Carta pastoral de Mons. Juan Carlos Elizalde: La Iglesia es una gran familia

La Diócesis de Vitoria es la Iglesia que camina en Álava, en el Condado de Treviño y en Orduña. La Iglesia alavesa hoy sirve a 205.362 personas en sus 421 parroquias y 69 centros pastorales, entre muchas otras dependencias. En sus pilares fundamentales están la transmisión del mensaje de Jesús en medio de nuestra sociedad y dar a conocer la Buena Noticia de que Cristo ha vencido a la muerte, vive y nos acompaña día a día. Este curso estamos centrados en la línea 2 del actual Plan Diocesano de Evangelización que podéis consultar en nuestra web. Todas las delegaciones diocesanas centrarán sus esfuerzos en este sentido.

Además, esta pandemia ha demostrado que otra de nuestras señas de identidad es la atención a las personas más necesitadas en todos los ámbitos de la vida y en todos los momentos de la existencia. La Diócesis de Vitoria dispone de organismos
eclesiales de carácter social como son Cáritas, la Fundación Jeiki, Berakah, el Centro Pastoral Berriona, Manos Unidas o los proyectos educativos liderados por Egibide y los sociales emprendidos por parroquias, unidades pastorales y Misiones
Diocesanas, entre otros. También favorecemos una continua y muy fluida colaboración entre todas las realidades eclesiales, algunas de las cuales están centradas en la atención sociosanitaria, especialmente a personas con dependencia, mayores y ancianos. Es el caso de varias congregaciones religiosas o fundaciones ligadas a colegios católicos con proyectos encaminados en este sentido, sin olvidarnos de la Hospitalidad de Lourdes. Internamente, a través de Jeiki, antes conocida como Proyecto
Hombre, tenemos una dilatada experiencia en asistir y acompañar a personas en situaciones de adicciones de diversos tipos con un equipo sociosanitario capacitado y profesional, el cual diseña y gestiona los muchos tratamientos y programas de prevención. Nuestra diócesis cuenta además con un área especifica para personas enfermas.

La pastoral de la salud, cuya responsable es una religiosa médico, tiene un extenso programa formativo para acompañar a personas que están en una fase vital ligada a la enfermedad. El equipo de personas que lo nutren se reparten por hospitales, residencias y domicilios para atender las necesidades humanas y espirituales de quienes lo demandan, garantizando un servicio
no solo de capellanía sino también de acompañamiento. Tenemos como prioridad la atención a las personas más vulnerables y necesitadas de la sociedad. Todos los esfuerzos diocesanos han de ir encaminados a este objetivo, junto con la evangelización y la promoción de toda vida humana. Los descartados de la sociedad nunca sobran para la Iglesia. Todo lo contrario, son el
rostro de Cristo en nuestros días. La Iglesia promueve el testamento vital como garantía para el acompañamiento y el cuidado
profesional en el final de la vida.

También estamos centrados en el importante Sínodo de los Obispos ‘Por una Iglesia sinodal: comunión, participación y misión’ que comenzó el pasado octubre. Inmersos en la primera fase, la consultiva, estará abierta a todos hasta abril de 2022. Es momento de dialogar, contrastar y responder. La sinodalidad presupone la identidad, es decir, la fe de la Iglesia. Por tanto es un año de renovación y de gracia, donde todos sumamos y miramos al futuro. Familias, jóvenes, mayores, ancianos, migrantes, todos sin excepción, llamados a caminar juntos para renovarnos, crecer y progresar como Iglesia.

+ Juan Carlos Elizalde

Obispo de Vitoria

Mons. Juan Carlos Elizalde
Acerca de Mons. Juan Carlos Elizalde 34 Articles
El obispo de Vitoria nació en Mezquíriz (Navarra) el 25 de junio de 1960. Obtuvo la licenciatura en Filosofía por la Universidad de Navarra (1977-1980) y en Teología por la Facultad de Teología del Norte de España, sede de Burgos, formándose con los Cruzados de Santa María. Es Licenciado en Teología Espiritual por la Universidad Pontificia de Comillas en Madrid y realizó el curso de Directores de Ejercicios Espirituales con los PP. Jesuitas de Salamanca (1994-1996). Fue ordenado sacerdote el 3 de octubre de 1987 en Roncesvalles, quedando incardinado en la diócesis de Pamplona, sede en la que ha desarrollado su ministerio sacerdotal. Entre otros, ha desempeñado los cargos de director de las residencias universitarias diocesanas “Martín de Azpilicueta” y “Argaray” (1999-2004) y párroco de “Santa María” de Ermitagaña” y de “La Sagrada Familia” (2005-2009). Actualmente es profesor de Teología y responsable de Pastoral de la Universidad Pública de Navarra, desde 1998; vicario episcopal territorial de la zona de Pamplona-Cuenca-Roncesvalles, desde 2009; profesor de Homilética del CSET “San Miguel Arcángel”, desde 2011; coordinador del Centro de Dirección Espiritual diocesano en la Capilla de la Divina Misericordia en el oratorio de “San Felipe Neri”, desde 2012; y canónigo-prior de la Real Colegiata de Roncesvalles, desde 2013.