Carta pastoral de Mons. Francisco Pérez: La fe soporta la prueba

Hay un sentimiento generalizado y es que la sociedad está necesitando una cura especial o si queremos una conversión hacia el bien que muchas veces viene atacado por la mentira y por las falacias de todo tipo. Los signos de los tiempos nos impulsan a mirar con la esperanza que nace de un proyecto que Jesucristo nos ha propuesto como camino de vida, libertad y amor verdadero. Así lo entendió San Saturnino y por ser coherente con su fe murió mártir. Se ha puesto de moda la “apostasía silenciosa” por parte del hombre autosuficiente que vive como si Dios no existiera. El mundo moderno arrastra con sus corrientes relativistas, con su ausencia de verdad y virtudes, con la promiscuidad en sus diversos factores como modo de vida. Pensemos un momento lo que sucede en las formulaciones relativistas que acosan no sólo la razón sino las actitudes.

El buenismo como enaltecimiento social trata de convencerse que en el mal entendido progreso, todo vale. Nos han quitado a Dios: Dios a la sacristía…y no pasa nada. Nos han quitado los “valores cristianos”… y no pasa nada. Nos han quitado la libertad personal…y no pasa nada. Nos han quitado las “virtudes cristianas”… y no pasa nada. Nos han quitado la familia…y no pasa nada. El matrimonio y los valores familiares cada vez se entienden menos…son objeto de desprecio, son confundidos o ridiculizados… y no pasa nada.  Nos han convencido de que el aborto es libre y justo…y no pasa nada. Nos han dicho que la eutanasia es buena y digna…y no pasa nada. Y la culpa es de los cristianos rancios que están anticuados y no progresan. Y siguen afirmando que lo cristiano es una marca que a nadie favorece porque es algo que sucedió y hoy no tiene sentido porque ha pasado de moda. Sin embargo Jesucristo nos exhorta: “Si el mundo os odia, sabed que me ha odiado a mí antes que a vosotros. Si fuerais del mundo, el mundo os amaría como cosa suya; pero como no sois del mundo, sino que yo os he escogido sacándoos del mundo, por eso el mundo os odia…Si me han perseguido, también a vosotros os perseguirán” (Jn 15, 17).

El buenismo se enaltece y considera que todo es válido mientras las ideologías relativistas así lo afirmen. La santidad, por el contrario, se amolda y vive de la ley de Dios que muy bien afirma y confirma el decálogo (los diez Mandamientos). “No pongáis vuestra esperanza en los príncipes, en un hijo de hombre que no puede salvar, que exhala el espíritu, vuelve al polvo, y en ese mismo días fenecen sus pensamientos” (Sal 145,3-4) ¡Cuidado con tocar y ponerse por encima de Dios! Las consecuencias son muy graves y perniciosas. Por eso hemos escuchado “que el colmo de vuestra dicha sea pasar por toda clase de pruebas y sabed que, al ponerse a prueba vuestra fe, os dará aguante…dichoso el ser humano que soporta la prueba, porque una vez aquilatado recibirá la corona de la vida que el Señor ha prometido a los que le aman” (St 1, 2-4). Así lo vivió San Saturnino sin ambigüedades y poniendo, ante todo, la “obediencia a Dios antes que a los hombres” (Act 5, 29). Es un fuerte grito de lealtad a nuestro Dios que ha reverberado a lo largo de dos mil años hasta ahora, y aún es un desafío tan poderoso que nos encontramos clamando por tal lealtad.

El buenismo ridiculiza la bondad y para bueno sólo existe la suma Bondad que es Dios. Cuando el ser humano detenta y solapadamente se convierte en el “dios de sí mismo”, se cae en la destrucción del auténtico humanismo. Corren tiempos especiales que aumentan la desilusión, la amargura existencial, la falta de perspectivas, la violencia en sus diferentes modos, la mentira como blanqueo de la verdad… Es el momento para exponer con sencillez y gozo lo que procede del Señor sabiendo que hemos de obedecer a él antes que a las propuestas de un relativismo pernicioso. Debemos obedecer testificando y narrando la salvación que tenemos en Jesucristo, sin importar lo difícil que sea para nosotros; y no podemos, no debemos llamar bueno a lo que Dios llama perversión o abominación. Y al estilo de San Saturnino debemos enfrentarnos a todo, sin importar lo que se nos pida. Permanecer firmes por Cristo, ya que Dios nos da la gracia y el coraje para hacerlo. ¡Que Dios nos conceda valor apostólico, fe que no se diluye en el buenismo sino en la santidad de vida y en un fuerte grito de lealtad al Señor como lo hizo San Saturnino. ¡San Saturnino ruega por nosotros!

+ Francisco Pérez González

Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela

Mons. Francisco Pérez
Acerca de Mons. Francisco Pérez 397 Articles
Nace el día 13 de enero de 1947 en la localidad burgalesa de Frandovínez. Estudió en los Seminarios diocesanos de Burgos, en la Pontificia Universidad Santo Tomás “Angelicum” de Roma y en la Universidad Pontificia de Comillas, donde se licenció en Teología Dogmático-Fundamental. Fue ordenado sacerdote el 21 de julio de 1973, incardinándose en la diócesis de Madrid, a la que sirvió como Vicario parroquial, en dos parroquias, entre 1980 y 1986. Con anterioridad, de 1973 a 1976, ejerció el ministerio parroquial en Burgos. Entre 1986 y 1995 fue formador y director espiritual del Seminario Diocesano de Madrid. Colaboró asimismo en los equipos de dirección espiritual del Seminario Diocesano de Getafe y del Seminario Castrense. El 16 de diciembre de 1995 fue nombrado Obispo de Osma-Soria, recibiendo la ordenación episcopal de manos del Santo Padre Juan Pablo II el 6 de enero de 1996. El 30 de octubre de 2003 se hacía público su nombramiento como nuevo Arzobispo Castrense y el 11 de diciembre tenía lugar la celebración de toma de posesión. CARGOS PASTORALES Desde el 12 de febrero de 2001 es el Director Nacional de Obras Misionales Pontificias, cargo pontificio para un periodo de cinco años para el que fue ratificado en el 2006. Este mismo mes de julio se hacía público su nombramiento como director de la recién erigida cátedra de Misionología de la Facultad de Teología de San Dámaso de Madrid por un periodo de tres años, tras ser designado para el cargo por el Arzobispo de Madrid, Cardenal Antonio María Rouco Varela, Gran Canciller de la citada Facultad. El 31 de julio de 2007 es nombrado por Benedicto XVI Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela, en sustitución de monseñor Fernando Sebastián, que había regido estas diócesis desde 1993. Tomó posesión el domingo 30 de septiembre de 2007, en la Catedral de Pamplona. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es presidente de la Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias, cargo para el que fue elegido el 14 de marzo de 2017. Fue miembro de las Comisiones Episcopales del Clero y de Seminarios y Universidades (1996-1999); de Misiones y Cooperación entre las Iglesias (1999-2011/2014-2017). Perteneció al Comité Ejecutivo durante el trienio 2011-2014. Ha sido miembro de la Comisión Permanente en representación de la Provincia Eclesiástica de Pamplona (2016-2017).