El significado de la vivencia cristiana de la muerte

Se ha celebrado la semana pasada en Madrid el simposio “La labor social de los servicios funerarios”, donde se han dado cita representantes de organizaciones, asociaciones e instituciones relacionadas con este sector.

En este espacio creado para el intercambio de conocimientos y experiencias entre profesionales, y con el objetivo de acercarse a las personas y atender sus necesidades en el momento del sepelio de sus allegados, también se ha escuchado la voz de las distintas confesiones religiosas.

El pasado 1 de octubre, representantes de la Iglesia católica, la Comunidad Judía, la Unión Budista, la Comisión Islámica y el Consejo Evangélico hablaron sobre “El sepelio ante los sentimientos religiosos”, durante una mesa redonda que trató de cómo la experiencia de la muerte afecta a todos los seres humanos desde la fe.

En el transcurso de la mesa redonda los asistentes pudieron escuchar algunas peculiaridades. Por ejemplo, como los budistas velan durante cuatro días a sus difuntos, o que para los evangélicos estas ceremonias se viven a modo de homenaje al finado.

 

Escucha y acompañamiento espiritual ante la muerte

El sacerdote Ramón Navarro Gómez, director técnico del secretariado de la Comisión para la Liturgia de la Conferencia Episcopal Española (CEE), recuerda ahora su intervención. “Mi aportación no se prolongó más de diez minutos, porque era una mesa muy concurrida integrada por cinco miembros de distintas confesiones”.

En su turno, Navarro recordó al auditorio, principalmente, la importancia que para la Iglesia tiene en este trance existencial la escucha y el acompañamiento a las personas, además de lo necesario que es cuidar la celebración de una ceremonia religiosa.

En esta época que conocemos tan marcada por los cambios y donde abunda el pluralismo religioso y cultural, la muerte ahora se percibe y se afronta de otro modo, pero siguen presentándose en esos momentos las mismas preguntas e inquietudes de siempre. En este último año y medio, con una sociedad abatida por la desolación de una pandemia, es lo que se ha vuelto a poner de manifiesto.

“En realidad mis palabras aludían a la instrucción pastoral de los obispos ‘Un Dios vivo, donde se recoge las sugerencias para el acompañamiento de las personas que sufren por la muerte de un ser querido, así como las verdades fundamentales del mensaje cristiano sobre la resurrección y la vida eterna”, señala Ramón Navarro.

 

Cuidar la celebración litúrgica

Cuando se presenta la realidad de la muerte, y el sentido de la condición humana alcanza su cumbre, la Iglesia católica continua a la escucha de la persona y procura no dejarla sola con su inquietud, que a veces roza la ansiedad. Pero como aclara Navarro “esta atención debe ir también de la mano de un acompañamiento espiritual, recordando a quien tenemos enfrente el apoyo que aporta la fe, invitándole a mirar a Cristo muerto y resucitado, objeto de la esperanza cristiana”. Así lo recuerdan los obispos en su instrucción pastoral: “la fe ofrece a todo hombre que reflexiona una respuesta a su ansiedad sobre su destino futuro”.

Durante su exposición en la mesa redonda sobre “El sepelio ante los sentimientos religiosos”, el sacerdote Ramón Navarro quiso traer “también entre los profesionales de los servicios funerarios, el papel trascendente que desempeña la celebración litúrgica que acompaña al entierro de los fallecidos, un rito tan oportuno como necesario y que espiritualmente tanto reconforta”.

Porque igualmente se han producido algunos cambios en el modo de despedir a los seres queridos, como a su vez reconocen los obispos en su instrucción ‘Un Dios vivo’: “en no pocas ocasiones las ceremonias fúnebres se han convertido en un «servicio» que se ofrece a los familiares sin ninguna presencia de la Iglesia, y acaban siendo actos sincretistas”.

 

El consuelo de la fe cristiana

Para Navarro, vinculado con la Comisión Episcopal para la Liturgia, es una realidad que observa con atención: “Otorgando el respeto y la veneración debidos al cuerpo del difunto, en la misa de exequias o funeral se celebra con una liturgia que hay que cuidar. Como católicos, en toda circunstancia se debe respetar el sentimiento religioso del sepelio y lo que significa la vivencia cristiana de la muerte”. A lo que añade otra apreciación: “Últimamente hay una tendencia entre algunas familias que interpreta la celebración como un acto de reconocimiento hacia el difunto, cuando lo cierto es que lo que acontece en esa ceremonia es el ofrecimiento del amor santo de la madre Iglesia y el consuelo de la fe cristiana”.

Ahora que el calendario nos acerca a la festividad de Todos los Santos y a la conmemoración de Todos los Fieles Difuntos, Ramón Navarro, director técnico del secretariado de la Comisión de Liturgia de la Conferencia Episcopal, reitera su invitación a conocer el documentoUn Dios vivo. Es en esta instrucción pastoral donde, a modo de resumen de todo lo comentado por este sacerdote, los obispos apuntan como la atención y cercanía en los momentos difíciles del duelo es una acción pastoral de la Iglesia que requiere una preparación, una formación y una espiritualidad adecuada. Deseamos que las celebraciones exequiales sean signo de la auténtica esperanza cristiana y ayuden a los fieles a crecer en ella, y que los sacerdotes, diáconos y quienes colaboran en la vida pastoral de la Iglesia tomen conciencia de la potencialidad evangelizadora de la liturgia exequial.

La Instrucción pastoral «Un Dios de vivos», sobre la fe en la resurrección, la esperanza cristiana ante la muerte y la celebración de las exequias, documento se aprobado en la Asamblea Plenaria de los obispos de la CEE celebrada del 16 al 20 de noviembre de 2020, puede descargarse en este enlace:

Instrucción pastoral «Un Dios de vivos»

 

Integrantes de la mesa

Convocada durante la Feria Internacional Funexpo, y con la colaboración del diario El Español, la mesa redonda “La labor social de los servicios funerarios” en la que estuvo Ramón Navarro también participaron Eli Bitan, presidente de la Federación de Comunidades Judías, Luis Morent Leal, secretario de la Unión Budista de España, Mohamed Ajama, secretario de la Comisión islámica de España, Leandro Roldán, secretario del Consejo Evangélico de Madrid.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 44828 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).