Carta pastoral de Mons. Luis Ángel de las Heras: Escuchar al Espíritu y a los hermanos

Queridos hermanos y hermanas:

Sínodo es nombre de Iglesia, nombre del Pueblo de Dios, el Pueblo del Camino. Nos descubrimos peregrinos y nos disponemos a caminar juntos en la misma dirección. Necesitamos andar ligeros de equipaje, con pasos firmes y concretos que nos acercan al reino de Dios. El papa Francisco nos ha convocado a tomar parte en un proceso de cambio en la Iglesia. Es importante que encontremos en ello motivos de gozo y que nos impliquemos, sacudiéndonos el inmovilismo, la autorreferencialidad, la desconfianza, la indiferencia, el mero cumplimiento o cualquier otra traba que nos impida vivir en y desde el Espíritu Santo, el gran protagonista del Sínodo, a quien debemos escuchar en primer lugar. Esta actitud de escucha orante nos reúne en comunión fraterna, en esta “hora de todos”, en la que con Jesús decimos al Padre: “Que todos sean uno para que el mundo crea” (Jn 17,21).

Escuchando al Espíritu escuchamos igualmente a los hermanos. Y, al hacerlo, nos involucramos en las tres claves sinodales: comunión, participación y misión. Como ha recordado el papa Francisco en su discurso al inicio del proceso sinodal, la comunión y la misión designan el misterio de la Iglesia. La comunión expresa la naturaleza de la Iglesia Pueblo de Dios que ha recibido «la misión de anunciar el reino de Cristo y de Dios e instaurarlo en todos los pueblos» (Lumen gentium, 5).

Por su parte, la clave de la participación responde al principio de corresponsabilidad y a la necesidad de concretar la sinodalidad. Así, participar es una exigencia de fe bautismal —afirma el papa Francisco—, pues «todos nosotros fuimos bautizados en un mismo Espíritu para formar un solo cuerpo» (1 Co 12,13). Desde la identidad bautismal, la participación real de todo el Pueblo de Dios ensancha la comunión, de modo que nadie se quede al margen en la vida de la Iglesia.

Como es fácil comprender, el Papa define este proceso sinodal como un «tiempo de gracia» para caminar hacia una «Iglesia sinodal, de la escucha y de la cercanía» que se articule y llegue a consolidarse y permanecer. No es, por tanto, una experiencia pasajera, sino un tiempo llamado a consolidar una vida eclesial abierta donde todos los bautizados puedan sentirse en casa y participar, sin excluir a quienes viven su pertenencia eclesial de forma diversa a la propia. Un tiempo también para sembrar semillas de «escucha». Además de escuchar al Espíritu poniendo de rodillas el corazón, necesitamos escuchar a los hermanos y hermanas en el seno de la Iglesia tanto como al resto de los hombres y mujeres de nuestro tiempo. Porque sus gozos y esperanzas, sus tristezas y angustias, especialmente de los pobres y de los que sufren, son a la vez los de los discípulos misioneros de Jesús (cf Gaudium et spes, 1). Nos apremia conocer de viva voz las esperanzas y las crisis de todos, así como los esfuerzos de renovación pastoral y las peculiaridades de cada rincón eclesial. Un tiempo, por fin, para redescubrir la proximidad de Dios, su ternura y compasión. Cercanía compasiva que se plasma en la presencia de los hijos de la Iglesia en medio de la sociedad para estrechar lazos de amistad con las gentes, hacerse cargo de las pobrezas de hoy, sanar las heridas de los corazones humanos.

En definitiva, comencemos el camino sinodal escuchando al Espíritu y a los hermanos para llevar al mundo el aceite del consuelo y el vino de la esperanza de Cristo, Buen Samaritano.

Con mi afecto y bendición.

✠ Luis Ángel de las Heras, cmf

Obispo de León

Mons. Luis Ángel de las Heras Berzal
Acerca de Mons. Luis Ángel de las Heras Berzal 49 Articles
Nació en Segovia el 14 de junio de 1963. A los 14 años ingresó en el seminario menor de los claretianos de Segovia. En 1981 comenzó el año de noviciado en Los Negrales (Madrid), donde hizo su primera profesión el 8 de septiembre de 1982. Este mismo año inició los estudios filosófico-teológicos en el Estudio Teológico Claretiano de Colmenar Viejo, en Madrid, (afiliado a la Universidad Pontificia Comillas). Emitió la profesión perpetua el 26 de abril de 1986, año en que concluye la Licenciatura en Estudios Eclesiásticos. Al concluir la formación inicial, fue destinado al Equipo de Pastoral Juvenil de la provincia claretiana de Castilla, a la vez que cursó estudios de Licenciatura en Ciencias de la Educación en la Universidad Pontificia Comillas. Recibió la ordenación sacerdotal el 29 de octubre de 1988. Inició su ministerio sacerdotal, en 1989, en las parroquias que los claretianos tienen encomendadas en el barrio madrileño de Puente de Vallecas (Santo Ángel de la Guarda y Nuestra Señora de la Aurora). Un año más tarde, en 1990, con otros claretianos y algunos laicos de la Parroquia, fundó la Asociación “Proyecto Aurora” (dedicada a la atención y acogida de drogodependientes en coordinación con “Proyecto Hombre”) y la dirigió durante seis años. Participó también durante 9 años en la animación de Justicia, Paz e Integridad de la Creación (JPIC) de la antigua provincia claretiana de Castilla. En septiembre de 1995 es nombrado auxiliar del prefecto de Estudiantes en el Seminario de Colmenar Viejo. Después fue formador de postulantes, superior y maestro de novicios en Los Negrales (Madrid). En Colmenar Viejo ejerce también como consultor, vicario provincial y prefecto de los seminaristas Mayores. En la Confederación Claretiana de Aragón, Castilla y León fue delegado de formación del Superior de la Confederación, de 2004 a 2007. Este último año fue elegido prefecto de Espiritualidad y Formación de la Provincia claretiana de Santiago. Durante el sexenio 2007-2012 fue también vicario provincial y prefecto de Estudiantes y Postulantes en Colmenar Viejo, así como profesor en el Instituto Teológico de Vida Religiosa y en la Escuela Regina Apostolorum de Madrid. El 31 de diciembre 2012 fue elegido Superior Provincial de los Misioneros Claretianos de la Provincia de Santiago. El 13 de noviembre de 2013 presidente de CONFER. El 16 de marzo de 2016 se hace público su nombramiento como obispo de Mondoñedo-Ferrol y toma posesión de la diócesis el día 7 de mayo de 2016. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es actualmente miembro de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada, Comisión a la que se incorporó en la Plenaria de noviembre de 2016.