento nos regala esperanza al denunciar el mal que asedia a la humanidad, sobre todo, aquel que la propia humanidad procura a sus semejantes y al medio ambiente; nos ofrece esperanza también al reforzar el anhelo de concordia, salud, fraternidad, recursos necesarios para los que carecen de ellos. Y, sobre todo, al despertar en nosotros el sueño del nacimiento de un Dios que se hace pobre para enriquecernos a todos.

Navidad es sobre todo celebración de este nacimiento. Se explica así que, en el imaginario popular, vaya asociada a la imagen de un portal en el cual, junto al Niño recién nacido, se colocan María y José; detrás, la mula y el buey. Todos ellos ocupan un pobre habitáculo omnipresente en las decoraciones navideñas:  el portal de Belén.

Hace más de dos mil años, en este pobre portal nació Jesús, el Salvador del mundo. Gracias a la ayuda de quienes la visitaron, la Sagrada Familia pudo salir adelante. Pues bien, esta historia se repite hoy cerca de nosotros. En nuestra misma manzana, en nuestro mismo portal, también un poco más allá, hay personas, hay familias que necesitan ayuda.

Este año, Cáritas desea que nuestra mirada se dirija también a estos portales, a estas personas, a estas familias. Son muchas. El reciente informe elaborado por la Fundación FOESSA de Cáritas española ha desvelado los efectos desastrosos de la pandemia. El informe nos recuerda que en España hay más de seis millones de personas en exclusión social severa y que sólo cuatro de cada diez hogares gozan de una integración plena. Especialmente preocupante es la situación de muchas familias monoparentales con hijos pequeños a su cargo, tan pequeños como aquel que adoramos simbólicamente en la cuna de Belén.

La Campaña de Navidad que Cáritas ha puesto en marcha el 29 de noviembre de 2021 y durará hasta el 6 de enero de 2022 bajo el lema “Esta Navidad, cada portal importa”, nos recuerda que en este portal no hay mula ni buey, pero hay familias que no llegan a fin de mes; y pone el foco en dos realidades locales como son La Palma y Haití y en la generada por la Covid-19.

Recientemente hemos conocido los datos de la recogida de alimentos que tiene lugar en estas fechas próximas a la Navidad y que se ha quedado muy lejos de las previsiones: se habla de una reducción de hasta el cuarenta por ciento. Tal vez se deba a la fuerte subida que están experimentado los precios, o tal vez a la fatiga de la solidaridad que está provocando la excesiva prolongación de esta situación de dificultad y de penuria.

Como cristianos, estamos llamados a derrotar esta fatiga. No podemos permanecer indiferentes ante estas realidades sangrantes. Os invito también a animar la solidaridad fraterna de otras personas “distraídas” frente a estas situaciones. La fe, sin caridad, se debilita y muere. Compartamos algo de lo que tenemos a través de un donativo a la Cáritas diocesana de nuestra diócesis. No te quedes al margen. Cada portal importa.

 

+ Jesús, Obispo de Astorga