Carta pastoral de Mons. Sebastià Taltavull: Signos visibles de un amor invisible

Conocer con el corazón y ver con otros ojos. A menudo es lo que más nos cuesta, ya que estamos demasiado acostumbrados a visiones ideologizadas e inmediatistas. La dignidad de la persona humana pide más, infinitamente más. No es bueno quedarse anquilosado en un estadio inferior en el que no se percibe lo que la persona es en su verdad. Desde la fe, el amor humano es referencia necesaria para captar el amor divino. Lo dice san Juan: «Si alguien dice: “Yo amo a Dios”, pero no ama a su hermano, es un mentiroso, porque el que no ama a su hermano, que ve, no puede amar a Dios, a quien no ve» (1Jn 4,20). Ver con otros ojos, con los ojos de la fe, nos predispone a ver en cada hermano una presencia invisible, pero real, a Dios mismo.

De la misma manera, Jesús se hace visible, palpable, cercano, en cada hermano o hermana que vive una situación de precariedad: «todo lo que hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, conmigo lo hicisteis» (Mt 25,40). Nuestros ojos y nuestro corazón pueden intuir, por un don de Dios y de forma visible, esta presencia invisible. El «signo» en el matrimonio cristiano nos lleva a contemplar esta realidad de Dios presente en la pareja humana. Más aún, en palabras del papa Francisco, «la fecundidad de la pareja humana es “imagen” viva y eficaz, signo visible del acto creador» (AL 10).

Por ello, «La pareja que ama y genera la vida es la verdadera “escultura” viviente […] capaz de manifestar al Dios creador y salvador» (AL 11). De ahí, la afirmación inicial que contiene también el sentido y la dignidad de la familia humana. Por ello, podemos entender que «la capacidad de generar de la pareja humana es el camino por el cual se desarrolla la historia de la salvación. Bajo esta luz, la relación fecunda de la pareja se vuelve una imagen para descubrir y describir el misterio de Dios» (ibid.). Necesitamos otros ojos, los ojos de la fe, y leer con el corazón, para descubrir esta conexión entre la visión de Dios y la del hombre y cómo se dan a conocer y se sostienen mutuamente.

Luego, cuando esto se traslada a la relación con la comunidad de los creyentes, que es la Iglesia, aparece la familia como pequeña Iglesia, como Iglesia doméstica. Fijémonos en estas palabras pronunciadas por san Juan Pablo II en la homilía de la clausura del Sínodo de la Familia: «La familia es manifestación y realización de la Iglesia, imagen viva y representación histórica del misterio de la Iglesia, símbolo, testimonio y manifestación de la maternidad de la Iglesia». Y añade, además, que «no es solo una manifestación de la Iglesia, sino una manifestación privilegiada, necesaria e imprescindible». Pero sobre todo esto: «Estamos plenamente convencidos de que por medio de la familia la Iglesia vive y realiza la misión que le ha sido confiada». El año dedicado a la Familia Amoris laetitia debe ayudarnos a profundizar el valor de la familia y del matrimonio en los términos que expresan su dignidad y su misión de transformación social desde el amor.

+ Sebastià Taltavull

Obispo de Mallorca

Mons. Sebastià Taltavull Anglada
Acerca de Mons. Sebastià Taltavull Anglada 139 Articles
Mons. D. Sebastià Taltavull nace en Ciutadella de Menorca (Baleares), el 28 de enero de 1948. Después de los primeros estudios en la Compañía de Maria y en el Colegio salesiano, el año 1959 ingresa en el Seminario diocesano de Menorca y cursa los estudios de Humanidades, Filosofía y Teología. El 23 de septiembre de 1972 recibe la ordenación sacerdotal en la Catedral de Menorca, después de cursar estudios en la Facultad de Teología de Cataluña y obtener la Licenciatura en Teología dogmática. CARGOS PASTORALES El mismo día de la ordenación sacerdotal es nombrado Director de la Casa diocesana de Espiritualidad de Monte-Toro (1972-1984) y Delegado diocesano de Juventud (1972-1989). Dos años después, Rector del Santuario Diocesano de la Virgen de Monte-Toro, Patrona de Menorca (1975-1984). Es elegido Secretario del primer Consejo Diocesano de Pastoral (1973-1977) y Secretario del Consejo del Presbiterio y Colegio de Consultores (1983-1989). Fue Consiliario del Movimiento de Jóvenes Cristianos, de grupos de Revisión de Vida del MUEC y de Escultismo entre 1977 y 1989. Recibe el encargo de Formador (1977-1984) y Profesor de Teología dogmática (1977-1994) del Seminario y del Instituto Diocesano de Teología. Fue Rector del Seminario Diocesano de 1995 a 2002. El año 1984 es nombrado Párroco de San Rafael de Ciutadella, cargo que ejerce hasta 1992, año en que es nombrado Consiliario del Centro Catequístico de San Miguel (1992-2005). El 23 de septiembre de 1989 es nombrado Vicario General de la Diócesis de Menorca y Moderador de la Curia, cargos que ejerce hasta el año 2002, año en que es nombrado Párroco de Ntra. Sra. del Rosario de la Catedral y de San Francisco de Asís de Ciutadella y elegido Deán-Presidente del Cabildo y Penitenciario de la Catedral (2002-2005). Le es asignada la tarea de Moderador de la Asamblea Diocesana de Menorca celebrada entre los años 1996-1998. Además de trabajar en el Secretariado Diocesano de Catequesis en los Departamentos de Catequesis de adolescentes y jóvenes (1973-1995) es nombrado Delegado Diocesano de Catequesis (1989-1995) y forma parte del Secretariado Interdiocesano de Catequesis de Cataluña y Baleares (SIC), dedicándose especialmente a la catequesis de adolescentes, jóvenes y catequesis familiar. Como Consiliario ha trabajado en los Equipos de Matrimonios de Nuestra Señora (1988-2005) y se ha dedicado a la preparación y formación de catequistas (1973-1998) y de los matrimonios-catequistas de grupos de Catequesis familiar (1998-2005). Para los años 2002-2005 fue nombrado Delegado Diocesano de Medios de Comunicación Social y para las Relaciones Institucionales. Fue nombrado Obispo Auxiliar de Barcelona por Benedicto XVI el 28 de enero de 2009 y recibió la Ordenación episcopal el 21 de marzo de 2009. Es administrador apostólico de Mallorca desde el 8 de septiembre de 2016. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social y Pastoral Social. Anteriormente, fue miembro del Consejo Asesor de la Subcomisión de Catequesis y desde junio de 2005 Director del Secretariado de la Comisión Episcopal de Pastoral de la Conferencia Episcopal Española hasta su nombramiento como Obispo. Desde 2009 hasta 2011 fue miembro de dicha comisión. En 2011, fue elegido Presidente de dicha Comisión.