Carta pastoral de Mons. Francesc Pardo i Artigas: “A los pobres los tenéis siempre con vosotros”

Este domingo, en la Iglesia vivimos la V Jornada Mundial de los Pobres, instituida por el papa Francisco con el deseo de recordarnos que los pobres son los primeros destinatarios del Evangelio, los preferidos de Jesús, y por eso tienen que ser también nuestros preferidos, y no solamente por un día, sino cada día.

El Papa nos ha ofrecido un mensaje para ayudarnos a reflexionar en esta jornada, y lleva por título esta expresión de Jesús: “A los pobres los tenéis siempre con vosotros”. Jesús pronunció estas palabras durante una comida en Betania, en casa de un tal Simón “el leproso”, cuando una mujer vació sobre su cabeza un perfume muy valioso. Este gesto provocó varios comentarios entre los presentes.

El primer comentario fue de indignación, según explica san Juan. Judas se quejó porque aquel perfume valdría unos 300 denarios –el sueldo de un obrero durante un año– y que se habría podido vender y dar el dinero a los pobres. El evangelio de san Juan indica que Judas lo dijo no para favorecer los pobres, sino porque robaba el dinero de la bolsa común.

El segundo comentario es del mismo Jesús, y nos permite captar el sentido profundo del gesto realizado por la mujer. Dijo: “¡Dejadla! ¿Por qué la molestáis? Ha hecho conmigo una buena acción”. Parece que Jesús recuerda a sus discípulos que el primer pobre es él mismo, porque los representa a todos. Y es en nombre de todos los pobres, de las personas solas, marginadas y discriminadas, que acepta el gesto de aquella mujer.

El Papa recuerda la significativa presencia de las mujeres que participan en los momentos culminantes de la vida de Cristo: crucifixión, muerte, sepultura y resurrección. Las mujeres, tan a menudo mantenidas al margen de los puestos de responsabilidad, son protagonistas, según el evangelio, de la historia de la revelación.

También se nos revela que el rostro de Dios que nos muestra Jesús es el de un padre para los pobres, y próximo a ellos. No lo encontramos cuando y donde quisiéramos, sino que lo reconocemos en la vida de los pobres, en su sufrimiento e indigencia en las condiciones –a menudo inhumanas– en que se ven obligados a vivir.

Los pobres no son personas externas a la comunidad, sino hermanos y hermanas con quienes compartir el sufrimiento para aliviar su malestar y marginación, para devolverles la dignidad perdida y asegurarles la necesaria inclusión social.

La limosna es ocasional, mientras que compartir genera fraternidad y es un acto duradero.

La mirada del Papa a los pobres es una mirada muy abierta que va desde la pobreza de bienes materiales hasta la pobreza de los enfermos, de los inmigrantes, de los que se han quedado sin trabajo y sin recursos para una vida digna. Debemos estar atentos –nos exhorta– a las nuevas formas de pobreza que experimenta la humanidad. Incluso menciona la pobreza de los ricos, que tienen dinero pero quizás son pobres en humanidad y solidaridad.

El Papa desea que la Jornada Mundial del Pobres, que llega a su quinta edición, arraigue cada vez más en nuestras Iglesias. No podemos esperar que llamen a nuestra puerta. Es urgente que vayamos a su encuentro en sus casas, en los hospitales, en las residencias de ancianos y asistenciales, en las calles y rincones oscuros, en los centros de refugio y acogida.

Recordemos que nosotros también somos pobres, quizás no en bienes, porque solo así los reconoceremos y serán parte de nuestra vida.

Preguntémonos: ¿qué estoy haciendo para los pobres en sus necesidades?

+ Francesc Pardo i Artigas

Obispo de Girona

Mons. Francesc Pardo i Artigas
Acerca de Mons. Francesc Pardo i Artigas 464 Articles
Francesc Pardo i Artigas nació en Torrellas de Foix (comarca del Alt Penedès, provincia de Barcelona), diócesis de Sant Feliu de Llobregat, el 26 de junio de 1946. Ingresó en el Seminario Menor de Barcelona y siguió estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor, de la misma diócesis. Se licenció en Teología, en la Facultad de Teología de Cataluña. Es autor de diversos artículos sobre temas teológicos publicados es revistas especializadas. Recibió la ordenación presbiteral en la basílica de Santa María de Vilafranca del Penedès, el 31 de mayo de 1973, de manos del cardenal Narcís Jubany. El 16 de julio del 2008, el Papa Benedicto XVI lo nombró Obispo de Girona. Recibió la Ordenación Episcopal el dia 19 de octubre del 2008 en la Catedral de Girona, tomando posesión de la diócesis el mismo día.