Carta pastoral de Mons. Francisco Jesús Orozco: Día de la Iglesia Diocesana 2021 Una gran familia contigo

El 7 de noviembre celebramos “el día de la Iglesia diocesana”. Es un día para felicitarnos  los que pertenecemos y nos sabemos parte de esta gran familia, que es nuestra querida Diócesis de Guadix.  En comunión, anunciamos a Jesucristo: el obispo y el presbiterio, los miembros de grupos parroquiales, movimientos y hermandades, consagrados, catequistas y colaboradores en las diferentes tareas eclesiales.

Somos lo que tú nos ayudas a ser. Somos una gran familia contigo”. Con este lema, se nos invita a una pertenencia pro-activa, como miembros de la misma casa. La  Iglesia diocesana concreta nuestra pertenencia a la única Iglesia de Cristo: una, santa, católica y apostólica. Y lo que somos depende de todos. Vuestro apoyo, dedicación, participación, colaboración y ayuda hace que seamos una iglesia sinodal y viva, que sigue mirando,  desde San Torcuato, al futuro con ilusión y valentía.

Somos conscientes de la situación socio-económica de nuestro territorio, claro ejemplo de la “España vaciada”. Por eso, cualquier gesto a lo largo del año o en el domingo de la Iglesia diocesana, vale mucho más. La Diócesis necesita el apoyo de sus fieles, y lo tiene. Necesitamos sacerdotes, consagrados, voluntarios para Cáritas, catequistas para la transmisión de la fe a todos los niveles, personas que con su compromiso en las parroquias, grupos e instituciones eclesiales, sigan mostrando la belleza de la Iglesia que sirve gratuitamente a todos y hace el bien en cada rincón diocesano. Ahí tenemos la labor de Caritas y de tantos buenos cristianos, que durante esta pandemia, han llegado a tantas y tantas personas que lo han pasado y lo siguen pasando mal. Todo esto no hubiera sido posible sin vuestra colaboración, “Somos lo que tú nos ayudas a ser”.

La iglesia, la Diócesis, pide vuestra colaboración económica, que se expresa en vuestra generosidad en las aportaciones de las colectas, los donativos que realizáis en vuestras parroquias o a través de la página web www.donoamiiglesia.es, en vuestras aportaciones periódicas, marcando la X a favor de la Iglesia y de otros fines sociales en la declaración de la renta,  legando a la iglesia parte de vuestro patrimonio. Todo esto hace posible el servicio de la Iglesia a todos, especialmente a los que más sufren, y posibilita el mantenimiento de nuestras iglesias, ermitas, casas rectorales. Estos  y otros proyectos  sólo son posibles en la comunión y responsabilidad de todos. Somos la Iglesia sinodal.

La Iglesia Española, así como nuestra diócesis, seguimos trabajando en aras de la trasparencia. Para ello se han creado portales de transparencia en la diócesis,  mecanismos de control interno, formación de los sacerdotes y equipos de economía de las entidades eclesiales, creación de herramientas para la elaboración de las cuentas. Todo para que la sociedad sepa quiénes somos, qué hacemos y cómo lo llevamos a cabo de forma totalmente transparente.

¡Felicidades a todos! ¡Qué bonita es la Iglesia!¡ Tú eres la Iglesia! Demos gracias al Señor por nuestra Diócesis, donde vivimos la fe y peregrinamos hacia el cielo. Pidamos a la Virgen que, como Ella, también nosotros lo pongamos todo al servicio del Amor que Dios nos tiene. Con mi afecto y bendición

+Francisco Jesús Orozco Mengíbar

Obispo de Guadix

Mons. Fco. Jesus Orozco Mengibar
Acerca de Mons. Fco. Jesus Orozco Mengibar 23 Articles
Francisco Jesús Orozco nació en Villafranca de Córdoba el 23 de abril de 1970. Cursó los estudios eclesiásticos en el seminario diocesano de Córdoba, obteniendo el bachillerato en Teología por la Universidad Pontificia de Comillas de Madrid, centro al que el seminario cordobés estaba adscrito. Fue ordenado sacerdote el 9 de julio de 1995. Es licenciado en Teología Fundamental por la Universidad Lateranense de Roma (1998-2000) y doctor en Teología Dogmática por esta misma Universidad. Ha desarrollado su ministerio sacerdotal en la diócesis de Córdoba, donde ha desempeñado los siguientes cargos: vicario parroquial de San Francisco Solano en Montilla y profesor de Liturgia en el seminario diocesano (1995-1996); delegado diocesano para la pastoral juvenil (1996-1998); vicerrector del seminario menor (2003-2007); y capellán del monasterio del Sagrado Corazón (2003-2007). Desde este último año ha sido vicario episcopal territorial de La Campiña; párroco de Santo Domingo y de San Mateo Apóstol de Lucena; rector del Santuario de María Santísima de Araceli de Lucena; miembro del consejo presbiteral; secretario y miembro del colegio de consultores; profesor de Teología Fundamental; Fenomenología e Historia de las Religiones, Antropología y Escatología en el seminario mayor San Pelagio y en el Instituto Superior de Ciencias Religiosas “Beata Victoria Díez”. En el año 2011 fue nombrado vicario general de la diócesis de Córdoba y en 2012 párroco de San Miguel y Ntra. Sra. de la Merced de Córdoba.