Carta pastoral de Mons. Carlos Escribano: Gracias por vuestro apoyo

La celebración del Día de la Iglesia Diocesana nos brinda la oportunidad de poner ante nuestra mirada, con profunda gratitud, todos los dones que el Señor nos regala por medio de nuestra madre la Iglesia. Una Iglesia que, en la diócesis, se hace visible y cercana, y que en estos meses de pandemia, que con tanta dureza nos sigue golpeando, quiere seguir mostrando al mundo el rostro misericordioso de Dios. Una Iglesia en la que todos, como miembros de un único cuerpo y unidos a su cabeza que es Cristo, somos absolutamente necesarios e irrepetibles: cada uno, respondiendo a la propia vocación a la que ha sido llamado y participando en la misión única, compartida por todos, de crecer en santidad llevando la luz de Cristo y el amor misericordioso del Padre a todos los rincones de nuestro mundo. Una Iglesia construida con muchas piedras vivas, muchas personas, que viven su pertenencia a la misma con alegría y generosidad haciendo que miles de historias personales, henchidas de fe, muestren el rostro de Jesús misericordioso a tanta gente.

La Iglesia, siempre cercana a las personas en las distintas situaciones de su vida, necesita la colaboración activa y responsable de todos nosotros para realizar su misión. El lema para la jornada de este año así nos lo recuerda: ‘Somos lo que tú nos ayudas a ser. Somos una gran familia contigo’. Tu ayuda y tu compromiso construyen esta gran familia que queremos hacer posible entre todos, especialmente en este momento complejo de crisis sanitaria, social y económica que nos toca vivir. Hay algunas iniciativas que ya se están desarrollando en las parroquias, en las comunidades cristianas y en distintas instituciones solidarias cristianas, con el ánimo de dar respuesta a las necesidades y carencias que han surgido en nuestro entorno. A la vez, estamos preparando, con mucha ilusión, nuestro proyecto pastoral y misionero para los próximos años.

Para todo ello necesitamos de tu colaboración personal y también de medios materiales que nos permitan llevar adelante nuestra misión. A nadie le extraña, que aún ateniéndose a criterios de austeridad, la Iglesia necesite disponer de recursos económicos para atender debidamente al culto divino, a las tareas de evangelización, al cumplimiento de sus deberes de solidaridad, al sostenimiento de numerosas obras de educación y a la promoción humana, asistencial y social que tiene a su cargo. Desde la Iglesia podemos contribuir a construir el bien común de la sociedad, pues la puesta en práctica de los valores del Evangelio genera cohesión social, cultura y educación; favorece el desarrollo verdadero de las personas; es fuente de valores como la solidaridad, la justicia y la convivencia pacífica y es además escuela de ciudadanos buenos y honrados. Esto nos pide a todos nuestro compromiso y el hacernos conscientes de la necesidad de nuestra participación. Muchas gracias, de verdad, por vuestro apoyo económico generoso y desinteresado. Vuestras aportaciones voluntarias son la parte más importante del sostenimiento económico de la Iglesia.

Os animo, una vez más, a participar en esta Jornada. Que se convierta para nosotros en un estímulo para convertirnos en una auténtica Iglesia ‘en salida’ que anuncia el Evangelio a nuestra Zaragoza de hoy.

 

+ Carlos Escribano Subías

Arzobispo de Zaragoza

Mons. Carlos Escribano Subías
Acerca de Mons. Carlos Escribano Subías 219 Articles
Monseñor Carlos Manuel Escribano Subías nació el 15 de agosto de 1964 en Carballo (La Coruña), donde residían sus padres por motivos de trabajo. Su infancia y juventud transcurrieron en Monzón (Huesca). Diplomado en Ciencias Empresariales, trabajó varios años en empresas de Monzón. Más tarde fue seminarista de la diócesis de Lérida -a la que perteneció Monzón hasta 1995-, y fue enviado por su obispo al Seminario Internacional Bidasoa (Pamplona). Posteriormente, obtuvo la Licenciatura en Teología Moral en la Universidad Gregoriana de Roma (1996). Ordenado sacerdote en Zaragoza el 14 de julio de 1996 por monseñor Elías Yanes, ha desempeñado su ministerio en las parroquias de Santa Engracia (como vicario parroquial, 1996-2000, y como párroco, 2008-2010) y del Sagrado Corazón de Jesús (2000-2008), en dicha ciudad. En la diócesis de Zaragoza ha ejercido de arcipreste del arciprestazgo de Santa Engracia (1998-2005) y Vicario Episcopal de la Vicaría I (2005-2010). Como tal ha sido miembro de los Consejos Pastoral y Presbiteral Diocesanos. Además, ha sido Consiliario del Movimiento Familiar Cristiano (2003-2010), de la Delegación Episcopal de Familia y Vida (2006-2010) y de la Asociación Católica de Propagandistas (2007-2010). Ha impartido clases de Teología Moral en el Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón desde el año 2005 y conferencias sobre Pastoral Familiar en diferentes lugares de España. Finalmente, ha formado parte del Patronato de la Universidad San Jorge (2006-2008) y de la Fundación San Valero (2008-2010). Benedicto XVI le nombró obispo de Teruel y de Albarracín el 20 de julio de 2010, sucediendo a monseñor José Manuel Lorca Planes, nombrado Obispo de Cartagena en julio de 2009. Ordenado como Obispo de Teruel y de Albarracín el 26 de septiembre de 2010 en la S. I. Catedral de Teruel.