Carta pastoral de Mons. Francesc Pardo i Artigas: Yo y nosotros, ¿qué tenemos que hacer?

Esta es una pregunta que siempre nos debemos hacer, y más para vivir la próxima Navidad, en la perspectiva de iniciar un nuevo año y para confiar en el Evangelio de Jesús.

De hecho, la pregunta ya fue dirigida a Juan el Bautista por aquellos que al escucharle entendían que había que hacer algo para prepararse para el acontecimiento que él anunciaba: la llegada de quien tenía que venir, el Mesías. Y Juan no contesta con generalidades, sino que concreta pensando en aquellos que tienen de todo, comida y vestidos; no teme indicar a los cobradores de impuestos que no sean “corruptos”, con una expresión muy actual. También los guardas, los policías de su tiempo, son objeto de sus sugerencias concretas.

Todos deberíamos responder a la pregunta. Pero yo me atrevo, con riesgo, a proponer humildemente algunas indicaciones para ayudar y animar a responderla concretamente.

–           Si ya eres cristiano pero tienes dormida tu fe porque no rezas, no celebras la Eucaristía habitualmente y no experimentas el gozo de serlo, anímate nuevamente a vivir el amor de Jesús por ti y su deseo de que seas feliz. Pide sinceramente: “¡Señor, ayúdame a vivir mi fe!”.

–           Si tienes los bienes necesarios para vivir tú y tu familia con dignidad y con las necesidades cubiertas, piensa en todos los que no pueden tener aseguradas la alimentación, la vivienda o la electricidad, por no tener trabajo o la documentación para trabajar, y que necesitan ayuda. Colabora con Cáritas u otras ONG de confianza.

–           Si estás casado desde hace ya algunos años, vuelve a recordar y a valorar el amor que te ha unido a tu pareja. Que, para ti, el marido o la esposa sea un don, un regalo maravilloso. Renovad la comunicación, la valoración de todo lo que habéis vivido, y que la rutina y los años den más firmeza a vuestro matrimonio.

–           Si eres abuelo o abuela y te parece que ni los hijos ni los nietos te tienen bastante en cuenta, y que solo te quieren para hacer de canguro, cambia tu percepción. Has dado tu vida por los tuyos, y ahora tienes que ayudar a los nietos a crecer, aunque te parezca que no te lo agradecen. Seguro que te quieren y valoran y, en todo caso, tienes que continuar haciendo lo que siempre has hecho: dar sin esperar recompensa.

–           Si ejerces una profesión liberal, de servicio a las personas, sé un buen profesional y justo en el cobro de los servicios.

–           Si eres trabajador sé responsable del trabajo que tienes encomendado, y solidario con tus compañeros.

–           Si eres empresario y quizás a causa la crisis de la COVID-19 tienes datos objetivos para reducir la plantilla, haz un esfuerzo para mantenerla, a pesar de que el resultado económico del ejercicio sea temporalmente deficitario.

–           Si eres hijo o hija, no puede ser que la casa de tus padres sea una pensión “de las tres B”: buena, bonita y barata. Tienes que ser responsable del hogar donde vives.

–           Si eres el obispo, o cura, o religioso / religiosa… renueva tus compromisos. No los veas como una carga pesada, sino con la convicción de que es la mejor manera de vivir, que tú has escogido y que te tiene que hacer feliz.

–           A todos se nos urge a preguntarnos cómo preparamos la fiesta del nacimiento de Jesús para que no sea únicamente un recuerdo, sino para que Jesús verdaderamente renazca en nuestra vida y en la vida de nuestras familias.

¡Nos quedan quince días para prepararnos!

+ Francesc Pardo i Artigas

Obispo de Girona

Mons. Francesc Pardo i Artigas
Acerca de Mons. Francesc Pardo i Artigas 465 Articles
Francesc Pardo i Artigas nació en Torrellas de Foix (comarca del Alt Penedès, provincia de Barcelona), diócesis de Sant Feliu de Llobregat, el 26 de junio de 1946. Ingresó en el Seminario Menor de Barcelona y siguió estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor, de la misma diócesis. Se licenció en Teología, en la Facultad de Teología de Cataluña. Es autor de diversos artículos sobre temas teológicos publicados es revistas especializadas. Recibió la ordenación presbiteral en la basílica de Santa María de Vilafranca del Penedès, el 31 de mayo de 1973, de manos del cardenal Narcís Jubany. El 16 de julio del 2008, el Papa Benedicto XVI lo nombró Obispo de Girona. Recibió la Ordenación Episcopal el dia 19 de octubre del 2008 en la Catedral de Girona, tomando posesión de la diócesis el mismo día.