Carta pastoral del Cardenal Juan José Omella: «¡Cuenta lo que has visto y oído!»

Hoy celebramos el DOMUND, el día en el que, de una manera especial, la Iglesia universal reza por los misioneros y colabora económicamente en el sostenimiento de las misiones. El lema para esta Jornada Mundial es: «¡Cuenta lo que has visto y oído!» (cf. Hch 4,20). En esta fecha tan misionera, el papa Francisco nos exhorta a retomar la audacia del Evangelio. Nos invita a tener coraje y valentía para salir de nosotros mismos, para resistir la tentación de la incredulidad, para desgastarnos por los demás y por el Reino, para tener el sueño de llegar a cualquier rincón del mundo. Hoy recordamos a los misioneros y misioneras que hay por todo el planeta: América Latina, África, Asia… Los recordamos con gran cariño y admiración. Ellos han optado por vivir el Evangelio en toda su radicalidad. Pedimos al Señor que los fortalezca en esta preciosa misión, en la que, ciertamente, no les faltan sufrimientos, disgustos ni, incluso, persecuciones. Pero, pese a ello, perseveran con alegría en la misión que han recibido de Cristo al servicio de la Iglesia.

Hoy rogamos por estos hermanos, que sintieron un día la llamada del Señor. Con su respuesta generosa, lo dejaron todo para ir a países lejanos a contar la Buena Noticia del Evangelio. Los que escuchan su voz y acogen su mensaje, hallarán la gran alegría de descubrirse hijos e hijas de Dios, de un Dios que los ama profundamente y los ha hecho herederos de su Reino eterno.

Los misioneros tienen claro que no están solos. Todos los que formamos parte de la Iglesia estamos unidos a ellos en su misión, la compartimos y somos corresponsables de ella. Nos unimos a ellos con nuestra oración intensa. Pero ellos también necesitan nuestra colaboración personal, material y económica. Contribuyamos, por favor, en las colectas que, con motivo del DOMUND, se harán este domingo en las parroquias y centros de culto de nuestra archidiócesis, para que se pueda evangelizar y hacer obras que ayuden a los países que más lo necesitan.

Además de dar gracias a Dios por el testimonio de estos hermanos, sabemos muy bien que todos somos misioneros. Todos los que hemos recibido los sacramentos de la iniciación cristiana -Bautismo, Confirmación y Eucaristía- estamos llamados por Jesús a ser discípulos y misioneros en el mundo, cada uno según su vocación y según las circunstancias particulares de su vida.

Hoy, por intercesión de Santa María, madre de Dios y madre de la Iglesia, pedimos al Señor que aumente nuestra fe, que hemos recibido gratuitamente, y que debería rebosar de nuestro corazón y esparcirse por todo el mundo, como un caño de agua fresca y cristalina.

Queridos hermanos y hermanas, demos gracias al Padre por todo lo que hacen los misioneros. Su labor nos alegra y nos anima también a hacerla nuestra para dar a conocer a Jesucristo y su Evangelio en la sociedad en que vivimos y nos movemos. Seamos misioneros en el mundo y también en nuestros hogares, lugares de trabajo, espacios de ocio…

† Cardenal Juan José Omella
Arzobispo de Barcelona

Card. Juan Jose Omella
Acerca de Card. Juan Jose Omella 390 Articles
Mons. Juan José Omella Omella nació en la localidad de Cretas, provincia de Teruel y archidiócesis de Zaragoza, el 21 de abril de 1946. Estudió en el Seminario de Zaragoza y en Centros de Formación de los Padres Blancos en Lovaina y Jersualén. El 20 de septiembre de 1970 recibía la ordenación sacerdotal. En su ministerio sacerdotal, trabajó como Coadjutor y como Párroco y entre 1990 y 1996 como Vicario Episcopal en la diócesis de Zaragoza. Durante un año fue misionero en Zaire. El 15 de julio de 1996 fue nombrado Obispo auxiliar de Zaragoza. Fue ordenado Obispo el 22 de septiembre de ese mismo año. El 27 de octubre de 1999 fue nombrado Obispo de la diócesis de Barbastro-Monzón, de la que tomó posesión el 12 de diciembre de 1999. Entre el 24 de agosto de 2001 y el 19 de diciembre de 2003 fue Administrador Apostólico de Huesca y entre el 19 de octubre de 2001 y el 19 de diciembre de 2003, también Administrador Apostólico de Jaca. El día 8 de abril de 2004 es nombrado Obispo de la diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño. Es miembro de la Comisión Episcopal de Pastoral Social desde febrero de 2002. Con anterioridad, desde 2000 fue Presidente en funciones de esta misma Comisión Episcopal. Es también Consiliario Nacional de Manos Unidas.