Las 12 razones que han levantado la Sagrada Familia de Barcelona

Muy pocos imaginan que la semilla madre y origen de la basílica gaudiniana, surgió de una decisión de lo Asociación Espiritual de Devotos de San José, que quería construir una iglesia dedicada a la Sagrada Familia. Más tarde, esta decisión tendría continuidad en otras decisiones importantes del organismo promotor de la construcción del templo donde toda la sociedad jugaría un papel clave. Toda esta toma de decisiones las ha presentado el arquitecto director de obras de la Sagrada Familia en la conferencia «El coraje creativo en la historia de la Sagrada Familia: 12 decisiones clave de la junta constructora».

En el marco de la presentación de la inauguración de la torre de la Virgen María – uno de los últimos hitos de la construcción del templo, anunciada para el próximo 8 de diciembre de 2021-  Jordi Faulí presentó la evolución que ha hecho el templo hasta hoy. El cardenal Lluís Martínez Sistach presidió el acto acompañado del obispo auxiliar de Barcelona, Mons. Sergi Gordo. El obispo Sergi presentó la exposición y dio paso al arquitecto director de las obras que, a continuación, presentó las decisiones que han permitido ver el templo del modo en el que se encuentra hoy. Tal como el título citaba y como subrayó Faulí, «las decisiones inducidas de una «determinación de coraje creativo» como la que el Papa Francisco atribuye a San José en la carta apostólica Patris Corde», dijo el arquitecto.

Inicios hasta Gaudí

El arquitecto trasladó a los presentes hacia el inicio y detonante de todo el proyecto. Donde se cocinó la primera decisión de la fundación de la Asociación Espiritual de Devotos de San José y de la creación de la revista Propagador de la devoción de San José. Una publicación que permitió recoger donativos y más adelante avanzar y nombrar el primer delegado y junta asesora de las obras. Esta fue la primera elección clave que continuaría con una segunda: dedicar el templo a la Sagrada Familia y construirlo con los donativos de la sociedad.

Faulí definió como tercera y cuarta elección clave las que hizo Josep Maria Bocavella, cuando escogió Antonio Gaudí como arquitecto director, en primer lugar y, en segundo lugar, aceptar los cambios del joven arquitecto de 31 años que planificó la construcción del templo por partes completas.

Crisis y determinación

La quinta decisión, fue en plena crisis económica cuando se optó para intensificar la promoción del proyecto y la investigación de donativos para no parar las obras hasta conseguir en 1925 ensartar la primera torre. Un momento de transformación y a la vez lleno de coraje, como también lo fue después de la muerte de Gaudí, cuando con solo un campanario de la fachada del Nacimiento se determina acabarla toda, y se recupera y se estudia el proyecto original de Gaudí.

Elevando la construcción del templo y, mientras la economía se recuperaba, se hicieron la séptima y octava decisión. Por un lado el levantamiento de las torres de la Fachada de la Pasión entre los años 50 y 70, y continuar las obras de las naves iniciadas previamente con los ventanales interiores. Con las naves acabadas el 7 de noviembre de 2010 la basílica recibió al Santo Padre Benedicto XVI que hizo la Dedicación del Templo.

Últimos tiempos

En las tres últimas decisiones, el arquitecto destacó los diferentes adelantos arquitectónicos, como la sacristía y las torres centrales, así como la de poner fecha de 2026 a la finalización del templo, y en 2019 con la concesión de la licencia de obras por parte del Ayuntamiento de Barcelona. Finalmente, el estallido de la Covid, vuelve a llevar al templo en un momento adverso, pero, una vez más, se demuestra como con coraje y el apoyo de la sociedad, el proyecto continúa con la última fecha: Este 2021, con la finalización de la construcción de la torre de la Virgen María y la iluminación de la estrella que la corona.

Estas doce decisiones explicadas por Jordi Faulí, se han sintetizado y resumido en unos plafones explicativos que estarán expuestos en el interior del templo para los visitantes hasta el 14 de enero.

(Archidiócesis de Barcelona)