Carta pastoral de Mons. Enrique Benavent: Adviento (I): la alegría cristiana

Con el primer domingo de adviento comienza un nuevo año litúrgico y el tiempo en que nos preparamos para la celebración de la Navidad. En el ambiente de las calles se percibe la cercanía de las fiestas, pero a veces tenemos la sensación de que se piensa más en las cosas que en la preparación personal para acoger al Señor. Para nosotros los cristianos lo más importante es la actitud con la que nos disponemos a recibir a Cristo. El adviento debería ser, en primer lugar, un tiempo para escuchar más asiduamente la Palabra de Dios y para el crecimiento espiritual, conscientes de que nadie puede presumir de una vida cristiana perfecta.

En el seguimiento de Cristo no siempre avanzamos: pueden darse retrocesos, aparecer la rutina, la desilusión o el cansancio. A menudo, en la vida necesitamos comenzar de nuevo. El adviento es una invitación a un nuevo comienzo que nos permita seguir adelante con esperanza en la vida de la fe. De hecho, en la Eucaristía de este domingo escucharemos estas palabras de san Pablo: “os rogamos y exhortamos en el Señor Jesús: ya habéis aprendido de nosotros cómo comportarse para agradar a Dios; pues comportaos así y seguid adelante” (1Te 4.1).

Para ayudaros a recorrer este camino espiritual, cuya meta es que “todo vuestro espíritu, alma y cuerpo, se mantenga sin reproche hasta la venida de nuestro Señor Jesucristo” (1Te 5, 23), os ofreceré unas breves reflexiones sobre la exhortación que san Pablo dirige a los cristianos de Tesalónica: “Estad siempre alegres. Sed constantes en orar. Dad gracias en toda ocasión”. Esta es “la voluntad de Dios en Cristo Jesús respecto de vosotros” (1Te 5, 16-18). Se trata de tres elementos que deben caracterizar la vida de un cristiano en todo momento, no únicamente en momentos puntuales: debemos estar “siempre” alegres; debemos ser “constantes” en la oración; debemos dar gracias “en toda ocasión”.

El primer signo de una vivencia cristiana del Adviento es la alegría. Cuando los motivos de nuestra alegría son superficiales, es efímera, pasa pronto. En cambio, si la causa que nos lleva a estar contentos es profunda, esa alegría permanece. Un cristiano debe estar siempre contento porque ha conocido a Jesucristo. La alegría de la fe es una “alegría en el Señor” (Fil 3, 1). La fe no excluye las dificultades. Los cristianos tenemos los mismos problemas que todo el mundo, en el trabajo, en la familia, en la salud y en la vida social. De hecho, cuando contemplamos la realidad que nos rodea con ojos humanos, a menudo podemos tener la sensación de que no hay motivos para la esperanza. A pesar de todo, un cristiano debe estar “siempre” contento.

El Adviento es un tiempo para crecer en la esperanza y en la alegría cristianas: se nos anuncia que con la venida de Jesús al mundo, Dios ha cumplido sus promesas de salvación; que en el nacimiento de su Hijo se ha sembrado la semilla de un mundo nuevo; que una luz se ha encendido en la oscuridad que a menudo invade nuestro mundo y nuestras vidas; y que quienes hemos conocido al Señor somos afortunados porque sabemos que, pase lo que pase, la palabra definitiva que Dios ha dirigido a la humanidad es un mensaje de vida y de esperanza.

+ Enrique Benavent Vidal
Obispo de Tortosa

Mons. Enrique Benavent Vidal
Acerca de Mons. Enrique Benavent Vidal 215 Articles
Nació el 25 de abril de 1959 en Quatretonda (Valencia. Cursó los estudios eclesiásticos en el Seminario Diocesano de Moncada (Valencia), asistiendo a las clases de la Facultad de Teología “San Vicente Ferrer” donde consiguió la Licenciatura en Teología (1986). Es Doctor en Teología (1993) por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma. Recibió la ordenación sacerdotal en Valencia de manos de Juan Pablo II el 8 de noviembre de 1982, durante su primera Visita Apostólica a España. CARGOS PASTORALES En su ministerio sacerdotal ha desempeñado los cargos de: coadjutor de la Parroquia de San Roque y San Sebastián de Alcoy (provincia de Alicante y archidiócesis de Valencia) y profesor de Religión en el Instituto, de 1982 a 1985; formador en el Seminario Mayor de Moncada (Valencia) y profesor de Síntesis Teológica para los Diáconos, de 1985 a 1990; y Delegado Episcopal de Pastoral Vocacional, de 1993 a 1997. Durante tres años, de 1990 a 1993, se trasladó a Roma para cursar los estudios de doctorado en la Pontificia Universidad Gregoriana. Es profesor de Teología Dogmática en la Facultad de Teología “San Vicente Ferrer” de Valencia”, desde 1993; profesor en la Sección de Valencia del Pontifico Instituto “Juan Pablo II” para Estudios sobre Matrimonio y Familia, desde 1994; Director del Colegio Mayor “S. Juan de Ribera” de Burjassot-Valencia, desde 1999; Decano-Presidente de la Facultad de Teología “San Vicente Ferrer” de Valencia, desde 2004, y Director de la Sección Diócesis de la misma Facultad, desde 2001; además, desde 2003, es miembro del Consejo Presbiteral. Fue nombrado Obispo Auxiliar de Valencia el 8 de noviembre de 2004. El 17 de mayo de 2013 el Papa Francisco le nombró Obispo de Tortosa. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE, desde 2008 es miembro de la Comisión Episcopal para la Doctrina de la fe y desde 2005 de la de Seminarios y Universidades.