Aportaciones de la diócesis de Jaén a las Semanas Sociales 2021

La diócesis de Jaén ha celebrado su reunión previa a las Semanas Sociales que tendrán lugar en Sevilla del 25 al 27 de noviembre“La regeneración de la vida pública. Una llamada al bien común y a la participación. Guía de Trabajo para los Seminarios» es el documento base en el que están trabajando en distintas diócesis desde el pasado mes de septiembre.

La conclusiones de los trabajos de estos equipos se compartirán en el Congreso final de noviembre en Sevilla.

Las Semanas Sociales son un instrumento de la Conferencia Episcopal Española con más de un siglo de antigüedad para promover la Doctrina Social de la Iglesia, y que centra su mirada, hoy, en la regeneración de la vida pública.

Encuentro de trabajo en la diócesis de Jaén

En el encuentro de trabajo de la diócesis de Jaén, que tenía lugar en pasado 30 de octubre, se abordaron los siguientes temas:

Sobre la pluralidad en la vida pública

La pluralidad se puede ver en muchos aspectos de la vida pública, la pluralidad es un concepto político, social… que forma parte de nuestra vida. Tenemos que vivir en pluralidad, y ¿cómo la vivimos? Pues hay que vivirla como una normalización, tenemos que modificar nuestros hábitos y comportamientos, actualmente no se hace así. Cuesta trabajo aceptar la pluralidad porque nos mueve de nuestra zona de  confort, hay que intentar buscar un camino en el que nos encontremos unos con los otros, tenemos que compartir y aceptar al otro.

La pluralidad es difícil de asumir en la realidad actual, estamos en una sociedad egoísta que no busca el bien común, si no comulgas con el mismo “credo” político, social, ideológico… es un problema, o estás conmigo o contra mí, no hay diálogo, estamos instaurados en la confrontación constante.

A raíz de la pandemia nos hemos encontrado con excusas para ser cada vez más individualistas. La covid19 parecía que iba a crear una sociedad mejor y hemos visto que no.

Desde la gestión política hay que utilizar la participación y el debate de forma constructiva por el bien común trabajando con el tejido asociativo. Hay que encontrarse con todo el mundo, y hay que saber transmitir que se trabaja en pro de la participación y se te devolverá esa ayuda.

Estamos aprendiendo a vivir con la pluralidad, necesitamos todos convivir en la diversidad y dialogar con todas las personas. No hay que encerrarse en nosotros mismos y convivir unos con otros, más en lo que nos une que en lo que nos separa. Hay que buscar el bien común para todas las personas, nuestro ejemplo es Jesús de Nazaret que con el diálogo nos enseñó a vivir en la pluralidad y tenemos que tenerlo como imagen. No nos tenemos que instaurar ni en el pesimismo ni en el optimismo, sino estar en el centro siguiendo el mensaje de Jesús. Tenemos que ser una Iglesia en salida, no en sacristías, hay que defender al pobre y la dignidad de la persona.

En la comunidad parroquial también hay pluralidad y hay que seguir al papa Francisco en buscar siempre un punto en común. Hay que delegar y que los laicos cojan fuerza en sus áreas, hay que respetarse y buscar siempre el diálogo.

El encuentro con el diferente pasa por la apertura propia. Para que se produzca el encuentro tienes que abrirte. La otra persona es de otra manera diferente a la tuya, pero siempre hay que volver a tu grupo de referencia para compartir y poder enriquecerte más. Hay que utilizar la apertura como mecanismo para cambiar primeramente nosotros mismos.

Sobre los procesos

La presencia de los laicos dentro de la sociedad tiene que renunciar a ocupar espacios y comenzar a abrir procesos que cambie la realidad social. La iglesia no debe ocupar espacios sino compartir espacios, ese es el gran error, que no luchamos por compartir espacios y continuar con los procesos, aunque con modificaciones la Iglesia debe adaptar los procesos a lo que nos va demandando la sociedad.

La Iglesia debe poner mesa en la que otros se sienten, desde los espacios que tenemos, hay que invitar a compartir con otros a trabajar. A veces el ocupar puede ser falso aunque nos da cierta seguridad de que controlamos. La ocupación de espacios es un juego social, estamos jugando al poder. Hay que ofrecer cauces de unificación.

Todos tendemos a la comodidad y es más fácil caminar solos, aunque no es lo que tenemos que hacer, hay que salir y encontrarnos en el camino. La Iglesia se equivoca en querer ocupar espacios, porque se confunden con el poder, y debe dar ejemplo, estar en el proceso. Para ocupar espacios hay que trabajar sobre algo y ocuparlos trabajando. Hay que pensar que la sociedad va cambiando y la Iglesia se ha quedado atrás y no ha avanzado.

Evitar la nostalgia. Nadie debería acaparar espacios públicos porque estos son de todos, ya que estos espacios deben de tener repercusión positiva para todos. Estar presentes en los espacios públicos es estar en Iglesia en salida. Debemos tener presencia a través de diferentes medios y que nos conozcan. Los cristianos deben de tener identidad y convicción de sus propios valores, pero también hay que saber y atrevernos a mostrarlo.

Sobre la sociedad civil

Sí estamos presentes, a lo mejor no como institución, pero sí individualmente. Hay cristianos en todos los ámbitos de la vida pública, pero como institución no. Hay que organizarse dependiendo de la época en la que estemos y estar presente como cristianos allá donde estemos. Con todo, tenemos que observar que presencia tenemos en la vida pública.

Nadie debe de sentirse excluido, pero no tenemos incluidos a los pobres en nuestra toma de decisiones.

Religiones en público

Que sepamos transmitir el mensaje de Jesucristo, pues para los cristianos el mensaje de Jesús es el centro y hay que seguir el Evangelio, acompañar a los pobres; que los cristianos adquiramos una formación madura y adulta. Hay que dar protagonismo a los pobres, acompañando.

Los cristianos debemos transmitir unos valores y determinadas pautas de comportamiento. Si lo intentamos y conseguimos, la vida pública será un poco más cristiana pues Dios no está lo suficiente en la vida pública, porque se desconoce el Evangelio y la DSI. Los cristianos deben entender que la fe tiene un contexto social y tenemos que comprometernos para transformar la sociedad. Hay excesivo clericalismo.

Sobre la presencia de las cofradías, deben de ser un instrumento de Evangelización. Se debe utilizar la religiosidad popular como presencia en la vida pública.

(Conferencia Episcopal Española)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 45557 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).