El cardenal Cañizares ha alentado a «ser cristianos sin complejos, que se note que somos cristianos»

El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, ha clausurado este domingo el Congreso Diocesano de Laicos y ha alentado a los participantes a “seguir y abrir nuestro corazón a Dios ya que esto es obra suya” En el acto de clausura del congreso que se ha desarrollado durante dos días en el Palacio de Congresos de Valencia con más de mil participantes el Arzobispo ha invitado a que “mostremos ese corazón a todos los demás amando y siendo santos que es la gran revolución que de este congreso debe salir”.

Además, “la consigna debe ser caminar juntos en santidad ofreciendo a todos la gran riqueza que tenemos, que no es otra que Jesucristo”. “No seáis pusilánimes, estad despiertos, nada de adormilados, nada de estar ahí como si fuésemos no se qué cosa, hay que estar vigilantes, que se note que somos cristianos por la gracia de Dios, a buena honra, nada de complejos”, ha añadido.

Igualmente, les ha animado a “seguir el camino de caminar juntos con las bienaventuranzas delante, como el verdadero escudo y sentido de nuestra vida que es la plena confianza a Dios y sin ningún miedo, con la cabeza bien alta”. “Os pido que seáis santos y que lo deis todo, así que ¡avant, amunt y adelante!”, ha exclamado finalmente. En el acto de clausura también ha participado el obispo auxiliar de Valencia, monseñor Arturo Ros que ha pedido a los congresistas “anunciad y llevad la salvación de Dios en este mundo nuestro que a menudo se pierde, necesitado de tener respuestas que alienten, que den esperanza y nuevo vigor en el camino”.

“La Iglesia tiene que ser el lugar de la misericordia gratuita donde todo el mundo pueda sentirse amado, perdonado y alentado a vivir según la vida buena del Evangelio”, ha añadido.Por su parte, Amparo Estellés, delegada diocesana de Laicos, ha destacado que «estamos convencidos que Dios tiene un plan para nosotros los laicos y que el Espíritu Santo ilumina el deseo de llevar a cabo nuestro plan”.

Por otro lado, Inmaculada Ros y Guillermo Prado, coordinadores del congreso han afirmado que «el congreso ha llegado a su fin pero esto no quiere decir que aquí se acabe todo, más bien todo lo contrario”. Además, han agradecido emocionados a todos los participantes en la realización del congreso su participación. Durante la clausura también ha estado presentes el obispo auxiliares de Valencia, monseñor Javier Salinas, el obispo auxiliar emérito de Valencia, monseñor Esteban Escudero y el director de la Comisión Episcopal para los Laicos, Familia y Vida de la Conferencia Episcopal Española, Luis Romero Sánchez.

El Congreso Diocesano de Laicos se ha celebrado con el lema “Caminando juntos hacia un renovado Pentecostés” y ha abordado cuatro grandes áreas: catequesis, familia, educación y caridad, con ponencias y talleres y la participación de varios expertos, con el objetivo de abrir un camino de renovación del laicado en la Iglesia y en la sociedad.

En el apartado de “Catequesis”, el ponente ha sido Fran Ramírez Mora, responsable Nacional del Sector de Jóvenes de Acción Católica General; en el apartado de “Familia», Josico y Susana Mata-Pradera, responsables mundiales de Encuentro Matrimonial; en “Caridad”, el director de Cáritas Diocesana de Valencia, Ignacio Grande, y en “Educación” el ponente ha sido Agustín Domingo Moratalla, catedrático de Filosofía Moral y Política de la Universidad de Valencia.

De cada una de estas áreas se han desarrollado a su vez cuatro “caminos” o talleres. De esta manera, cada congresista, ha podido participar en dos áreas y dos caminos de cada área y tanto las ponencias de las áreas como los caminos se realizan de forma simultánea.

(Fotografías: A. Sáiz/ Archidiócesis de Valencia)