Carta pastoral de Mons. Manuel Herrero: Sortear escollos en el camino sinodal – II

La vida, como en cualquier travesía por la mar, hasta alcanzar el puerto deseado y seguro, está siempre expuesta a escollos. Escollos de fuera, escollos de dentro. De algunos hemos tratado el domingo pasado. De otros quisiera tratar hoy, para que seamos conscientes y los sorteemos, como Ulises con relación a las sirenas.

1º. Perder de vista los objetivos de la consulta sinodal. Puede suceder, ojalá no, que a medida que avanzamos en el proceso diocesano de la consulta sinodal, embarcados en las discusiones, por otra parte normales, olvidemos que Dios nos llama a caminar juntos. Eso es lo importante., Ningún proceso ni ningún sínodo va a solucionar los problemas, expectativas y preocupaciones que tenemos. La sinodalidad más que otra cosa es una actitud y un enfoque de la vida que supone caminar juntos buscando la voluntad de Dios y movidos por su Espíritu Santo, el Espíritu de Jesús, no por otros espíritus, para ir avanzando en comunión entre nosotros, con otras confesiones cristianas y con otras sensibilidades y tradiciones religiosas.

2º. No caer en la tentación del conflicto y la división. Jesús, en la Última Cena, pidió a su Padre: «¡Que todos sean uno como nosotros… que todos sean uno como tú, Padre, en mí y yo en ti, que ellos sean uno en nosotros para que el mundo crea que tú me has enviado!» (Jn 17, 11 y 21). Es el Espíritu Santo, el artífice de la unidad, el que nos lleva a vivir en unidad y comunión con el Padre y su Hijo Jesús, y entre nosotros. Las semillas de división no vienen de Dios ni las ha sembrado Jesús, el sembrador, sino del diablo, que significa propiamente en griego “el que divide”, como símbolo es lo que une. Procurar no caer en la división nos debe llevar a no tratar de imponer nuestras ideas a los demás, como si la verdad fuera nuestra exclusivamente, cuando la verdad, como pensaba San Agustín, un eterno buscador de la misma, la verdad no es ni tuya ni mía; vayamos juntos a buscarla para que nos posea a todos. Y el camino no es presionar con diversos métodos, a los demás, ni imponernos por las voces, ni desacreditar a los demás, sino como nos propone san Pablo: «Si queréis darme el consuelo de Cristo y aliviarme con vuestro amor, si nos une el mismo Espíritu y tenéis entrañas compasivas, dadme esta gran alegría: manteneos unánimes y concordes con un mismo amor y un mismo sentir. No obréis por rivalidad ni por ostentación, considerando por humildad a los demás superiores a vosotros: No os encerréis en vuestros intereses, sino buscad el interés de los demás. Tened entre vosotros los sentimientos de Cristo Jesús» (Fil 2, 1-11). En otro lugar dirá: «Como elegidos de Dios, santos y amados, revestíos de compasión entrañable, de bondad, humildad, mansedumbre y paciencia. Sobrellevaos mutuamente y perdonaos cuando alguno tenga quejas contra otro. El Señor os ha perdonado: haced vosotros lo mismo. Y por encima de todo esto, el amor, que es el vínculo de la unidad perfecta» (Col 3, 12-14).

3º. Tratar el Sínodo como si fuera un parlamento, o una reunión de vecinos de una misma escalera, como si se tratara de defender ideas o estrategias políticas para ganar a la otra parte. No se trata de ganarse enemigos ni favorecer conflictos que enfrentan y lleven a mirar con malos ojos, no saludar, o guardar resentimiento, y mirar al otro como un adversario o enemigo a vencer o eliminar de nuestro afecto.

4º. La tentación de escuchar a los que ya participan en las actividades de la Iglesia, de la parroquia, comenzando por los sacerdotes, los miembros de vida consagrada y los laicos más comprometidos en catequesis, en grupos o movimientos de todo tipo. No. Se trata de oír a todos, escuchar a todos, también a los pequeños. No se trata de a ver quién sabe más, quién habla mejor o expone las cosas con más claridad, sino de escuchar al Espíritu Santo que habla donde quiere, sopla donde quiere, incluso por el que es considerado como iletrado y torpe. Por descontado, los sacerdotes, miembros de vida consagrada, y laicos más comprometidos no podemos caer en esta tentación de capitalizar todo; aunque algunos digan, por comodidad: «lo que usted diga, que sabe más y ha estudiado», no debemos caer en este abuso. El papel de los sacerdotes, que debemos ser servidores y animadores de la comunidad, miembros de vida consagrada y laicos, es posibilitar que se oiga a todos, particularmente al pueblo de Dios silencioso, pero que tiene olfato para las cosas de Dios.

5º. Considerar que la Iglesia y su marcha es cosa nuestra, cuando la Iglesia es de Dios. Debemos, con la oración, no olvidarnos de que somos y debemos ser trabajadores en la viña de su Reino.

+ Manuel Herrero Fernández, OSA.

Obispo de Palencia

Mons. Manuel Herrero Fernández
Acerca de Mons. Manuel Herrero Fernández 149 Articles
Mons. Manuel Herrero Fernández, OSA, nació el 17 de enero de 1947 en Serdio-Val de San Vicente, (Cantabria). Ingresó en el Seminario Menor “San Agustín” de Palencia. Estudió Filosofía y Teología en el Monasterio Agustino de “Santa María de la Vid” (Burgos), en el “Estudio Teológico Agustiniano” de Valladolid y en el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial (Madrid). Obtuvo el Bachillerato en Teología por la Universidad Pontificia de Comillas (Madrid) y la Licenciatura en Teología Pastoral por la Universidad Pontificia de Salamanca, sede de Madrid. Hizo Profesión Solemne el 25 de octubre de 1967, siendo miembro de la Orden Agustina, Provincia del “Santísimo Nombre de Jesús de España”. Fue ordenado sacerdote el 12 de julio de 1970, por el entonces Obispo de Palencia, Mons. Anastasio Granados. Ha desempeñado los siguientes cargos: • Formador en el Colegio Seminario Agustino de Palencia. • En Madrid: Director Espiritual del “Colegio Nuestra Sra. del Buen Consejo”; Párroco de “Ntra. Sra. de la Esperanza”; Delegado del Vicario de Religiosas; Prior de la Comunidad de “Santa Ana y La Esperanza”; Arcipreste de “Ntra. Sra. de la Merced”; Profesor de Pastoral en los Centros Teológicos agustinos de El Escorial y de Los Negrales; Vicario Parroquial de “San Manuel y San Benito”. • En Santander: Primer Párroco de “San Agustín”; Delegado Episcopal de “Caritas y Acción Social”; Profesor del Seminario Diocesano de Monte Corbán; Delegado Episcopal de Vida Consagrada; Vicario General de Pastoral; Párroco de “San Agustín”; del 22 de diciembre de 2014 hasta el 30 de mayo de 2015 Administrador Diocesano de Santander durante la sede vacante; Profesor del Instituto Teológico de Monte Corbán, Vicario General y Moderador de la curia de la diócesis desde 2002, y párroco de “Ntra. Sra. del Carmen” desde 2014. El 26 de abril de 2016 fue nombrado Obispo de Palencia por el Papa Francisco y el 18 de junio del mismo año fue ordenado Obispo e inició su Ministerio Episcopal en la Sede palentina.