Carta pastoral de Mons. Amadeo Rodríguez: Jornada Mundial de las Misiones

Testigos de lo que hemos visto y oído

Queridos hermanos y hermanas:

El mes de octubre ha sido desde siempre para los cristianos el mes misionero por excelencia, además de ser también el mes del Rosario. Unir a María con la evangelización es un buen acuerdo; Ella es la Estrella de la Evangelización.

El carácter misionero del mes se lo ha ido dando lo que antes llamábamos el Domund, esa marca que a todos nos hacía identificar la misión ad gentes con naturalidad y, por eso, la Iglesia universal, en todas sus comunidades, se volcaba con ese horizonte de la misión de la Iglesia. Con la labor de nuestros amigos más querido y entrañables, los misioneros y misioneras, recordábamos, con un especial sentido de responsabilidad, las palabras de Jesús a sus apóstoles: “Id al mundo entero y anunciad el Evangelio” (Mc 16,15-18). Unas campañas, muy bien organizadas, con medios muy sencillos, pero también muy expresivos, nos hacían recordar y hasta ilusionarnos con una empresa de especial valor en la vida de la Iglesia, la que conocíamos como las misiones.

Este año la Jornada Mundial de las Misiones se celebra el día 24 de octubre. Es, por tanto, un mes con una cita concreta en la que la Iglesia, cada Iglesia diocesana, reza y colabora con las misiones y su inmenso servicio espiritual, pastoral, humano y social. En esta ocasión lo hace con un lema muy propio de la vida y misión de los cristianos: “Cuenta lo que has visto y oído”. Se recoge así una experiencia normal de la vida de un cristiano, de quien vive del amor de Dios y del encuentro personal con Jesucristo, acontecimiento que le transforma la vida. Eso, evidentemente, no se puede dejar de anunciar y compartir. La misión es siempre compartir lo que se ha visto y oído. Por eso, todo cristiano es una misión en el mundo.

Pero el lema recoge también una cita bíblica del Libro de los Hechos de los Apóstoles, 4,20. Pedro y Juan, en nombre de la pequeña Iglesia que ya vivía de la fe en Jesucristo, lo anunciaba con libertad y valentía: “Por nuestra parte no podemos menos de contar lo que hemos visto y oído”. Pues eso es justamente lo que hace la Iglesia en su misión con mirada universal, esa que se hace abriendo caminos en el mundo para el conocimiento del amor de Dios, el anuncio de la salvación en Cristo y la construcción del Reino. La misión no es otra cosa que ofrecer a los hombres, a la sociedad, a las culturas, el encuentro con el Señor de la historia y con el que es para todos… ¡amor!

Esto no se hace sin que en nuestras comunidades esté vivo un profundo sentido misionero, que cada día deberíamos de fomentar con más intensidad. No olvidemos que la misión ad gentes, o la misión inter gentes, es la fuente más auténtica, del sentido misionero que cada cristiano ha de llevar impreso en su fe. No podemos olvidar que la misión empieza siempre por escuchar y acoger el “Id” misionero.

Pero también es necesario, y va unido al “id”, que acojamos otra recomendación del Señor: “Haced esto…”. Se refiere a la Eucaristía, que es fuente y vida para el cristiano; sobre todo para su misericordia y consuelo en el mundo. La Eucaristía se expande en los actos de amor y de servicio.

Por eso, el lema del Domund de este año nos recuerda, con palabras del Papa, que “la amistad con el Señor, verlo curar a los enfermos, comer con los pecadores, alimentar a los hambrientos, acercarse a los excluidos, tocar a los impuros, identificarse con los necesitados, invitar a las bienaventuranzas, enseñar de una manera nueva y llena de autoridad, deja una huella imborrable, capaz de sus citar el asombro, y una alegría expansiva y gratuita que no se puede contener.

Así lo intentan hacer los misioneros; y sólo lo pueden hacer con  nuestra ayuda muy generosa. Es admirable, en la Iglesia y fuera de ella, la labor de estos pioneros de una fe en Cristo, soldada con entrega y generosidad, en el corazón de los que hacen misión donde aún el evangelio ha de traspasar las fronteras de otros lugares y culturas. Ayudemos en su misión a tantos jienenses, que nos representan en tantos lugares del mundo.

Os invito, por tanto, a prestar mucha atención a la Jornada mundial de las misiones y dejemos que consolide en nuestra vida cristiana lo que en ella se pretende:

  • Explicar la labor evangelizadora que la Iglesia realiza en los territorios de misión.
  • Dar a conocer la vida de las comunidades que constituyen las Iglesias jóvenes.
  • Fomentar las vocaciones misioneras, así como la formación y la oración de todo el pueblo de Dios.
  • Buscar la ayuda económica que permita sostener a las Iglesias más pobres.
  • Dar a conocer las Obras Misionales Pontificias como instrumento del Papa para la misión.
  • Os animo, por tanto, a crecer en este espíritu misionero que nos lleve a hacer de nuestra vida un testimonio permanente de lo que “hemos visto y oído”.

Con mi afecto y bendición.

Jaén, 24 de octubre de 2021

 

+ Amadeo Rodríguez Magro
Obispo de Jaén

Mons. Amadeo Rodríguez
Acerca de Mons. Amadeo Rodríguez 194 Articles
Mons. Amadeo Rodríguez Magro nació el 12 de marzo de 1946 en San Jorge de Alor (Badajoz). Realizó los estudios eclesiásticos en el Seminario diocesano de Badajoz, del que luego sería formador. Recibió la ordenación sacerdotal el 14 de junio de 1970. Su primer destino pastoral fue de coadjutor de la parroquia emeritense de San Francisco de Sales (1970-1974), de la que posteriormente sería párroco (1977-1983). Tras obtener la licenciatura en Ciencias de la Educación (sección Catequética) en la Universidad Pontificia Salesiana de Roma (1983-1986), D. Amadeo fue nombrado por su Obispo, D. Antonio Montero, vicario episcopal de Evangelización y director de la Secretaría Diocesana de Catequesis (1986-1997), siendo también designado vicario territorial de Mérida, Albuquerque y Almendralejo; y finalmente vicario general (1996-2003). Fue además secretario general del Sínodo Pacense (1988-1992) y secretario de la conferencia de Obispos de la Provincia Eclesiástica de Mérida-Badajoz (1994-2003). En 1996 fue nombrado canónigo de la Catedral de Badajoz, cuyo cabildo presidió de 2002 a 2003. Realizó su labor docente como profesor en el Seminario, en el Centro Superior de Estudios Teológicos, en la escuela diocesana de Teología para Laicos (1986-2003) y de Doctrina Católica y su Pedagogía en la Facultad de Educación de la Universidad de Extremadura (1987-2003). También formó parte del consejo asesor de la Subcomisión Episcopal de Catequesis de la Conferencia Episcopal Española. El 3 de julio de 2003 San Juan Pablo II le nombra obispo de Plasencia y recibe la ordenación episcopal en la Catedral de Plasencia el 31 de agosto de 2003. En la Conferencia Episcopal Española es el vicepresidente de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis y presidente de la Subcomisión Episcopal de Catequesis desde 2014, de la que ya era miembro desde 2003. También ha formado parte de la Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias de 2005 a 2011. El 9 de abril de 2016 se hizo público su nombramiento como obispo de Jaén. Tomó posesión de su cargo el día 21 de mayo de 2016.