Carta pastoral de Mons. Luis Ángel de las Heras: «El pueblo que caminaba en tinieblas vio una luz grande» (Is 9,1)

Queridos hermanos y hermanas:

Comienza el Adviento y disponemos el corazón para celebrar la Navidad como pueblo en camino. Seguimos experimentando las tinieblas no solo en particular, sino como humanidad, como naciones, como sociedad, como Iglesia, como comunidades cristianas. Queremos alzar la cabeza con dignidad para contemplar la gran luz de la salvación que brilla en medio de la noche.

No es un tiempo de adviento más, sino el mejor de los advientos para preparar la celebración del Nacimiento del Mesías, el Señor, la luz que necesita cada uno, nuestro mundo, nuestra Iglesia en proceso sinodal, la luz que necesitamos todos. La profecía de Isaías describe lo que somos y experimentamos y señala la noche en la que, aunque la oscuridad predomina en la tierra, se renueva el acontecimiento histórico que nos asombra y estremece. No olvidemos que miramos el mundo y la historia con los ojos de la fe.

Queremos caminar juntos, superar nuestras diferencias, acelerar los pasos de una fraternidad revolucionaria que está regida por la gratuidad, sin medir lo que damos a los hermanos y lo que recibimos a cambio (cf FT 140). Podemos caminar de este modo porque el Señor es fiel e ilumina nuestro camino como luz sin tiniebla alguna (cf 1 Jn 1,5), mientras nosotros somos pueblo fiel e infiel, con luces y sombras… pueblo siempre pendiente de conversión que no quiere ser errante sino peregrino.

Repasemos cada uno nuestra historia personal para que sea cada vez más historia del nosotros eclesial, historia de la Iglesia pueblo de Dios. Dios acampa entre nosotros y en torno a Él nos unimos para caminar. La intemperie heladora y tenebrosa que nos aísla no puede entrar en los corazones que han sido creados para acoger a Cristo el Señor que viene a nuestro encuentro como Luz en cada persona y en cada acontecimiento. No ha lugar para el rechazo ni la condena de nadie.

Nos disponemos en este final de 2021 a festejar que la gracia de Dios viene a este mundo y trae la salvación a todos los hombres. Somos Iglesia que quiere contemplar la luz de la justicia, la verdad, el amor y la paz, evitando todo lo que nos hace retroceder y ser no-pueblo; todo lo que nos separa, enfrenta y encierra. Ahora somos pueblo de Dios y no queremos volver a ser no-compadecidos, sino objeto de compasión (cf 1 Pe 2,10).

He celebrado el comienzo del Adviento en la “Residencia San Juan Pablo II”. Allí, con sacerdotes y laicos de muchos años gastados en la entrega del ministerio o de la familia, he contemplado cómo la esperanza es más fuerte cuanto más difíciles son los días de nuestra vida. A través de sus sonrisas y sus rostros surcados por una existencia profunda, he orado por toda la Diócesis, pueblo de Dios bajo el manto de la Virgen Blanca, Nuestra Señora del Camino, Madre de la esperanza, andariega del Reino, que comparte nuestra peregrinación hacia la tierra de la promesa.

Que los sueños de cada uno sean sueños compartidos, de modo que abracemos juntos como hermanos los sueños de Dios que se hizo carne, acampó entre nosotros y nos mostró su gloria, gloria del Unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad (cf Jn 1,14). No hemos de temer las tinieblas porque las disipará la gran luz que esperamos ver con los ojos de la fe y del amor (cf Is 9,1).

Con mi afecto y bendición.

✠ Luis Ángel de las Heras, cmf

Obispo de León

Mons. Luis Ángel de las Heras Berzal
Acerca de Mons. Luis Ángel de las Heras Berzal 52 Articles
Nació en Segovia el 14 de junio de 1963. A los 14 años ingresó en el seminario menor de los claretianos de Segovia. En 1981 comenzó el año de noviciado en Los Negrales (Madrid), donde hizo su primera profesión el 8 de septiembre de 1982. Este mismo año inició los estudios filosófico-teológicos en el Estudio Teológico Claretiano de Colmenar Viejo, en Madrid, (afiliado a la Universidad Pontificia Comillas). Emitió la profesión perpetua el 26 de abril de 1986, año en que concluye la Licenciatura en Estudios Eclesiásticos. Al concluir la formación inicial, fue destinado al Equipo de Pastoral Juvenil de la provincia claretiana de Castilla, a la vez que cursó estudios de Licenciatura en Ciencias de la Educación en la Universidad Pontificia Comillas. Recibió la ordenación sacerdotal el 29 de octubre de 1988. Inició su ministerio sacerdotal, en 1989, en las parroquias que los claretianos tienen encomendadas en el barrio madrileño de Puente de Vallecas (Santo Ángel de la Guarda y Nuestra Señora de la Aurora). Un año más tarde, en 1990, con otros claretianos y algunos laicos de la Parroquia, fundó la Asociación “Proyecto Aurora” (dedicada a la atención y acogida de drogodependientes en coordinación con “Proyecto Hombre”) y la dirigió durante seis años. Participó también durante 9 años en la animación de Justicia, Paz e Integridad de la Creación (JPIC) de la antigua provincia claretiana de Castilla. En septiembre de 1995 es nombrado auxiliar del prefecto de Estudiantes en el Seminario de Colmenar Viejo. Después fue formador de postulantes, superior y maestro de novicios en Los Negrales (Madrid). En Colmenar Viejo ejerce también como consultor, vicario provincial y prefecto de los seminaristas Mayores. En la Confederación Claretiana de Aragón, Castilla y León fue delegado de formación del Superior de la Confederación, de 2004 a 2007. Este último año fue elegido prefecto de Espiritualidad y Formación de la Provincia claretiana de Santiago. Durante el sexenio 2007-2012 fue también vicario provincial y prefecto de Estudiantes y Postulantes en Colmenar Viejo, así como profesor en el Instituto Teológico de Vida Religiosa y en la Escuela Regina Apostolorum de Madrid. El 31 de diciembre 2012 fue elegido Superior Provincial de los Misioneros Claretianos de la Provincia de Santiago. El 13 de noviembre de 2013 presidente de CONFER. El 16 de marzo de 2016 se hace público su nombramiento como obispo de Mondoñedo-Ferrol y toma posesión de la diócesis el día 7 de mayo de 2016. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es actualmente miembro de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada, Comisión a la que se incorporó en la Plenaria de noviembre de 2016.