Carta pastoral de Mons. Luis Quinteiro: Por una Iglesia sinodal

La  Iglesia de Dios es convocada en Sínodo. Este Sínodo, cuyo título es “Por una Iglesia sinodal: comunión, participación y misión “, se iniciará solemnemente los próximos 9-10 de octubre en Roma y el 17 de octubre en nuestra Diócesis con una celebración en la Catedral.

Con esta convocatoria, el Papa invita a toda la Iglesia a interrogarse sobre un tema decisivo para su vida y su misión: sobre el camino de la sinodalidad como el camino que Dios espera de la Iglesia en el tercer milenio. Nuestro caminar juntos, nos dice el Papa Francisco, es lo que mejor realiza la naturaleza de la Iglesia como Pueblo de Dios peregrino y misionero.

El nuevo Sínodo al que la Iglesia nos convoca ahora quiere responder a la pregunta a la que toda la Iglesia y cada Iglesia particular ha de responder, ¿cómo se realiza hoy a todos los niveles eclesiales ese “caminar juntos” que permite a la Iglesia anunciar el Evangelio y qué pasos el Espíritu nos invita a dar para crecer como Iglesia sinodal?

Como primer material para el camino sinodal que comenzamos se nos ha enviado desde la Secretaría del Sínodo un Documento Preparatorio que podéis descargar de la página web de nuestra Diócesis. Os invito a todos a leerlo y a trabajarlo como instrumento para favorecer la primera fase de escucha y consultación del Pueblo de Dios en todas nuestras parroquias (octubre de 2021 – abril 2022). Es un documento sencillo y muy claro. En cinco puntos va tratando sucesivamente algunas características del mundo contemporáneo, las referencias teológicas fundamentales para comprender y vivir la sinodalidad, indicaciones bíblicas que puedan alimentar la meditación y la reflexión orante así como perspectivas y pistas para llevar a cabo este camino inicial del Sínodo.

Además del Documento Preparatorio se nos ha enviado por parte de la Secretaría del Sínodo un Vademécum metodológico muy completo y lleno de interés. El texto de este Vademécum se ha enviado desde nuestra Diócesis a todos los sacerdotes con la intención de que nos ilumine en esta etapa diocesana y de que sea ampliamente conocido por todos. Es muy importante que todos  lo trabajemos porque el Vademécum es el libro de ruta que acompaña al Documento Preparatorio para llevar a cabo el camino sinodal que la Iglesia nos invita a todos a recorrer. Allí se nos indica que tomemos las ideas que nos resulten útiles de esta guía, pero que el punto de partida son siempre las circunstancias locales de nuestras comunidades. Se nos dice expresamente que el proceso sinodal no ha de ser visto como algo que compite con nuestra  pastoral ordinaria sino como una oportunidad para fortalecer la conversión pastoral y sinodal de cada Iglesia local en orden a ser más viva en la misión.

La Iglesia hoy tiene una rica experiencia de grandes encuentros sinodales. En muchas regiones del mundo católico se han llevado a cabo procesos pastorales de renovación en el ámbito de nuestras parroquias, de nuestros movimientos y de nuestras diócesis. Nuestra Diócesis ha vivido hace poco una intensa experiencia sinodal y por tanto este camino es muy cercano a todos nosotros.

El tema del Sínodo es “Por una Iglesia sinodal: comunión, participación, misión“. Las tres dimensiones del tema son comunión, participación, misión. Las tres dimensiones están profundamente interrelacionadas. Ellas son los tres pilares de una Iglesia sinodal. No hay jerarquía entre ellas, como dice el Vademécum, sino que cada una enriquece y encauza a la otra en una dinámica relacional.

Este Sínodo es una oportunidad para una necesaria renovación eclesial. Os invito a todos vosotros, sacerdotes, consagrados y laicos de nuestra Diócesis, a acoger con profunda ilusión esta invitación del Papa Francisco y a vivirla como continuación de la que esta Iglesia particular de Tui-Vigo comenzó hace bien pocos años.

Con todo mi afecto.

+ Luis Quinteiro Fiuza

Obispo de Tui-Vigo

 

Mons. Luis Quinteiro
Acerca de Mons. Luis Quinteiro 55 Articles
Don Luis Quinteiro Fiuza, nace en Sabrexo (Vila de Cruces-Pontevedra) en el año 1947. Ingresa en el Seminario Menor de Belvís de Santiago de Compostela en 1958. Unos años después, en 1966, siendo seminarista mayor, comienza sus estudios teológicos en la Pontificia Universidad de Comillas (Santander) y, trasladada esta universidad a Madrid, obtiene el grado de Licenciado en Teología y realiza los cursos de doctorado. En Junio de 1971 es ordenado presbítero en Madrid, en la Iglesia de I.C.A.I. de los Padres Jesuitas. En 1978 va a Roma para ampliar estudios en la Pontificia Universidad Gregoriana. Durante esta estancia en la Ciudad Eterna, se especializa en Filosofía Contemporánea y realiza varios cursos y seminarios sobre el estudio y pensamiento de Karl Marx En 1981 asiste en Alemania a unos cursos da Hochschule für Philosophie de Munich. Es Doctor en Filosofía por la Pontificia Universidade Gregoriana de Roma, con una tesis sobre el Realismo Transcendental, en la que obtiene la cualificación de Summa cum laude. En su diócesis de origen ha desarrollado una intensa labor pastoral e intelectual: coadjutor de la Parroquia de San Juan, Director de la Residencia Universitaria “Burgo de las Naciones”, Formador y Profesor del Seminario Menor y Capellán de de la Residencia Universitaria “Padre Míguez” de las religiosas Calasancias de la Divina Pastora. En el año 1982 es nombrado Profesor del Instituto Teológico Compostelano y director del Centro de Formación Teológica de Seglares de la Archidiócesis. En el año 1992 será Director del Instituto Teológico Compostelano y en 1997, Rector del Seminario Mayor de Santiago de Compostela. En 1999 el Papa Juan Pablo II le nombra Obispo titular de Fuerteventura y Auxiliar de Santiago de Compostela, siendo ordenado el 19 de junio siguiente. Su lema episcopal “Beati Misericordes” (Mt 5,7), recoge una de las Bienaventuranzas, en la cual el Señor invita a sus discípulos a recorrer el camino de la misericordia que tiene su punto de partida en la misericordia de Dios manifestada en su Hijo Jesucristo. En el año 2002 se le designa Obispo de Ourense, diócesis en la que ha permanecido siete años. Pertenece en la Conferencia Episcopal Española a la Comisión Episcopal de la Doctrina de la Fe y a la de Migraciones; siendo en esta última el Obispo Promotor del Apostolado del Mar. El 28 de enero del presente año se hizo público su nombramiento como Obispo de Tui-Vigo. En la Santa Iglesia Catedral de Tui, toma posesión el día 24 de abril de 2010; y en el día siguiente realiza la entrada en la Con-Catedral de Vigo.