Carta pastoral de Mons. Francisco Cerro: Nace la asociación belenista diocesana

Siempre me ha conmovido el Misterio de la Navidad, la fiesta cristiana que más ha influido en la humanidad, en la cultura, en la familia, en el arte, en la mística… No tendríamos Semana Santa, si no hubiera sucedido el acontecimiento de la Navidad. Dios se hace hombre, para vivir, morir y resucitar por nosotros los hombres y por nuestra salvación.

Esta asociación belenista diocesana, nace con vocación de aglutinar a todos los que en nuestra archidiócesis se sienten llamados a potenciar el carácter evangelizador que se puede realizar a través del Belén y de todas las expresiones de la Navidad, la auténtica Navidad cristiana.

No nos debemos dejar arrebatar la Navidad cristiana, sino que debemos potenciar su contenido esencial, su profundidad, su capacidad evangelizadora y de asombro para nuestro tiempo tan atraído por tantos espectáculos, estrellas y entretenimientos, que nos hacen perder el sentido profundo de la Navidad. Si no existiera la Navidad, habría que pedir al Señor que la creara,
para conmover a los corazones más duros.

Tres son las claves que se remarcan con el inicio de esta asociación y que en estos primeros pasos de vuelta a una «cierta normalidad» nos puede ayudar. Es siempre aportar para no dejarnos arrebatar lo que siempre ha sido clave en la evangelización cristiana.

1. Abierta a todos los belenistas de la archidiócesis. Pido a todos los que viváis con pasión y devoción el Misterio de la Navidad que os apuntéis a esta asociación. No hay cuotas, sino un sencillo carnet de pertenencia con el único compromiso de colaborar, dar vida, alentar en las parroquias, colegios, centros sociales, cofradías, asociaciones, el entusiasmo de poner el Belén
con todo lo que emana de la auténtica Navidad. El mundo se muere de frío, sin el Misterio de la alegría de la Navidad, de la familia unida en torno a las raíces cristianas de nuestra vida.

2. Caminando juntos con alegría. La asociación belenista diocesana, durante todo el año tendrá sus actividades. El inicio de la campaña de Navidad, comenzará el 4 de octubre, día de san Francisco de Asís, y terminará el día de la Presentación de Jesús en el Templo, el 2 de febrero. Se facilitará un programa sobre todas las actividades que se ofrecen. Un momento clave será el
«pórtico de la Navidad» que por primera vez se realizará en el Santuario de los Sagrados Corazones de Toledo.

3. Coordinación de todo. Son muchas las casas en las que ya se está haciendo el Belén. Buscamos sumar más que restar. Queremos propagar el espíritu navideño, donde se viva el misterio navideño. Ojalá se hiciese en todas las parroquias un Belén donde sobre todo en familia, se disfrute de la alegría y del gozo de que Dios se ha hecho Niño, para viviendo nuestra vida, nosotros vivamos la suya.

Bendigo y aliento a esta iniciativa de la asociación diocesana de belenistas y animo a todos a acogerla con entusiasmo y agradecimiento por el servicio que está llamada a realizar.

+ Francisco Cerro Chaves

Arzobispo de Toledo

Primado de España

Mons. Francisco Cerro Chaves
Acerca de Mons. Francisco Cerro Chaves 215 Articles
Nació el 18 de octubre de 1957 en Malpartida de Cáceres (Cáceres). Cursó los estudios de bachillerato y de filosofía en el Seminario de Cáceres, completándolos en el Seminario de Toledo. Fue ordenado sacerdote el 12 de julio de 1981 en Toledo, desempeñó diversos ministerios: Vicario Parroquial de "San Nicolás", Consiliario de Pastoral Juvenil, Colaborador de la Parroquia de "Santa Teresa" y Director de la Casa Diocesana de Ejercicios Espirituales. En la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma se licenció y doctoró en Teología Espiritual (1997), con la tesis: "La experiencia de Dios en el Beato Fray María Rafael Arnáiz Barón (1911-1938). Estudio teológico espiritual de su vida y escritos". Es doctorado en Teología de la Vida Consagrada en la Universidad Pontificia de Salamanca. Autor de más de ochenta publicaciones, escritas con simplicidad y dirigidas, sobre todo, a la formación espiritual de los jóvenes. Miembro fundador de la "Fraternidad Sacerdotal del Corazón de Cristo". Desde 1989 trabajó pastoralmente en Valladolid. Allí fue capellán del Santuario Nacional de la Gran Promesa y Director del Centro de Formación y Espiritualidad del "Sagrado Corazón de Jesús", Director diocesano del "Apostolado de la Oración", miembro del Consejo Presbiteral Diocesano; delegado Diocesano de Pastoral Juvenil y Profesor de Teología Espiritual del Estudio Teológico Agustiniano. El 2 de septiembre de 2007 fue ordenado Obispo de Coria-Cáceres en la ciudad de Coria. En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar, departamento de Pastoral de Juventud, y de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada.