Crónica de la ordenación episcopal y toma de posesión de Mons. Ribas de la diócesis de Ibiza

Esta mañana del sábado 4 de diciembre, en el Recinto Ferial de Ibiza, Mons. Bernardito Cleopas Auza, nuncio apostólico de Su Santidad en España, acompañado por el cardenal Antonio Cañizares Llovera, arzobispo de Valencia, y por el cardenal Juan José Omella Omella, arzobispo de Barcelona y presidente de la Conferencia Episcopal Española, procedió a conferir la ordenación episcopal a Mons. Vicent Ribas Prats, nombrado obispo de Ibiza por el papa Francisco el pasado trece de octubre.

El nuncio apostólico y el obispo electo fueron recibidos en la entrada del Recinto Ferial por los obreros de las parroquias de Ibiza y Formentera, que portaban las banderas parroquiales, y entraron solemnemente en el Recinto, precedidos por diversas Collas de Ball Pagès tocando instrumentos tradicionales ibicencos. Llegados al altar, el nuncio y el obispo electo oraron unos instantes ante la imagen de Santa María de las Nieves, patrona de la diócesis, pasando a continuación a la sacristía.

Ordenación episcopal del obispo electo de Ibiza

Alrededor de las once de la mañana, se inició la procesión de entrada en la que tomaron parte el Colegio de Consultores, el obispo electo asistido por dos sacerdotes, los arzobispos y obispos concelebrantes (un total de 20 obispos), y el nuncio apostólico, que fue el ordenante principal. Junto a ellos concelebraron un centenar de sacerdotes procedentes de las diversas diócesis de España y que, previamente al inicio de la celebración, se situaron junto al presbiterio.

Concluida la Liturgia de la Palabra, y después del canto del himno Veni, creator Spiritus, Mons. Vicent Ribas Prats fue presentado por uno de sus presbíteros asistentes, Mons. Lucas Ramón, deán de la catedral de Ibiza. A continuación, el nuncio apostólico de Su Santidad mandó que se diera lectura a las Letras Apostólicas con las que se nombraba al nuevo obispo de Ibiza. Un diácono las mostró al Colegio de Consultores y al canciller secretario de la Curia Diocesana, y las leyó desde el ambón. Terminada su lectura, todos los presentes prestaron su asentimiento a la elección del nuevo obispo.

En la homilía, el nuncio reconoció la labor de Mons. Vicente Juan Segura, predecesor del nuevo obispo y destacó que la misión de Mons. Vicente Ribas a partir de hoy es la de transmitir fielmente lo que la Iglesia ha recibido del Señor. También mencionó, dirigiéndose a Mons. Vicente Ribas, que su labor como obispo la inicia en tiempo de adviento, un tiempo en el que la Iglesia se prepara para la manifestación gloriosa de Cristo. Señaló a su vez que un obispo siempre ha de andar vigilante: “nunca duerme”. Al mismo tiempo destacó que el ministerio episcopal es una tarea que ha de realizarse con colaboradores: los presbíteros y comentó que, bien es cierto que hay sufrimientos inherentes a tarea episcopal, también lo es que el Señor está siempre acompañando. Concluyó la homilía pidiéndole a la Virgen María en su advocación de Santa María de las Nieves y a San Ciriaco que ayude al nuevo obispo y a toda la Iglesia a vivir con plenitud su vocación: signo de amor de Dios.

Después de la homilía, siguieron los ritos propios de la ordenación episcopal: promesa del elegido, letanías de los Santos, imposición de manos y plegaria de ordenación, Unción de la cabeza y entrega del libro de los Evangelios y de las insignias episcopales. Concluidos estos ritos, el nuncio apostólico invitó al nuevo obispo a ocupar la sede, siendo aclamado por el pueblo. A continuación, los cardenales, arzobispos y obispos dieron al nuevo miembro del Colegio Episcopal el beso de paz. Seguidamente el deán de la catedral, los miembros del Colegio de Consultores, cuatro religiosos y cuatro laicos se acercaron al obispo y, en nombre de toda la comunidad diocesana, le manifestaron su obediencia y su compromiso de cooperar diligentemente con él en su ministerio episcopal.

 

Lema episcopal de Mons. Ribas

Trascurrió el rito eucarístico, presidido por el nuevo obispo, de la forma acostumbrada. Después de la oración postcomunión, Mons. Vicent Ribas Prats recorrió el recinto bendiciendo a los presentes, entre muestras de afecto. Llegado de nuevo al altar, el nuevo obispo de Ibiza se dirigió por primera vez a sus diocesanos, pronunciando una breve alocución en la que comenzó pronunciando su lema “Vivo et vivam pro Ecclesia” y llamó a todos los asistentes a continuar con la obra encomendada por Jesucristo en la sociedad actual; una sociedad llena de retos y oportunidades puestas de manifiesto en la convocatoria del sínodo de los obispos. Destacó la importancia de lo que significa este Sínodo, este “caminar juntos”. Por ello le dedicó palabras de agradecimiento al Santo Padre ante todos los asistentes ya que irá recogiendo el sentir y el pensar de todos, y por haberle nombrado obispo en medio del mismo, ya que el “caminar juntos” dará frutos que abrirán nuevos modos de vivir con mayor fidelidad. El nuevo obispo hizo un recorrido de sus predecesores reconociendo sus grandes labores y resaltó que su nombramiento no es un reconocimiento a su persona, sino a labor de toda la Iglesia de Ibiza y Formentera. Agradeció a todos su entrega, servicio, disponibilidad y testimonio. Al mismo tiempo no se olvidó de su familia y amigos de quienes dijo, son un gran regalo de Dios. A su vez aprovechó para agradecer a las distintas autoridades que habían asistido, ya que la diócesis, a través de todos, testimonia la fe y la fidelidad al evangelio.

Finalizó la celebración con la bendición solemne impartida a la asamblea por el nuevo obispo.

(Diócesis de Ibiza)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 45557 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).