Carta pastoral de Mons. Salvador Giménez: La visita al Santo Padre

Queridos diocesanos:

Los obispos tienen prescrita una visita oficial al Papa cada cierto tiempo. Está previsto que se haga cada cinco años más o menos y mantiene una larga tradición. La denominación es latina que convendría traducir y explicar, Visita ad limina Apostolorum, esto es Visita a los umbrales –puertasmoradas- de los Apóstoles. En plural porque se refiere al apóstol Pedro y al apóstol Pablo; la historia de la Iglesia ha unido siempre sus vidas y sus nombres para nuestra veneración e intercesión. Pedro es el señalado por Jesús como cabeza de los Doce Apóstoles, Pablo como principal evangelizador a todas las gentes en los inicios de la Iglesia. Los dos sufrieron martirio en Roma y ambos allí, en la cripta de la basílica del Vaticano, tienen sus tumbas.

La Visita tiene un significado preciso: el fortalecimiento de la responsabilidad de los obispos como sucesores de los Apóstoles y de la comunión jerárquica con el Sucesor de Pedro, con el Papa. Hay una referencia significativa que habla de la oración ante las tumbas de los dos apóstoles, pastores y columnas de la Iglesia Romana. La mencionada visita representa un momento central del ejercicio del ministerio pastoral del Santo Padre, quien recibe a los Pastores de las Iglesias particulares y trata con ellos las cuestiones concernientes a su misión eclesial.

Este acto no puede ser entendido como un simple acto administrativo, como mero cumplimiento de una obligación protocolaria y jurídica. Se viene haciendo desde la más remota antigüedad cristiana y siguen conservando su profundo significado espiritual y de comunión eclesial.

Para preparar la Visita cada obispo reúne a sus colaboradores y confecciona un informe llamado Relación quinquenal sobre la situación pastoral de la diócesis. Se da un tiempo suficiente para que puedan colaborar por escrito todos aquellos con una responsabilidad diocesana concreta.Desde la Secretaría de Estado Vaticana el pasado mes de mayo se informó  del programa que debían cumplir los obispos de la Conferencia Episcopal Española durante los meses de diciembre y enero. A los obispos de la Tarraconense se les asignó la semana segunda de enero del próximo año. Durante ese tiempo acudimos en Roma a los distintos organismos pastorales del Vaticano para reflexionar con sus responsables sobre los asuntos de su competencia: Enseñanza, Causas de los Santos, Doctrina de fe, Cultura y un largo etcétera. Celebramos la Eucaristía en las cuatro basílicas romanas, hay momentos de oración comunitaria y participamos en un encuentro con el papa Francisco durante una mañana en el que se abordan toda clase de situaciones pastorales de la propia Iglesia, los problemas y desafíos existentes en la evangelización y los servicios que nuestras comunidades prestan a la sociedad.

En el caso de nuestra diócesis el informe contó con la colaboración de todos los responsables de los sectores pastorales quienes expusieron la problemática de su campo de actuación, los recursos con los que cuentan y las perspectivas de futuro. Con el obispo más de treinta personas, con sus respectivos equipos, intervinieron en su redacción. El informe tenía una orientación precisa, elaborada por los servicios vaticanos, para conseguir un tratamiento uniforme para todas las diócesis del mundo. La coordinación diocesana corrió a cargo de la Secretaría. Dejamos constancia del agradecimiento a todos por la colaboración prestada. Es un trabajo para el presente y, en el futuro para estudiar el estado de cada diócesis y de la Iglesia en general.

Os pido oraciones por el Papa y por los buenos frutos de la Visita.

 

Con mi bendición y afecto.

+Salvador Giménez,

Obispo de Lleida

Mons. Salvador Giménez Valls
Acerca de Mons. Salvador Giménez Valls 231 Articles
Mons. D. Salvador Giménez Valls nace el 31 de mayo de 1948 en Muro de Alcoy, provincia de Alicante y archidiócesis de Valencia. En 1960 ingresó en el Seminario Metropolitano de Valencia para cursar los estudios eclesiásticos. Es Bachiller en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca. Fue ordenado sacerdote el 9 de junio de 1973. Es licenciado en Filosofía y Letras, con especialización en Historia, por la Universidad Literaria de Valencia. CARGOS PASTORALES Inició su ministerio sacerdotal como párroco de Santiago Apóstol de Alborache, de 1973 a 1977, cuando fue nombrado director del Colegio “Claret” en Xátiva, cargo que desarrolló hasta 1980. Este año fue nombrado Rector del Seminario Menor, en Moncada, donde permaneció hasta 1982. Desde 1982 hasta 1989 fue Jefe de Estudios de la Escuela Universitaria de Magisterio “Edetania”. Desde 1989 a 1996 fue párroco de San Mauro y San Francisco en Alcoy (Alicante) y Arcipreste del Arciprestazgo Virgen de los Lirios y San Jorge en Alcoy (Alicante) entre 1993 y 1996. Desde este último año y hasta su nombramiento episcopal fue Vicario Episcopal de la Vicaría II Valencia Centro y Suroeste. Además, entre 1987 y 1989, fue director de la Sección de Enseñanza Religiosa, dentro del Secretariado de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de la CEE, y fue miembro del Colegio de Consultores entre 1994 y 2001. El 11 de mayo de 2005 se hacía público su nombramiento como obispo auxiliar de Valencia. Recibió la ordenación episcopal el 2 de julio del mismo año. Fue administrador diocesano de Menorca del 21 de septiembre de 2008 hasta el 21 de mayo de 2009, fecha en la que fue nombrado obispo de esta sede. Tomó posesión el 11 de julio del mismo año. El 28 de julio de 2015 se hacía público su nombramiento como obispo de Lleida. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social desde 2014. También ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de 2005 a 2014.