La Diócesis de Valladolid busca la canonización de Víctor Rodríguez, un agricultor de Medina del Campo

El convento de las Carmelitas Descalzas de La Rondilla, en Valladolid, acoge este sábado, 18 de diciembre, a las 12:00 horas, la apertura del proceso de canonización de Víctor Rodríguez Martínez, una vez que el cardenal arzobispo, Ricardo Blázquez, ha recibido el “nihil obstat” de Roma para introducir la causa.

Padre de diez hijos, Víctor Rodríguez Martínez nació en Quintanadiez de la Vega, Palencia, en 1925, y su vida se caracterizó por una entrega total a su vocación seglar. Desde su trabajo como agricultor o donde la vida le fue llevando, y desde su hogar, se convirtió en fermento y levadura de vida cristiana. Afiliado al Carmelo Descalzo Seglar, Congregación de San Felipe Neri, Cursillos de Cristiandad y Adoración Nocturna, fue un verdadero místico en medio del mundo a la vez que un hombre trabajador, humilde, sencillo y servicial, que se desvivió por los pobres y los enfermos. Murió en “olor de santidad” en Medina del Campo, el 21 de febrero de 2012.

Fue precisamente el arzobispo de Valladolid quien el 21 de noviembre de 2019 remitió a la Congregación para las Causas de los Santos la petición del “nihil obstat”, una vez aceptado por él el libelo de demanda. El acto solemne de este sábado constituye la primera sesión de la fase diocesana del proceso de canonización, a la que seguirá después una apostólica en Roma. Al mismo, presidido por monseñor Blázquez, asistirán los vicepostuladores de la causa, el carmelita rector del monasterio Desierto de San José de Batuecas, el P. Francisco Brändle, y Niceto Tirados; el secretario canciller del Arzobispado, Francisco Javier Mínguez, que dará lectura a los documentos y fe del acto, y los miembros del tribunal designados por el arzobispo (el deán de la Catedral y vicario judicial, José Andrés Cabrerizo, el promotor de justicia Grzegorz Lonski y el notario actuario Jesús Alberto Bogónez) que jurarán sus cargos. Se tratará de un acto público, en el que el vicepostulador Brändle presentará el proceso y don Ricardo Blázquez le responderá con unas palabras. Estarán asimismo presentes varios hijos y nietos de Víctor y sus dos hermanos carmelitas descalzos, Francisco y Juan Luis (padre del convento de San Benito de Valladolid) y compañeros del Carmelo y de la Adoración Nocturna, así como familiares y amigos tanto de su etapa vital en Palencia como de sus años en Medina del Campo.

Ya el pasado 25 de noviembre el arzobispado de Valladolid presidió el juramento de los peritos históricos de cara al examen de documentos del proceso, en presencia del arzobispo. El catedrático emérito y ex cronista oficial de Valladolid, el carmelita Teófanes Egido; profesor titular de la UVa Javier Burrieza, y el catedrático emérito de Lengua y Literatura Jorge Manríque, son los miembros de esta Comisión Histórica, que iniciará en breve los trabajos de la instrucción diocesana del proceso y el objetivo de presentar de una manera precisa la persona y la vida del carmelita seglar. Ante el arzobispo y el secretario-canciller del arzobispado,  Francisco Javier Mínguez, prestaron también juramento ese mismo día  Fernando Bogónez, actual rector del Seminario Mayor,  y Roberto  Pérez  Briso-Montiano,  párroco de Santísimo Salvador de Simancas, los censores teólogos del proceso diocesano de beatificación y se encargarán de examinar los escritos y pruebas de Víctor Rodríguez para certificar que en ellos no se contiene ninguna doctrina contraria a la fe y a las buenas costumbres.

(Archidiócesis de Valladolid)