Carta pastoral de los obispos de las diócesis aragonesas: Día de la educación en la fe

CARTA DE LOS OBISPOS DE LAS DIÓCESIS ARAGONESAS CON MOTIVO DEL “DÍA DE LA EDUCACIÓN EN LA FE”

“Vale la pena creer” (DC 57)

En verdad os digo: el que cree tiene vida eterna” (Jn 6,47)

Queridos catequistas, profesores, animadores y acompañantes de personas, grupos y comunidades en el camino espiritual de la fe:

Jesús nos asegura: “el que cree tiene vida eterna” (Jn 6,47). No dice “tendrá”, sino que afirma “tiene”, en presente de indicativo. Porque se trata de una realidad que se verifica cuando abrimos nuestro corazón al Señor. Desde ese momento, la vida se dilata, se extiende, adquiere profundidad e intensidad.

El Papa Francisco afirmó en el Ángelus del 11 de junio de 2017: “¿Qué es esta vida eterna? Es el amor desmesurado y gratuito del Padre que Jesús ha donado en la cruz, ofreciendo su vida por nuestra salvación. Y este amor con la acción del Espíritu Santo ha irradiado una luz nueva sobre la tierra y en cada corazón humano que le acoge”.

El Señor nos busca, nos ama, nos espera, nos envía. Y desea que tengamos vida, y vida abundante. La vida de Dios se recibe por la fe. La vida eterna que se concede al creyente se exterioriza en el amor y la alegría. La vida divina en el presente está ligada a la palabra y a la persona de Jesucristo.

Comenzamos un nuevo curso con ilusión y esperanza. Comenzamos con alegría renovada y el firme deseo de ser evangelizadores con Espíritu y discípulos misioneros.

Confiamos en vuestra colaboración durante la fase diocesana del Sínodo de los Obispos sobre el tema: “Por una iglesia sinodal: comunión, participación y misión”.

Seguimos caminando juntos en la Formación Permanente. Este año, la Comisión Regional de Catequesis de Aragón ha elaborado unos guiones de trabajo sobre la primera parte del “Directorio para la Catequesis” (“La catequesis en la misión evangelizadora de la Iglesia”).

El catequista es “testigo de la fe y custodio de la memoria de Dios”, “maestro y mistagogo que introduce en el misterio de Dios, revelado en la Pascua de Cristo”, “acompañante y educador de quienes le han sido confiados por la Iglesia” (DC 113).

Os agradecemos, de corazón, vuestra disponibilidad, vuestra generosidad, el hecho de que sigáis compartiendo vuestro tiempo y vuestro trabajo. El servicio eclesial que desarrolláis tiene una gran importancia, porque en la educación en la fe se dan los pasos determinantes que permiten construir un futuro sólido como comunidad creyente.

 

Recibid nuestra gratitud y nuestro afecto, junto con nuestra bendición.

+ D. Carlos-Manuel Escribano Subías, Arzobispo de Zaragoza
+ D. Julián Ruiz Martorell, Obispo de Huesca y de Jaca
+ D. Eusebio Hernández Sola, Obispo de Tarazona

+ D. Ángel-Javier Pérez Pueyo, Obispo de Barbastro-Monzón

+ D. José-Antonio Satué Huerto, Obispo de Teruel y Albarracín

Mons. Carlos Escribano Subías
Acerca de Mons. Carlos Escribano Subías 210 Articles
Monseñor Carlos Manuel Escribano Subías nació el 15 de agosto de 1964 en Carballo (La Coruña), donde residían sus padres por motivos de trabajo. Su infancia y juventud transcurrieron en Monzón (Huesca). Diplomado en Ciencias Empresariales, trabajó varios años en empresas de Monzón. Más tarde fue seminarista de la diócesis de Lérida -a la que perteneció Monzón hasta 1995-, y fue enviado por su obispo al Seminario Internacional Bidasoa (Pamplona). Posteriormente, obtuvo la Licenciatura en Teología Moral en la Universidad Gregoriana de Roma (1996). Ordenado sacerdote en Zaragoza el 14 de julio de 1996 por monseñor Elías Yanes, ha desempeñado su ministerio en las parroquias de Santa Engracia (como vicario parroquial, 1996-2000, y como párroco, 2008-2010) y del Sagrado Corazón de Jesús (2000-2008), en dicha ciudad. En la diócesis de Zaragoza ha ejercido de arcipreste del arciprestazgo de Santa Engracia (1998-2005) y Vicario Episcopal de la Vicaría I (2005-2010). Como tal ha sido miembro de los Consejos Pastoral y Presbiteral Diocesanos. Además, ha sido Consiliario del Movimiento Familiar Cristiano (2003-2010), de la Delegación Episcopal de Familia y Vida (2006-2010) y de la Asociación Católica de Propagandistas (2007-2010). Ha impartido clases de Teología Moral en el Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón desde el año 2005 y conferencias sobre Pastoral Familiar en diferentes lugares de España. Finalmente, ha formado parte del Patronato de la Universidad San Jorge (2006-2008) y de la Fundación San Valero (2008-2010). Benedicto XVI le nombró obispo de Teruel y de Albarracín el 20 de julio de 2010, sucediendo a monseñor José Manuel Lorca Planes, nombrado Obispo de Cartagena en julio de 2009. Ordenado como Obispo de Teruel y de Albarracín el 26 de septiembre de 2010 en la S. I. Catedral de Teruel.