Carta pastoral de Mons. Eusebio Hernández: Con María, levántate y ponte en camino

Celebramos hoy el último domingo del tiempo de Adviento y emprendemos la última semana de este tiempo que nos conduce, en su recta final, hacia la solemnidad del nacimiento de Cristo.

Este domingo tiene una peculiaridad especial que es su carácter mariano. En el evangelio de san Lucas (1,39-45) que hoy escuchamos en la Misa, se nos presenta la Visitación de María a su prima santa Isabel.

Hay que destacar de este texto la actitud de servicio de María que, a penas embarazada, acude en la ayuda de su prima Isabel: “María se levantó y se puso en camino de prisa hacia la montaña, a un a ciudad de Judá”. El evangelista señala dos verbos que subrayan la actitud de la Virgen: levantarse y ponerse en camino.

María ha comprendido el don gratuito de Dios que ella porta en sus entrañas, lo que nos indica la carta a los Hebreos (10,5-10): “Tú no quisiste sacrificios ni ofrendas, pero me formaste un cuerpo; no aceptaste holocaustos ni víctimas expiatorias. Entonces yo dije: He aquí que vengo —pues así está escrito en el comienzo del libro acerca de mí— para hacer, ¡oh Dios!, tu voluntad”.

En el misterio de la Encarnación se ha dado un doble sí a Dios Padre, el del Verbo, Cristo y el de María. Cristo por ello se ha hecho pequeño y frágil por nosotros y se ha hecho carne en una mujer humilde y sencilla.

El Catecismo (457) recoge, para explicarnos este misterio unas palabras de san Gregorio de Nisa:

“Nuestra naturaleza enferma exigía ser sanada; desgarrada, ser restablecida; muerta, ser resucitada. Habíamos perdido la posesión del bien, era necesario que se nos devolviera. Encerrados en las tinieblas, hacía falta que nos llegara la luz; estando cautivos, esperábamos un salvador; prisioneros, un socorro; esclavos, un libertador. ¿No tenían importancia estos razonamientos? ¿No merecían conmover a Dios hasta el punto de hacerle bajar hasta nuestra naturaleza humana para visitarla, ya que la humanidad se encontraba en un estado tan miserable y tan desgraciado?» (San Gregorio de Nisa, Oratio catechetica, 15: PG 45, 48B).

El primero en recibir esta salvación es el mismo Juan Bautista en el seno de su madre Isabel: “Aconteció que, en cuanto Isabel oyó el saludo de María, saltó la criatura en su vientre. Se llenó Isabel del Espíritu Santo”.

En estos días que nos faltan hasta la celebración de la Navidad, debemos pedirle al Señor que también podamos ahora saltar de alegría en nuestro interior por la Buena Noticia que se repetirá con insistencia en las celebraciones propias de estos días.

Que podamos vivir la experiencia de lo que anuncia el profeta Miqueas (5,1-4): Él, Jesús, será nuestra paz.

Alcanzar esta paz, hará que entremos, como María, en una actitud de servicio generoso a los demás, podremos levantarnos y ponernos en camino. Es decir, vencer nuestro egoísmo y nuestra comodidad, para descubrir que la vida se multiplica cuando se entrega con generosidad y amor.

Os deseo a todos una feliz Navidad y a todos os bendigo.

+ Eusebio Hernández Sola

Obispo de Tarazona

Mons. Eusebio Hernández Sola
Acerca de Mons. Eusebio Hernández Sola 283 Articles
Nació en Cárcar (Navarra) el 29 de julio de 1944. Sus padres, Ignacio (+ 1973) y Áurea. Es el mayor de cuatro hermanos. Ingresó en el seminario menor de la Orden de los Padres Agustinos Recoletos, en Lodosa, el 12 de septiembre de 1955. En 1958 pasó al colegio de Fuenterrabía donde completó los cursos de humanidades y los estudios filosóficos. A continuación (1963-1964) ingresó en el noviciado del convento de la orden en Monteagudo (Navarra), donde hizo la primera profesión el 30 de agosto de 1964, pasando posteriormente a Marcilla donde cursó los estudios teológicos (1964-68). Aquí hizo la profesión solemne (1967); fue ordenado diácono (1967) y presbítero el 7 de julio de 1968. Su primer oficio pastoral fue el de asistente en la Parroquia de "Santa Rita" de Madrid, comenzando al mismo tiempo sus estudios de Derecho Canónico en la Universidad de "Comillas", de la Compañía de Jesús. Al curso siguiente (1969) fue traslado a la residencia universitaria "Augustinus", que la orden tiene en aquella ciudad. Se le confió la misión de director espiritual de sus 160 universitarios, continuó sus estudios de derecho canónico, que concluyó con el doctorado en 1971, e inició los de Derecho en la universidad complutense de Madrid (1969-1974). Durante el curso 1974-75 hizo prácticas jurídicas en la universidad y en los tribunales de Madrid. El 3 de noviembre de 1975 inició su trabajo en la Congregación para los Institutos de vida consagrada y Sociedades de vida apostólica. Desde 1976 fue el director del departamento de la formación y animación de la vida religiosa, siendo el responsable de la elaboración y publicación de los documentos de la Congregación; además dirige una escuela bienal de teología y derecho de la vida consagrada. Desde 1995 es "capo ufficio" del mismo Dicasterio. Por razones de trabajo los Superiores de la Congregación le han confiado multitud de misiones en numerosos países del mundo. Ha participado en variados congresos de vida consagrada, de obispos y de pastoral vocacional. Durante este tiempo ha ejercido de asistente en el servicio pastoral de la orden en Roma. El día 29 de enero de 2011 fue publicado su nombramiento como Obispo de Tarazona y fue ordenado el 19 de marzo, fiesta de San José, en la Iglesia de Ntra. Sra. de Veruela.