Carta pastoral de Mons. José María Yanguas: Respuestas a una doble pregunta

Queridos diocesanos:

Retomo hoy el tema de la semana pasada, centrado en el Sínodo de los Obispos que se celebrará en octubre de 2023, y que versará sobre una de las dimensiones o aspectos  fundamentales de la Iglesia: su carácter sinodal.

El objetivo principal de la asamblea de los Obispos que se reunirá en sínodo -una de las expresiones o manifestaciones de ese carácter sinodal de la Iglesia- es el de responder a una doble pregunta. La primera se interroga por el grado de sinodalidad que se vive en la Iglesia, y se puede formular de este modo: ¿cómo se realiza hoy en la Iglesia, a todos los niveles –parroquial, diocesano, de Conferencia Episcopal y de Iglesia universal- el “caminar juntos” para anunciar el Evangelio a todos los hombres?. Se trata, pues, de interrogarnos, en los distintos niveles apenas mencionados, sobre a) cómo vivimos la comunión en la fe de la Iglesia,  sus sacramentos, la caridad…; b) en qué grado participamos en la misión común de la Iglesia de anunciar a los hombres el Evangelio de Jesucristo, de acercarlos a las fuentes de la salvación, promoviendo la unidad de todo el género humano, puesto que ella “es, en Cristo, (…) signo e instrumento de la unión íntima con Dios y de la unidad de todo el género humano” (Lumen Gentium, 1); c) hasta qué punto nos sentimos corresponsables de la misión de la Iglesia, es decir, hasta qué punto tenemos  y sentimos que la misión de la Iglesia es nuestra, de todos y de cada uno, y como vivimos en concreto esa corresponsabilidad.

Mientras que esta primera pregunta se formula a modo de examen sobre el grado de la sinodalidad que viven nuestras comunidades cristianas, es decir, sobre la medida y calidad de nuestra comunión, nuestra participación y corresponsabilidad en la tarea encomendada por el Señor a todos los cristianos, la segunda pregunta busca descubrir los caminos “para crecer como Iglesia sinodal” (Documento preparatorio, Por una Iglesia sinodal: comunión participación y misión, n. 2). En este Documento se nos ofrecen pistas para ese crecimiento; entre otras aquellas que tienen como objetivo:

  • Dar a cada uno la oportunidad de expresarse y ser escuchado, para contribuir en la construcción del Pueblo de Dios;
  • Reconocer, valorar y apreciar los distintos carismas con los que el Espíritu Santo ha enriquecido y enriquece a la Iglesia;
  • Vivir la experiencia de “modos participados” de ejercer la responsabilidad en el anuncio de Evangelio y en el compromiso por edificar un mundo más habitable;
  • Mejorar o cambiar las formas de ejercer el poder que sean poco coherentes con el Evangelio o que no hundan en él sus raíces;
  • Sostener a la comunidad cristiana en el empeño por regenerar las relaciones distorsionadas entre individuos y comunidades; construir caminos de diálogo, de promoción de la fraternidad y de amistad social;
  • Aprender de las experiencias sinodales que han dado buenos frutos.

Se trata pues de favorecer la conciencia de pertenencia a la Iglesia, impulsando todas las prácticas encaminadas a una mayor participación en su vida y misión: revitalizar o renovar los consejos de economía que deben existir en todas las parroquias; crear los consejos de pastoral en aquellas otras que todavía no cuentan con él; participar activamente y con espíritu de iniciativa en el Consejo de Pastoral Diocesana y en el Consejo Presbiteral, como estructuras privilegiadas de sinodalidad; impulsar a nivel de arciprestazgo actividades que impliquen  a todas las parroquias del mismo; hacer propios y secundar los objetivos propuestos  para toda la diócesis; participar, crear o favorecer eventos que pongan de manifiesto la realidad del Pueblo de Dios en Cuenca (celebraciones diocesanas, peregrinaciones a los santuarios de la Virgen con mayor arraigo popular, a nivel diocesano, nacional o internacional; celebraciones interparroquiales de los sacramentos, formación de catequistas, preparación al matrimonio…). La tarea es un reto ilusionante. Y es de todos. Es decisivo tomar conciencia de ello.

+ José María Yanguas

Obispo de Cuenca

 

Mons. José María Yanguas
Acerca de Mons. José María Yanguas 169 Articles
Mons. José María Yanguas Sanz nació el 26 de octubre de 1947 en Alberite de Iregua (La Rioja), diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño. Siguió los estudios eclesiásticos en el Seminario diocesano y el 19 de junio de 1972 fue ordenado sacerdote en Logroño al servicio de la misma diócesis. En 1971 inició en Pamplona los esutdios de Filosofía y en el 1974 los de Teología en la respectiva Facultad de la Universidad de Navarra, obteniendo en el 1978 el doctorado en Teología y en el 1991 el de Filosofía en la misma universidad. Ha trabajado como Capellán y Profesor de Teología de los esudiantes de diversas Facultades Civiles de la Universidad de Navarra (1972-1978; 1980-1986), Secretario del Departamento de Teología para Universitarios (1976-1978), Capellán militar (1978-1980), Profesor de Teología Dogmática (1976-1981), Profesor de Ética y de Teología Moral (1981-1989), Miembro del Comité de Dirección de la revista Scripta Theologica (1982-1986), Director de Investigación de la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra y Profesor Asociado de Ética de la Facultad Eclesiástica de Filosofía (1988-1989), Oficial de la Congregación para los Obispos (1989-2005) y Profesor Visitante de la Pontificia Universidad de la Santa Cruz (1990-2005). En Roma ha sido Capellán de las Hermanas de la Sagrada Familia de Spoleto y ha colaborado pastoralmente en la Parroquia de Santa María de la Divina Providencia (1990-2005). El 20 de abril de 2001 fue nombrado Prelado de Honor de Su Santidad. Ha publicado numerosos artículos en las revistas Scripta Teologica y Annales Teologici; en las “Actas de Congresos y Simposios de Teología”, Pamplona, 1985, y Roma, Cittá Nuova Editrice, 1986, 1988. Es autor de los siguientes libros: - Pneumatología de San Basilio. La divinidad del Espíritu Santo y su consustancialidad con el Padre y el Hijo, Eunsa, Pamplona, 1983; - Constitutionis Pastoralis Gaudium et Spes sinopsis histórica: De Ecclesia et vocatione hominis, Pamplona, 1985; - La intención fundamental. El pensamiento de Dietrich von Hildebrand: contribución al estudio de un concepto moral clave, Barcelona, 1994. Además de español habla francés, inglés, italiano y alemán. Nombrado Obispo de Cuenca el 23 de diciembre de 2005, recibió la Ordenación Episcopal y tomó posesión de la Sede de Cuenca, en la Catedral, el 25 de febrero de 2006, de manos del Excmo. y Rvmo. Mons. Antonio Cañizares Llovera, Arzobispo de Toledo. Es miembro de la Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe y de la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades de la CEE (Conferencia Episcopal Española).