Carta pastoral de Mons. Sebastià Taltavull: ¿Qué implica tener que dejarlo todo en pocos minutos?

Cuántas veces nos planteamos: «¿qué tengo que hacer?» Sufrimos incertidumbres, aparecen dificultades para decidir con libertad, nos condiciona la atracción por los bienes y el consumo, existen hábitos adquiridos e inercias que no dejamos, y también una búsqueda de seguridad. Son elementos que con frecuencia acompañan nuestra preocupación, sobre todo cuando se trata de algo que nos afecta de manera muy directa en nuestra profesión, en la vida de familia, en las decisiones vocacionales, en la relación con los demás y tantas situaciones que se nos presentan cada día. Que, ante todo ello, no solo nos preguntemos «¿qué tengo que hacer?», sino también «¿qué haría si me encontrase en una determinada circunstancia no prevista y que se me presenta repentinamente?».

Ya hace semanas, debido a la erupción volcánica en La Palma, esta última pregunta -«¿qué haría?»- ha sido planteada desde todos los ángulos, una pregunta que nos desinstala y nos llega al corazón, movido por la sorpresa y la gravedad del lugar de donde proviene. Cuando miles de personas han tenido que dejar en pocos minutos y con dolor su casa y todas sus posesiones, aparece de repente un incómodo interrogante: «¿qué se llevaría usted de su casa si tuviese solo un cuarto de hora para abandonarla?» Todos hemos tenido que responder con rapidez afectados por una urgencia que vemos llena de angustia en aquellas personas y familias amenazadas por el alud de lava que se les venía encima, previendo que lo iban a perder todo. ¿Qué habríamos hecho cada uno de nosotros? ¿Qué haríamos elegido para llevarnos?

En la respuesta nos va todo lo que tenemos, pero sobre todo se pone en juego lo que somos, las prioridades que tenemos, los valores humanos y espirituales que compartimos, la actitud ante las necesidades que nos afectan, la situación de pobreza que nos rodea. La respuesta nos afecta a cada uno y también a todos por el solo hecho que de ella se desprenden los valores de la austeridad y la solidaridad, además de la caridad y la ayuda siempre perenne cuando hay alguien que sufre. En este sentido hemos abierto todos los frentes de ayuda y hemos adquirido mucha mayor conciencia de la gravedad del problema que padecen tantas familias de esa isla hermana de Canarias.

A un joven que quería ser una buena persona, Jesús, mirándolo con afecto y queriendo que fuese totalmente libre, le dijo: «Una cosa te falta: anda, vende lo que tienes, dale el dinero a los pobres ‑así tendrás un tesoro en el cielo‑, y luego sígueme» (Mc 10,21). Pidamos aquella «sabiduría» que nos ayude a ver las cosas, los acontecimientos y las personas con los ojos de Dios, que son de amor, y que nazca de ahí la solidaridad. Es esta la que nos hará mirar con otros ojos, con los ojos nuevos de la fe y de la estima, todo lo que nos rodea y, porque afecta a las personas y al entorno natural, nos preocupa y queremos solucionarlo.

+ Sebastià Taltavull Anglada

Obispo de Mallorca

 

 

Mons. Sebastià Taltavull Anglada
Acerca de Mons. Sebastià Taltavull Anglada 138 Articles
Mons. D. Sebastià Taltavull nace en Ciutadella de Menorca (Baleares), el 28 de enero de 1948. Después de los primeros estudios en la Compañía de Maria y en el Colegio salesiano, el año 1959 ingresa en el Seminario diocesano de Menorca y cursa los estudios de Humanidades, Filosofía y Teología. El 23 de septiembre de 1972 recibe la ordenación sacerdotal en la Catedral de Menorca, después de cursar estudios en la Facultad de Teología de Cataluña y obtener la Licenciatura en Teología dogmática. CARGOS PASTORALES El mismo día de la ordenación sacerdotal es nombrado Director de la Casa diocesana de Espiritualidad de Monte-Toro (1972-1984) y Delegado diocesano de Juventud (1972-1989). Dos años después, Rector del Santuario Diocesano de la Virgen de Monte-Toro, Patrona de Menorca (1975-1984). Es elegido Secretario del primer Consejo Diocesano de Pastoral (1973-1977) y Secretario del Consejo del Presbiterio y Colegio de Consultores (1983-1989). Fue Consiliario del Movimiento de Jóvenes Cristianos, de grupos de Revisión de Vida del MUEC y de Escultismo entre 1977 y 1989. Recibe el encargo de Formador (1977-1984) y Profesor de Teología dogmática (1977-1994) del Seminario y del Instituto Diocesano de Teología. Fue Rector del Seminario Diocesano de 1995 a 2002. El año 1984 es nombrado Párroco de San Rafael de Ciutadella, cargo que ejerce hasta 1992, año en que es nombrado Consiliario del Centro Catequístico de San Miguel (1992-2005). El 23 de septiembre de 1989 es nombrado Vicario General de la Diócesis de Menorca y Moderador de la Curia, cargos que ejerce hasta el año 2002, año en que es nombrado Párroco de Ntra. Sra. del Rosario de la Catedral y de San Francisco de Asís de Ciutadella y elegido Deán-Presidente del Cabildo y Penitenciario de la Catedral (2002-2005). Le es asignada la tarea de Moderador de la Asamblea Diocesana de Menorca celebrada entre los años 1996-1998. Además de trabajar en el Secretariado Diocesano de Catequesis en los Departamentos de Catequesis de adolescentes y jóvenes (1973-1995) es nombrado Delegado Diocesano de Catequesis (1989-1995) y forma parte del Secretariado Interdiocesano de Catequesis de Cataluña y Baleares (SIC), dedicándose especialmente a la catequesis de adolescentes, jóvenes y catequesis familiar. Como Consiliario ha trabajado en los Equipos de Matrimonios de Nuestra Señora (1988-2005) y se ha dedicado a la preparación y formación de catequistas (1973-1998) y de los matrimonios-catequistas de grupos de Catequesis familiar (1998-2005). Para los años 2002-2005 fue nombrado Delegado Diocesano de Medios de Comunicación Social y para las Relaciones Institucionales. Fue nombrado Obispo Auxiliar de Barcelona por Benedicto XVI el 28 de enero de 2009 y recibió la Ordenación episcopal el 21 de marzo de 2009. Es administrador apostólico de Mallorca desde el 8 de septiembre de 2016. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social y Pastoral Social. Anteriormente, fue miembro del Consejo Asesor de la Subcomisión de Catequesis y desde junio de 2005 Director del Secretariado de la Comisión Episcopal de Pastoral de la Conferencia Episcopal Española hasta su nombramiento como Obispo. Desde 2009 hasta 2011 fue miembro de dicha comisión. En 2011, fue elegido Presidente de dicha Comisión.