El obispo de Cartagena bendice el Hogar La Milagrosa

El piso, para que los reclusos sin familia puedan pasar allí su tiempo de permiso penitenciario, ha acogido ya a cuatro presos desde octubre.

Un trabajo de sinodalidad entre Pastoral Penitenciaria, Cáritas Diócesis de Cartagena y las Hijas de la Caridad, con el objetivo común de ayudar a la reinserción de los presos que no tienen familia ni posibilidad de que nadie les ayude. Así definía el obispo de Cartagena, Mons. José Manuel Lorca, la labor que se está realizando en el Hogar La Milagrosa, el piso destinado a acoger reclusos que no tienen familia o la tienen lejos, a los que se les concede un permiso penitenciario.

En la tarde del martes, Mons. José Manuel Lorca Planes bendijo este hogar temporal para presos y conoció estas instalaciones por las que ya han pasado cuatro internos desde octubre. Le acompañaron el delegado de Pastoral Penitenciaria, el director y el secretario de Cáritas, la jueza de vigilancia penitenciaria, capellanes y una hija de la Caridad (ya que el piso es propiedad de esta congregación), entre otros.

El delegado episcopal de Pastoral Penitenciaria, Antonio Sánchez, explicó que por el piso Hogar La Milagrosa han pasado –desde su puesta en marcha en octubre– tres hombres y una mujer, «personas que han estado muchos años en prisión y para las que era la primera oportunidad que se les daba de vivir un tiempo fuera del centro penitenciario». Este tiempo de permiso tras los muros de la cárcel les puede dar la oportunidad, a los presos, de conseguir más permisos e, incluso, un tercer grado, en caso de buena conducta.

Por su parte, la jueza de vigilancia penitenciaria, Carmen Orenes, aseguró que es el único piso con estas condiciones que existe en la Región de Murcia.

(Diócesis de Cartagena)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 45547 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).