Hacia la autofinanciación de la Iglesia diocesana

El Día de la Iglesia Diocesana nos ayuda a reflexionar sobre nuestra pertenencia a una Diócesis concreta, en su realidad aquí y ahora, pero también nos ayuda a sentirnos partícipes en nuestra Iglesia más cercana, que es nuestra parroquia. Aunque la mayor parte de las actividades que se realizan en el seno de la Iglesia son llevadas a cabo de manera gratuita, por miles de fieles voluntarios, una forma de participar y colaborar con nuestra Iglesia más cercana es el apoyo económico que toda comunidad cristiana necesita para poder realizar su misión pastoral y evangelizadora.

La Iglesia necesita nuestro apoyo económico para: actividades pastorales y asistenciales (catequesis, apoyo a las misiones, Cáritas, Manos Unidas, Liturgia), retribución del clero y de seglares, mantenimiento de los centros de formación (Seminario Diocesano, Instituto de Teología), mantenimiento y construcción de templos y centros de pastoral, etc. Nos podemos sentir orgullosos de que la aportación que la Iglesia hace a la sociedad es muy grande. Desde el punto de vista económico, las instituciones de la Iglesia aportan a la sociedad mucho más de lo que esta le entrega.

En el momento actual, pero con mirada de un futuro no muy lejano, es importante que todos los cristianos tomemos conciencia de la necesidad de sostener a nuestra Iglesia económicamente. Necesitamos caminar hacia una autofinanciación de la Iglesia en la que no dependamos de nadie, excepto de la generosidad de quienes nos sentimos cristianos.

Entre todos tenemos que buscar mecanismos y propuestas imaginativas que, adaptadas al momento actual, nos ayuden a la captación de recursos económicos. Además de nuestras aportaciones en las colectas de las misas y en la celebraciones sacramentales (bautismos, bodas, comuniones, funerales…), sería bueno hacerse cargo de alguna compra u obra, hacer una aportación fija a la parroquia a través del banco o a través del portal donoamiiglesia.es

Tenemos que dar encarecidamente las gracias a la gran cantidad de voluntarios y voluntarias que en nuestra diócesis colaboran cada día, cada semana, en las distintas acciones y tareas desarrolladas por la Iglesia. Agradecemos también a quienes generosamente ayudan económicamente al mantenimiento de sus parroquias. La generosidad de las personas es el gran patrimonio, la gran riqueza de la Iglesia, porque gracias a todos ellos la Iglesia de la que son miembros activos puede continuar su labor. A todos, en nombre de la Iglesia diocesana, os damos las gracias.

(Jesús Álvarez Alcaide, ecónomo de la diócesis de Ciudad Real)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 45557 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).