Gabriel Richi, decano de la Facultad de Teología de San Dámaso: «La verdad de Dios es la verdad del hombre»

Entrevista a Gabriel Richi, decano de la Facultad de Teología de San Dámaso, en Madrid, por su 25 aniversario.

¿Por qué unos estudios teológicos? ¿Qué añaden a la experiencia de Dios en la vida?

El estudio de la teología aporta a la vida cristiana al menos dos elementos muy valiosos. En primer lugar, nos ayuda a conocer y amar más profundamente a Dios que se revela en Jesucristo y también su plan de salvación. Lo que hemos encontrado, lo que celebramos y compartimos en nuestras comunidades es siempre infinitamente más grande y profundo de lo que podemos comprender, y el estudio de la teología nos ayuda a adentrarnos en esa profundidad. Además, y este es el segundo aspecto, el estudio de la teología nos ayuda a reconocer que la verdad de Dios es la verdad del hombre y, así, nos permite iluminar las preguntas, las inquietudes, los sufrimientos, las alegrías y las esperanzas de todos los hombres y mujeres con los que compartimos cada día nuestra vida. Nos abre de par en par al encuentro y al diálogo con todos.

¿Qué supuso en su momento la aparición de una Facultad de Teología y qué aporta en la actualidad?

El nacimiento de la facultad supuso hace 25 años, y supone también en nuestros días, una gran apuesta misionera por parte de la archidiócesis de Madrid. La conciencia de estar llamada a desarrollar su misión evangelizadora en una sociedad profundamente urbana y culturalmente muy rica y diversificada condujo al reconocimiento de la necesidad de un ámbito universitario y eclesial diocesano en el que, a través de la elaboración teológica, se pudiese salir al encuentro de las instancias culturales y sociales de nuestro tiempo. De este modo, también a través de una propia Facultad de Teología, la archidiócesis responde a la urgencia misionera que tanta subraya el Papa Francisco.

 

San Damaso 2021 800x400 1

 

¿Cuál es el rasgo distintivo de la Facultad de Teología de San Dámaso con respecto a otras facultades?

Evidentemente, todas las facultades compartimos lo esencial. En cualquier caso, podemos citar como rasgo distintivo, ante todo, su enraizamiento en la vida de la Iglesia local de Madrid y de la provincia eclesiástica. Y esto no solo porque los seminaristas de las tres diócesis estudian con nosotros –el hecho de que en el origen de San Dámaso se encuentre el centro de estudios del Seminario Conciliar de Madrid es un rasgo de nuestra identidad–, sino también porque el cuerpo de profesores (presbíteros, miembros de la vida consagrada y laicos) refleja la riqueza de nuestras Iglesias locales. Además, desde su origen nuestra facultad se ha concebido y vivido como una comunidad académica eclesial y eso se puede percibir hasta en los pasillos. Desde el punto de vista de las líneas de fuerza, en la facultad se ha insistido desde siempre en el estudio de las fuentes a través de una atención particular a la Sagrada Escritura y a los Santos Padres, acompañada por un opción clara de estudio del latín y del griego, según la renovación teológica y metodológica aportada por el Concilio Vaticano II. También cabe citar el peso relevante otorgado por nuestra tradición académica a la teología fundamental y dogmática –en clave de una cultura del encuentro y en relación con las instancias propias de la filosofía– y a la teología sacramental, cuya importancia en nuestro tiempo es especialmente significativa.

Ahora, en pleno Sínodo, ¿cómo se suma la Facultad de Teología a este camino de la Iglesia en sus tres claves: comunión, participación, misión?

No son pocos los profesores de nuestra facultad que están colaborando con distintas diócesis –a través de conferencias y sesiones de formación permanente para el clero, por ejemplo– a la profundización de los temas propuestos por el Sínodo y de la misma sinodalidad como camino de la Iglesia para el tercer milenio. Además, comunión, participación, misión son tres ejes que podemos encontrar con mucha frecuencia en el desarrollo de nuestros cursos de teología. Nuestra aportación, en efecto, responde a las tareas propias de una comunidad académica eclesial: la enseñanza, el estudio y la investigación al servicio de la misión de la Iglesia.

 

San Damaso 2021 800x400 2

 

(Archidiócesis de Madrid)