Carta pastoral de Mons. Jesús Sanz: Pobres recontados, pobres abrazados

Tras el impacto de la noticia que nos acerca la magnitud de una catástrofe natural, o la crudeza de un conflicto bélico, llega un momento en el que parece que nos acostumbramos, nos inmunizamos, nos distraemos conscientemente, y en nuestra propia portada deja de ser la noticia impactante. Pero las consecuencias de esa catástrofe o de esa violencia, siguen sembrando sufrimiento, incertidumbre, desesperanza…, y sin embargo ya no son una cuestión seguida, se convierten en algo invisible para la opinión pública, mientras que para las personas que sufren en su propia carne el zarpazo del dolor y la pobreza en todas sus formas, sigue siendo tan cotidiano que absorbe todos sus instantes.

Tenemos a la vista una nueva jornada mundial de los pobres. La celebramos en el penúltimo domingo del año cristiano, justo casi antes de comenzar un nuevo adviento. El papa Francisco ha escrito un mensaje para esta ocasión, en el que señala la pertinencia de esta mirada hacia los más desfavorecidos, sea cual sea el nombre de su precariedad y pobreza. Nos recuerda que «Jesús no sólo está de parte de los pobres, sino que comparte con ellos la misma suerte. Esta es una importante lección también para sus discípulos de todos los tiempos. Sus palabras “a los pobres los tendréis siempre con vosotros” también indican que su presencia en medio de nosotros es constante, pero que no debe conducirnos a un acostumbramiento que se convierta en indiferencia, sino a involucrarnos en un compartir la vida que no admite delegaciones. Los pobres no son personas “externas” a la comunidad, sino hermanos y hermanas con los cuales compartir el sufrimiento para aliviar su malestar y marginación, para devolverles la dignidad perdida y asegurarles la necesaria inclusión social. Por otra parte, se sabe que una obra de beneficencia presupone un benefactor y un beneficiado, mientras que el compartir genera fraternidad. La limosna es ocasional, mientras que el compartir es duradero. La primera corre el riesgo de gratificar a quien la realiza y humillar a quien la recibe; el segundo refuerza la solidaridad y sienta las bases necesarias para alcanzar la justicia. En definitiva, los creyentes, cuando quieren ver y palpar a Jesús en persona, saben a dónde dirigirse, los pobres son sacramento de Cristo, representan su persona y remiten a él».

Tenemos pandemias cuyo índice de contagio y mortalidad va y viene jugando con nuestras medidas de seguridad y nuestras aduanas sanitarias. Hay volcanes que siembran de colada abrasadora la vida que dábamos por supuesta impunemente, y nos hacen llover sus cenizas que pintan de gris ceniciento nuestros horizontes. Hay guerras por doquier y amenazas continuas que empujan a pueblos enteros a la fuga de sus tierras, sus casas, sus creencias, sus idiomas, convirtiéndolos en errantes refugiados que pasean el dolor en sus miradas cuando te asomas a los ojos asustados de los niños o de los adultos que no tienen una explicación para su tragedia. ¡Cuánta pobreza con sus distintos nombres, con sus diversos domicilios, con sus causas horribles y sus intencionalidades perversas!

A los pobres siempre los tendremos con nosotros, entre nosotros, son nuestros, como nos recordaba Jesús. Es bellamente denunciador lo que decía el P. Primo Mazzolari, a quien cita el papa al final de su mensaje: «no me preguntéis si hay pobres, quiénes son y cuántos son, porque temo que tales preguntas representen una distracción o el pretexto para apartarse de una indicación precisa de la conciencia y del corazón. […] Nunca he contado a los pobres, porque no se pueden contar: a los pobres se les abraza, no se les cuenta». De esto sabe mucho nuestra Cáritas, verdadera alma social de nuestra comunidad cristiana. Jesús nos espera en los pobres, su más provocativa presencia, en la que espera siempre nuestra respuesta.

+ Fr. Jesús Sanz Montes, ofm

Arzobispo de Ovied

Mons. Jesús Sanz
Acerca de Mons. Jesús Sanz 435 Articles
Mons. Jesús Sanz Montes nació en Madrid el 18 de enero de 1955. Ingresa en el Seminario Conciliar de Toledo en 1975 donde realiza los estudios institucionales teológicos (1975-1981). En 1981 ingresa en la Orden Franciscana, haciendo su profesión solemne el 14 de septiembre de 1985 en Toledo. Es ordenado sacerdote el 20 de septiembre de 1986 en Alcorcón (Madrid). El 14 de diciembre de 2003 es ordenado obispo en la Catedral de Huesca. En la actualidad es Arzobispo de Oviedo y Presidente de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada de la Conferencia Episcopal Española.