Carta pastoral de Mons. Manuel Herrero: Un nuevo Sínodo: la misión

El Sínodo al que nos ha convocado el papa y que él inauguró el pasado domingo día 10 en Roma y que hoy será inaugurado aquí en Palencia, en su fase diocesana, se apoya sobre tres pilares o bases que son también objetivos: La comunión, la participación y la misión.

De las dos primeras, de las cuales se podría decir mucho, he tratado en domingos anteriores. Hoy toca hablar de la misión.

La comunión está bien, sin duda alguna, porque nuestro Dios, en su misterio último, es comunión de personas en unidad. La participación es una de las expresiones de la comunión, no para mirarnos el ombligo y decir qué buenos somos y cómo nos queremos, sino para la misión, es decir, para proseguir la obra de Jesús y de su Espíritu, su misión salvadora hoy. Nuestro mismo Dios, en su misterio insondable, no sólo es comunión sino que el Padre ha enviado al Hijo y al Espíritu para que su amor, su vida, su luz, su gloria, llegue a todas sus criaturas, especialmente al ser humano. Jesús comenzó sus días anunciando el reino, es decir, la presencia que Dios, compasivo y misericordioso, en este mundo como oferta de salvación y liberación de toda persona que la acoja con humildad y sinceridad.

Jesús es el enviado del Padre; toda su vida no tenía otro objeto sino cumplir la voluntad del Padre con obras, palabras, sus parábolas, sus signos, comúnmente mal llamados milagros, etc.; esa misión culminó manifestando el mayor amor entregando su vida: «Todo está cumplido» (Jn 19, 30). Pero Él quiso continuar su misión por medio de sus discípulos. Lo hizo en su vida pública, cuando los envió de dos en dos (Mc 6, 7-12), lo hace resucitado «Como el Padre me envió, así os envío yo… Recibid el Espíritu Santo» (Jn 20, 21-23) como testigos (Lc 24, 48; Hech 1, 7-8). Es lo que hicieron los Doce con Pedro a la cabeza, Pablo… lo que han hecho a lo largo de los tiempos y de la geografía muchos cristianos y cristianas y tenemos que hacer nosotros hoy.: «Eso que hemos visto y oído os lo anunciamos, para que estéis en comunión con nosotros y esta comunión es con el Padre y con su Hijo Jesús… para que nuestro gozo sea completo» (I Jn 1, 3-4).

La Iglesia, en el Concilio Vaticano II, tomó conciencia de cuál era su misión (LG 1-4) y dedicó un Decreto precioso sobre la actividad misionera de la Iglesia titulada Ad Gentes que comienza así: «La Iglesia, enviada por Dios a las gentes para ser signo universal de salvación… se esfuerza por anunciar el Evangelio a todos los hombres» (AG.1). Resumiendo la misión de la iglesia decía san Pablo VI: «Nosotros queremos confirmar una vez más que la tarea de evangelización de todos los hombres constituye la misión esencial de la Iglesia. Evangelizar es, en efecto, la dicha y la vocación propia de la Iglesia, su identidad más profunda. Ella existe para evangelizar» (EN 14).

A eso debe conducir el Sínodo, a la misión. El papa Francisco no deja de recordarnos que los cristianos tenemos que ser discípulos y misioneros. No podemos centrarnos en nosotros mismos; tenemos que compartir la buena noticia de Jesús, el Señor del Reino, por todas partes. También aquí en Europa, en España, en Palencia y todos sus pueblos y ciudades, especialmente en las periferias espirituales, sociales, económicas, políticas, geográficas y existenciales. No se trata de hacer proselitismo, ni de reconquistar nada ni a nadie, ni de imponer nada, sino de proponer como hacía Jesús: «Si quieres…» (Mt 19, 21). Para la Iglesia, la misión consiste en llevar la Buena nueva a todos los ambientes de la humanidad, y, con su influjo, transformar desde dentro, renovar a la misma humanidad: «He aquí que hago nuevas todas las cosas» (Apoc. 21, 5). «Pero la verdad es que no hay humanidad nueva si no hay en primer lugar hombres nuevos con la novedad del bautismo y de la vida eterna según el Evangelio. La finalidad de la evangelización es por consiguiente este cambio interior y, si hubiera que resumirlo mejor en una palabra, lo mejor sería decir que la Iglesia evangeliza cuando, por la sola fuerza divina del Mensaje que proclama, trata de convertir al mismo tiempo la conciencia personal y colectiva de los hombres, la actividad en la ellos están comprometidos, su vida y sus ambientes concretos. No se trata solo de predicar el Evangelio en zona geográficas cada vez más vastas o poblaciones cada vez más numerosas, sino de alcanzar y transformar con la fuerza del Evangelio los criterios de juicio, los valores determinantes, los puntos de interés, líneas de pensamiento, las fuentes inspiradoras y los modelos de vida de la humanidad que están en contraste con la palabra de Dios y con el designio de salvación» (san Pablo VI, en EN, 18 y 19).

El papa Francisco nos lo ha recordado en sus encíclicas con EG, GE, AL, LS y FT que os invito a releer y vivir.

Participemos todos con libertad para que juntos veamos lo que se puede hacer, lo que se debe mantener o cambiar; no se trata de ser fieles a la tradición venerando las cenizas, sino custodiando el fuego del Espíritu (Cfr. Discurso del papa a los fieles de Roma, 18.09.2021).

+  Manuel Herrero Fernández, OSA.

Obispo de Palencia

Mons. Manuel Herrero Fernández
Acerca de Mons. Manuel Herrero Fernández 143 Articles
Mons. Manuel Herrero Fernández, OSA, nació el 17 de enero de 1947 en Serdio-Val de San Vicente, (Cantabria). Ingresó en el Seminario Menor “San Agustín” de Palencia. Estudió Filosofía y Teología en el Monasterio Agustino de “Santa María de la Vid” (Burgos), en el “Estudio Teológico Agustiniano” de Valladolid y en el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial (Madrid). Obtuvo el Bachillerato en Teología por la Universidad Pontificia de Comillas (Madrid) y la Licenciatura en Teología Pastoral por la Universidad Pontificia de Salamanca, sede de Madrid. Hizo Profesión Solemne el 25 de octubre de 1967, siendo miembro de la Orden Agustina, Provincia del “Santísimo Nombre de Jesús de España”. Fue ordenado sacerdote el 12 de julio de 1970, por el entonces Obispo de Palencia, Mons. Anastasio Granados. Ha desempeñado los siguientes cargos: • Formador en el Colegio Seminario Agustino de Palencia. • En Madrid: Director Espiritual del “Colegio Nuestra Sra. del Buen Consejo”; Párroco de “Ntra. Sra. de la Esperanza”; Delegado del Vicario de Religiosas; Prior de la Comunidad de “Santa Ana y La Esperanza”; Arcipreste de “Ntra. Sra. de la Merced”; Profesor de Pastoral en los Centros Teológicos agustinos de El Escorial y de Los Negrales; Vicario Parroquial de “San Manuel y San Benito”. • En Santander: Primer Párroco de “San Agustín”; Delegado Episcopal de “Caritas y Acción Social”; Profesor del Seminario Diocesano de Monte Corbán; Delegado Episcopal de Vida Consagrada; Vicario General de Pastoral; Párroco de “San Agustín”; del 22 de diciembre de 2014 hasta el 30 de mayo de 2015 Administrador Diocesano de Santander durante la sede vacante; Profesor del Instituto Teológico de Monte Corbán, Vicario General y Moderador de la curia de la diócesis desde 2002, y párroco de “Ntra. Sra. del Carmen” desde 2014. El 26 de abril de 2016 fue nombrado Obispo de Palencia por el Papa Francisco y el 18 de junio del mismo año fue ordenado Obispo e inició su Ministerio Episcopal en la Sede palentina.