Carta pastoral del Card. Antonio Cañizares: Juventud y esperanza, hoy

Los jóvenes comienzan los preparativos de una nueva Jornada Mundial de Juventud (JMJ) que se celebrará en Lisboa, tierra ibérica, como Madrid o cualquier otro lugar de nuestra península. Los jóvenes comienzan a calentar motores con la acogida de la Cruz y del icono mariano, símbolos de las JMJ iniciadas por San Juan Pablo II con tantísimo y beneficioso impacto eclesial y mundial. Qué esperanza suscita ver una juventud sana, moderna, de hoy, y ver una Iglesia joven, llena de alegría, esperanzada, con vida, unida, reunida de los cinco continentes; ver una Iglesia presidida por el sucesor de Pedro, que dirá, con toda seguridad, cosas tan importantes y bellas. Sin duda Dios ha derramado, a lo largo de muchos años ya, abundantemente su gracia y sus múltiples dones, no sólo para los que participan físicamente en estas Jornadas Mundiales de la Juventud, sino también sobre esa multitud ingente de jóvenes de todo el mundo que, aún no asistiendo físicamente a las sedes donde se celebra, son sin embargo también beneficiados de múltiples formas. Ellos necesitan -todos necesitamos- de este encuentro en que se han abierto puertas y caminos de futuro, que ya son presente.

Miro a nuestros jóvenes de España. Nuestros jóvenes que son siempre esperanza, y son ya presente cargado de vida e inquietudes, pero que atraviesan, sin embargo, una situación nada fácil y no exenta de sufrimientos. Por ejemplo, les duele -¡cómo no!- y nos duele muchísimo a todos, el que tantos jóvenes (un porcentaje excesivamente alto) -hasta los muy preparados- no tienen un puesto laboral ni un horizonte de trabajo estable. Es verdad que no todo en la vida se cifra en un puesto laboral; pero este es tan importante para la persona, tan fundamental para su realización, tan básico para su lugar en la sociedad, tan necesario para construir su futuro y alcanzar su vocación y formar una familia, tan medular para su futuro y su dignidad y estima. Se comprende las repercusiones y repercusiones que esto tiene, la desesperanza que origina y la quiebra humana que reporta. El clima que esta situación genera se transforma en una subcultura de decepción y alimenta un ambiente de falta de sentido y razones para vivir, hasta de conflicto y violencia. Estamos, sin duda, ante uno de los problemas más graves de la sociedad española que todos unidos, personas e instituciones, deberíamos buscar respuestas y soluciones adecuadas -(por cierto, algo deberían aportar a ello las cercanas elecciones locales y autonómicas)-. Todos tenemos una responsabilidad humana, moral y social y no deberíamos actuar cada uno por su parte; el bien común obliga a todos y pasa por la ayuda a los más pobres, como en estos momentos son los jóvenes.

Pero las dificultades no vienen solas. Los jóvenes viven inmersos en una sociedad, en una cultura y en un ambiente que no les favorece en modo alguno, sino todo lo contrario. Desde el imperante relativismo, la permisividad y la libertad omnímoda y sin norte como forma de vivir y pensar que respiramos, la quiebra moral y de humanidad que padecemos, la fortísima secularización, el vivir sin Dios y como en un eclipse de Él que lleva a un vivir un ambiente cerrado y sin capacidad de futuro, las ansias de tener y poder que dominan las relaciones con el mundo y con los otros, el bienestar a toda costa y el hedonismo, la creciente hipersensualidad y el goce efímero o el pansexualismo como formas de vida degradantes, las nuevas y potentes ideologías tan insidiosas como destructivas -como la de género-, una mentalidad materialista, utilitaria y pragmática que se ha apoderado de las conciencias… hasta la crisis de tantas familias y de tantas instituciones educativas: todo eso pesa sobre la juventud, que se encuentra inerme ante tanto desafío, sin que, con decisión y responsabilidad, se les ofrezcan las ayudas que necesitan y, en el fondo, demandan.

Creo que no soy pesimista, ni exagerado, con estas afirmaciones. Es preciso ser realistas; los hechos son lo que son. Es preciso comprender que los jóvenes lo tienen muy difícil, para, así, estar con ellos, escucharlos, atenderlos, detenerse con ellos y no pasar de largo, como tantos otros pasaron de largo ante el herido y maltrecho tirado al borde del camino de la parábola del Buen Samaritano, del Evangelio. Sólo quien se acerca al herido y despojado -son muchos los jóvenes heridos y despojados-, lo escucha, atiende, ayuda y lo remedia, sabe bien lo que le pasa; sólo quien está de verdad a su lado y se apresta a tender la mano, sin escatimar esfuerzos ni fatigas, es capaz de devolver la esperanza y darle calor y cobijo de hogar. Los jóvenes, como aquellos que andaban como “ovejas sin pastor”, necesitan hoy sentir el apoyo real, sincero y verdadero, cercanía y solidaridad afectiva y efectiva, real compañía de gentes y guías que hagan el camino con ellos y les levanten el ánimo; ellos necesitan voces, mejor, la voz amiga, confidente, que les dice: “¡Levantaos, vamos, poneos en camino, andad adelante!”; porque ciertamente es posible, es necesario y urgente que las cosas cambien, que se reemprenda o se rehaga el camino hacia lo verdaderamente nuevo, y que hay para ellos una auténtica y real esperanza que se cumple. Son ellos mismos, pero siempre con la solidaridad, cercanía y apoyo de todos, de la sociedad, y, sobre todo, de la Iglesia. Solos, tal vez, no pueden. Los otros tampoco podemos suplantarlos, y menos utilizarlos.

La Jornada Mundial de la Juventud estimo que es una gran oportunidad que Dios les ofrece y nos ofrece en estos momentos precisos para ofrecerles esa Palabra amiga. No trato de llevar el agua a mi molino, sino al de ellos: porque es a Cristo a quien buscan -a veces sin saberlo-, a quien necesitan, quien les puede dar vida eterna y las fuerzas para rehacer una realidad nueva donde ellos recobren la esperanza y trabajen por ese mundo nuevo, maravilloso, que no es una quimera ni una fantasía, el que sólo se puede edificar sobre Cristo, pero que Él ha prometido, y es posible, ya ha comenzado.

Quisiera acabar con unas palabras de un viejo Obispo, pero con corazón de joven: “Ha muerto la aventura en el corazón del hombre de hoy. Nada maravilloso le aguarda ni nada maravilloso espera. El cálculo de todo se adelanta al asombro. Pero al joven puede quedarle aún la voluntad de aventura y capacidad para un renovado asombro. A muchos adultos nos inquieta nuestra incapacidad para acercarnos a ellos -los jóvenes- confiadamente y sin pretensiones, y presentarles a Cristo tal como fue en el pasado y tal como hoy es. Estamos seguros de que si lo hiciéramos sin recelos ni condenas, con cariño y gratuitamente, bastantes jóvenes encontrarían en Cristo: “El Camino, la Verdad y la Vida”. Cristo, el Resucitado para no morir jamás, ofrece el joven -también al de hoy, en España- razones y motivos para vivir su vida como una aventura maravillosa y promesas para poder esperar una vida colmada siempre joven. Nos duele a muchos no hacerles presente al Resucitado, Jesucristo, como Él es”. Como lo hizo San Juan Pablo II, como lo estuvo haciendo el Papa Benedicto XVI, y ahora el Papa Francisco. Aquí está la real esperanza que la multitud de jóvenes, en España, reclaman y están aguardando como centinelas del mañana. La cruz de la JMJ ya está en España, ahora en Valencia, y peregrinará por nuestras tierra dejándonos esa estela de amor, de alegría y esperanza que brota de la Cruz de Jesucristo para todo el mundo.

+ Card. Antonio Cañizares

Arzobispo de Valencia

Card. Antonio Canizares
Acerca de Card. Antonio Canizares 246 Articles
Emmo. y Rvmo. Sr. Antonio CAÑIZARES LLOVERA El Cardenal Antonio Cañizares, nombrado el 28 de agosto de 2014 por el papa Francisco arzobispo de Valencia, nació en la localidad valenciana de Utiel el 15 de octubre de 1945. Cursó los estudios eclesiásticos en el Seminario diocesano de Valencia y en la Universidad Pontificia de Salamanca, en la que obtuvo el doctorado en Teología, con especialidad en Catequética. Fue ordenado sacerdote el 21 de junio de 1970. Los primeros años de su ministerio sacerdotal los desarrolló en Valencia. Después se trasladó a Madrid donde se dedicó especialmente a la docencia. Fue profesor de Teología de la Palabra en la Universidad Pontificia de Salamanca, entre 1972 y 1992; profesor de Teología Fundamental en el Seminario Conciliar de Madrid, entre 1974 y 1992; y profesor, desde 1975, del Instituto Superior de Ciencias Religiosas y Catequesis, del que también fue director, entre 1978 y 1986. Ese año, el Instituto pasó a denominarse «San Dámaso» y el Cardenal Cañizares continuó siendo su máximo responsable, hasta 1992. Además, fue coadjutor de la parroquia de "San Gerardo", de Madrid, entre 1973 y 1992. Entre 1985 y 1992 fue director del Secretariado de la Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe de la Conferencia Episcopal Española. Creado Cardenal en marzo de 2006 El papa Juan Pablo II le nombró Obispo de Ávila el 6 de marzo de 1992. Recibió la ordenación episcopal el 25 de abril de ese mismo año. El 1 de febrero de 1997 tomó posesión de la diócesis de Granada. Entre enero y octubre de 1998 fue Administrador Apostólico de la diócesis de Cartagena. El 24 de octubre de 2002 fue nombrado Arzobispo de Toledo, sede de la que tomó posesión el 15 de diciembre de ese mismo año. Fue creado Cardenal por el Papa Benedicto XVI en el Consistorio Ordinario Público, el primero de su Pontificado, el 24 de marzo de 2006. Cargos desempeñados en la CEE y en la Santa Sede En la Conferencia Episcopal Española ha sido vicepresidente (2005-2008), miembro del Comité Ejecutivo (2005-2008), miembro de la Comisión Permanente (1999-2008), presidente de la Subcomisión Episcopal de Universidades (1996-1999) y de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis (1999-2005). El Papa Juan Pablo II lo nombró miembro de la Congregación para la Doctrina de la Fe el 10 de noviembre de 1995. El 6 de mayo de 2006, el Papa Benedicto XVI le asignó esta misma Congregación, ya como Cardenal. También como Cardenal, el Papa le nombró, el 8 de abril de 2006, miembro de la Comisión Pontificia “Ecclesia Dei”. El Cardenal Cañizares ha sido fundador y primer Presidente de la Asociación Española de Catequetas, miembro del Equipo Europeo de Catequesis y director de la revista Teología y Catequesis. Es miembro de la Real Academia de la Historia desde el 24 de febrero de 2008. Igualmente, el Papa nombró al Cardenal Cañizares Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos en diciembre de 2008. De otro lado, el cardenal fue nombrado en 2010 “Doctor Honoris Causa” por la Universidad Católica de Valencia “San Vicente Mártir” (UCV) Nombrado Arzobispo de Valencia el 28 de agosto de 2014. Tomó posesión de la Archidiócesis el 4 de octubre de 2014