Carta pastoral de Mons. Fernando García: Todos convocados al proceso sinodal

Queridos amigos:

El pasado 16 de octubre comenzábamos el proceso sinodal en nuestra diócesis al que nos ha invitado el papa Francisco: Por una Iglesia sinodal: comunión, participación, misión. Lo hacíamos con la eucaristía que celebrábamos en la catedral de Mondoñedo pidiendo la ayuda del Espíritu para este caminar juntos.

A lo largo de este último mes, un grupo de personas han ido organizando el recorrido que iremos haciendo en nuestra diócesis, y que nos llevará a lo largo de todo este curso pastoral. Se abre ahora un periodo para formar los equipos sinodales en las diferentes realidades diocesanas: vida religiosa, parroquias, unidades pastorales, movimientos, cofradías, delegaciones, arciprestazgos… Es un tiempo amplio para poder organizarnos en pequeños o grandes grupos y, de esa manera, escucharnos y acogernos.

Os invito a participar activamente: los que habitualmente os sentís parte de ese “nosotros” comunitario que es nuestra Iglesia; los que participáis normalmente en la celebración de la eucaristía, pero no podéis implicaros en otras realidades eclesiales; los que sólo ocasionalmente lo hacéis, pero que percibís la importancia que la Iglesia tiene para las personas y para la sociedad; los que no vivís cercanos a la vida de la Iglesia, quizás defraudados por la incongruencia que manifestamos… Se trata de una invitación a todos, niños y grandes, jóvenes y adultos, hombres y mujeres, ricos y pobres…

La Iglesia de Mondoñedo-Ferrol, junto a toda la Iglesia universal, quiere redescubrir y gozar el camino de la sinodalidad, que es el camino propio de la Iglesia y su actitud original: somos una familia, somos pueblo de Dios. Estamos llamados a la escucha del Espíritu que nos sigue indicando los caminos a recorrer. Hemos de saber escucharnos los hermanos y escuchar también a nuestro mundo al que servimos y al que va dirigido el Evangelio que predicamos. El proceso sinodal ha de ayudarnos a discernir para avanzar en el camino de la conversión: no queremos ser “otra Iglesia”, pero sí una “Iglesia otra”. Por ello, juntos hemos de dialogar sobre cuáles han de ser nuestras prioridades, las actitudes a cuidar, las opciones a realizar, las acciones a llevar a cabo, las estructuras a revitalizar…

Me gustaría que durante este curso el proceso sinodal nos ayudara a encontrarnos y a saborear la hermosura de ser Iglesia. Es bueno que lo volvamos a percibir y que tomemos conciencia de que los tiempos han cambiado, especialmente después de la pandemia: vivimos en una nueva realidad, hemos experimentado cosas importantes y debemos huir de falsos triunfalismos para sabernos más Iglesia pequeña, Iglesia que quiere ser “resto”, Iglesia fermento y levadura. Os invito a que os informéis en vuestra parroquia y en los lugares habituales de información para participar lo más activamente posible.

El proceso diocesano concluirá al finalizar el curso con una gran asamblea que nos ayudará a construir el proyecto diocesano de los próximos años. En cierta manera estamos proyectando nuestro futuro inmediato en clave de discernimiento.

Gracias a todos por participar. Que la Virgen de los Remedios y san Rosendo nos ayuden en este caminar juntos.

+ Fernando García Cadiñanos

Obispo de Mondoñedo Ferrol