Carta pastoral de Mons. Joan E. Vives: ¡Caminemos juntos!

Este domingo en la Catedral, y en la medida de lo posible también en las parroquias, comienza el camino del Sínodo que el Papa Francisco ha convocado, que tiene como tema: «Por una Iglesia sinodal: comunión, participación y misión», y que culminará en octubre de 2023. Se abre el tiempo de trabajo en las Diócesis. El Papa en el famoso y programático Discurso de hoy hace seis años (2015), conmemorando el 50º aniversario de la institución del Sínodo, decía: «Lo que el Señor nos pide, de alguna manera, ya está todo contenido en la palabra «Sínodo». Caminar juntos -laicos, pastores, Obispo de Roma- es un concepto fácil de expresar con palabras, pero no es tan fácil ponerlo en práctica».

La Iglesia nos anima a seguir a Jesús recorriendo el mismo camino que hizo él: en el amor, la humildad y la obediencia a Dios. Es decisivo reflexionar sobre la importancia que toda la Iglesia camine unida desde las claves de la comunión, la participación y la misión. Hoy se inicia en todas las diócesis del mundo la fase preparatoria diocesana de este Sínodo de los Obispos. Por eso os pido que os unáis espiritualmente a la celebración de la Catedral y que pidamos por los frutos de este tiempo de gracia que se abre para toda la Iglesia. Nosotros y todos los bautizados, hijos de la Iglesia, participando en la medida de nuestras posibilidades en la preparación del próximo Sínodo, creceremos en la comunión y en la caridad, caminando juntos y unidos, con los ojos fijos en Cristo. Roguemos por el Papa, por los obispos, sacerdotes y diáconos, por los religiosos y por todos los fieles, para que realmente caminemos juntos en la comunión mutua, la participación de todos y el ardor de la misión. Se plantearán unas grandes cuestiones, y lo más importante será escucharnos, acogernos y hacer propuestas que tiendan a la construcción de una comunidad unida y misionera, que da testimonio gozoso de su fe. No es fácil, porque el paso del tiempo ha hecho aparecer formas de clericalismo o autoritarismo, irrelevancia de los laicos, de los niños y los enfermos… y los tenemos que volver a poner en el centro. El objetivo de esta fase diocesana es la consulta a todo el Pueblo de Dios, sin excluir a nadie, ya que la totalidad de los fieles no puede equivocarse en creer (sensus fidei infalible in credendo). La consulta a las diócesis se desarrollará a través de los organismos de participación previstos por el derecho (Parroquias, Consejo Presbiteral y Pastoral, Delegaciones, Arciprestazgos, etc.), sin excluir otras modalidades que se juzguen oportunas para que la consulta sea real y eficaz. La consulta del Pueblo de Dios en cada diócesis se concluirá con una Reunión o Jornada, que marcará el momento culminante del discernimiento diocesano.

 

Pidamos la luz del Espíritu Santo con esta Oración que podemos hacer nuestra a lo largo de todo el proceso sinodal:

“Estamos ante ti, Espíritu Santo, reunidos en tu nombre. Tú que eres nuestro verdadero consejero: ven a nosotros, apóyanos, entra en nuestros corazones. Enséñanos el camino, muéstranos cómo alcanzar la meta. Impide que perdamos el rumbo como personas débiles y pecadoras. No permitas que la ignorancia nos lleve por falsos caminos. Concédenos el don del discernimiento, para que no dejemos que nuestras acciones se guíen por prejuicios y falsas consideraciones. Condúcenos a la unidad en ti, para que no nos desviemos del camino de la verdad y la justicia, sino que en nuestro peregrinaje terrenal nos esforcemos por alcanzar la vida eterna. Esto te lo pedimos a ti, que obras en todo tiempo y lugar, en comunión con el Padre y el Hijo, por los siglos de los siglos. Amén.”

+Joan-Enric Vives,

Arzobispo de Urgell

 

 

 

 

Mons. Joan E. Vives
Acerca de Mons. Joan E. Vives 390 Articles
Nació el 24 de Julio de 1949 en Barcelona. Tercer hijo de Francesc Vives Pons, i de Cornèlia Sicília Ibáñez, pequeños comerciantes. Fue ordenado presbítero en su parroquia natal de Sta. María del Taulat de Barcelona. Elegido Obispo titular de Nona y auxiliar de Barcelona el 9 de junio de 1993, fue ordenado Obispo en la S.E. Catedral de Barcelona el 5 de septiembre de 1993. Nombrado Obispo Coadjutor de la diócesis de Urgell el 25 de junio del 2001. Tomó Posesión del cargo el 29 de julio, en una celebración presidida por Mons. Manuel Monteiro de Castro, Nuncio Apostólico en España y Andorra. El día 12 de mayo del año 2003, con la renuncia por edad del Arzobispo Joan Martí Alanis, el Obispo Coadjutor Mons. Joan-Enric Vives Sicília pasó a ser Obispo titular de la diócesis de Urgell y copríncipe de Andorra. El 10 de julio del 2003 juró constitucionalmente como nuevo Copríncipe de Andorra, en la Casa de la Vall, de Andorra la Vella. El 19 de marzo del 2010, el Papa Benedicto XVI le otorgó el titulo y dignidad de Arzobispo "ad personam". Estudios: Después del Bachillerato cursado en la Escuela "Pere Vila" y en el Instituto "Jaume Balmes" de Barcelona, entró al Seminario de Barcelona en el año 1965 donde estudio humanidades, filosofía y teología, en el Seminario Conciliar de Barcelona y en la Facultad de Teología de Barcelona (Sección St. Pacià). Licenciado en Teología por la Facultad de Teología de Barcelona, en diciembre de 1976. Profesor de lengua catalana por la JAEC revalidado por el ICE de la Universidad de Barcelona en julio de 1979. Licenciado en Filosofía y ciencias de la educación -sección filosofía- por la Universidad de Barcelona en Julio de 1982. Ha realizado los cursos de Doctorado en Filosofía en la Universidad de Barcelona (1990-1993).