Carta pastoral de Mons. Eusebio Hernández: Fase diocesana del próximo Sínodo

En la publicación de “Iglesia en Tarazona” del pasado domingo, 12 de septiembre, presentábamos el tema del sínodo “Por una Iglesia sinodal: Comunión, participación y misión”; donde explicábamos y dábamos unas pinceladas terminológicas, y proponiendo algunas fechas para su estudio y celebración.

Uno de los aspectos más importantes del presente sínodo es que el Papa quiere que sea un acontecimiento de todo el Pueblo de Dios, con la participación de toda la iglesia, obispos, sacerdotes, religiosos/as, laicos, grupos, movimientos, etc. Todos estamos llamados a aportar sugerencias, propuestas e iniciativas; que nadie se sienta olvidado en esta convocatoria. Para ello se ha organizado el Sínodo en diversas fases: diocesana, nacional, internacional y asamblea plenaria. La participación será ya una experiencia de Iglesia Sinodal.

Ya hace tiempo que los medios de comunicación eclesiales nos vienen hablando de este acontecimiento como algo decisivo en la historia actual de nuestra Iglesia. El pasado día 7 de septiembre, el Secretariado del Sínodo publicó el Documento Preparatorio para la ASAMBLEA SINODAL y el Vademécum de este, donde se nos ofrece el camino a seguir y los materiales para el trabajo en común.

La primera fase del Proceso sinodal es una fase de escucha a las Iglesias Locales, es decir, a las diócesis. Tras una celebración de apertura en Roma el 9 y 10 de octubre de 2021, la fase diocesana del Sínodo comenzará el domingo 17 de octubre de 2021 en todas las Iglesias Particulares. La fase diocesana culminará en abril de 2022 con las aportaciones de nuestros grupos.

Ya en mayo de 2021, para ayudar la fase inicial del viaje sinodal, el Secretario General del Sínodo de los Obispos, el Cardenal Mario Grech, escribió a todos los obispos invitándonos a designar una persona o equipo de contacto para liderar la fase de escucha, que se comunicase directamente con los coordinadores en las parroquias y otras comunidades locales para preparar y facilitar el proceso de consulta; sería la persona de contacto diocesano. Y para este cargo hemos nombrado a D. Francisco Sánchez Sánchez. Él se ocupará de elegir aquellas personas que puedan ayudarle en esta delicada y enorme misión del proceso sinodal en su fase diocesana.

Nosotros iniciaremos esta fase con una ASAMBLEA DIOCESANA en el seminario el día 9 de octubre. Será un momento para tomar conocimiento de tarea que nos incumbe a todos sin excepción y ver cómo proceder en este camino sinodal. Se escucharán las indicaciones que nos trazan los documentos de la Santa Sede y veremos cómo podemos aplicarlos y ponerlos en práctica en nuestra Diócesis. Escucharemos sugerencias, ideas, inquietudes, preocupaciones… todo lo que el Espíritu pueda sugerirnos a cada uno de nosotros.

Después de este momento de toma de conocimiento del proceso diocesano sinodal, se tendrá otro celebrativo con una Eucaristía a las 19,00h. en la S.I. Catedral de Tarazona, el día 17 de octubre.

+Eusebio Hernández Sola, OAR
Obispo de Tarazona

Mons. Eusebio Hernández Sola
Acerca de Mons. Eusebio Hernández Sola 274 Articles
Nació en Cárcar (Navarra) el 29 de julio de 1944. Sus padres, Ignacio (+ 1973) y Áurea. Es el mayor de cuatro hermanos. Ingresó en el seminario menor de la Orden de los Padres Agustinos Recoletos, en Lodosa, el 12 de septiembre de 1955. En 1958 pasó al colegio de Fuenterrabía donde completó los cursos de humanidades y los estudios filosóficos. A continuación (1963-1964) ingresó en el noviciado del convento de la orden en Monteagudo (Navarra), donde hizo la primera profesión el 30 de agosto de 1964, pasando posteriormente a Marcilla donde cursó los estudios teológicos (1964-68). Aquí hizo la profesión solemne (1967); fue ordenado diácono (1967) y presbítero el 7 de julio de 1968. Su primer oficio pastoral fue el de asistente en la Parroquia de "Santa Rita" de Madrid, comenzando al mismo tiempo sus estudios de Derecho Canónico en la Universidad de "Comillas", de la Compañía de Jesús. Al curso siguiente (1969) fue traslado a la residencia universitaria "Augustinus", que la orden tiene en aquella ciudad. Se le confió la misión de director espiritual de sus 160 universitarios, continuó sus estudios de derecho canónico, que concluyó con el doctorado en 1971, e inició los de Derecho en la universidad complutense de Madrid (1969-1974). Durante el curso 1974-75 hizo prácticas jurídicas en la universidad y en los tribunales de Madrid. El 3 de noviembre de 1975 inició su trabajo en la Congregación para los Institutos de vida consagrada y Sociedades de vida apostólica. Desde 1976 fue el director del departamento de la formación y animación de la vida religiosa, siendo el responsable de la elaboración y publicación de los documentos de la Congregación; además dirige una escuela bienal de teología y derecho de la vida consagrada. Desde 1995 es "capo ufficio" del mismo Dicasterio. Por razones de trabajo los Superiores de la Congregación le han confiado multitud de misiones en numerosos países del mundo. Ha participado en variados congresos de vida consagrada, de obispos y de pastoral vocacional. Durante este tiempo ha ejercido de asistente en el servicio pastoral de la orden en Roma. El día 29 de enero de 2011 fue publicado su nombramiento como Obispo de Tarazona y fue ordenado el 19 de marzo, fiesta de San José, en la Iglesia de Ntra. Sra. de Veruela.