Carta pastoral de Mons. Eusebio Hernández: «Por una Iglesia sinodal: comunión, participación y misión»

Este próximo curso viviremos una experiencia nueva en comunión con toda la Iglesia. El papa Francisco ha convocado un sínodo de obispos con el tema: «Por una Iglesia sinodal: comunión, participación y misión», que se celebrará en el mes de octubre de 2022. Falta, pues, un año, pero ha sido deseo del Papa que hasta esa fecha todas las diócesis del mundo se impliquen en su preparación.

El Sínodo de los Obispos es una institución permanente, creada por el papa S. Pablo VI, el 15 de septiembre de 1965, apenas concluida la celebración del Concilio Vaticano II. Esta iniciativa de S. Pablo VI daba respuesta a los deseos de los Padres del Concilio Vaticano II para mantener vivo el espíritu de colegialidad nacido de la experiencia conciliar.

Desde entonces se han celebrado quince sínodos en los que se han tratado temas de gran importancia para la vida de la Iglesia y para promocionar el espíritu evangelizador. El Sínodo es una asamblea de obispos que representa al episcopado católico y tiene como tarea ayudar al Papa en el gobierno de la Iglesia universal dándole su consejo.

El sínodo da la oportunidad de que los obispos reunidos con el Santo Padre, puedan intercambiarse mutuamente información y compartir experiencias, con el objetivo común de buscar soluciones pastorales que tengan validez y aplicación universal.

La palabra “sínodo”, derivada de los términos griegos syn, que significa “juntos” y hodos, que significa “camino”, expresa la idea de “caminar juntos” o hacer un camino en comunión y, a la vez, en diálogo, pues es esa la misión de cada sínodo, intercambiar y comunicar las experiencias.

La novedad del XVI Sínodo de los Obispos es, como decía al inicio, la implicación de todas las diócesis en una primera fase preparatoria, por ello se articulará ahora en tres fases, entre octubre del 2021 y el octubre del 2023, pasando por una fase diocesana, nacional y otra continental.

La fecha del inicio de la fase diocesana será el 9 de octubre, en el seminario, en la que tendremos una presentación del Sínodo y de los trabajos diocesanos que deberemos realizar. Por otra parte, el 17 de octubre, tendremos la solemne apertura de la fase diocesana del Sínodo en la Catedral. La fase diocesana durará desde octubre del 2021 a abril de 2022.

He querido hoy presentaros esta iniciativa que en los próximos días iremos concretando más, mi intención es comenzar a animaros a todos para tomar con ilusión esta llamada a la participación que la Iglesia y el Papa nos hacen.

Os saludo cordialmente y bendigo

 

+ Eusebio Hernández Sola, OAR

Obispo de Tarazona

Mons. Eusebio Hernández Sola
Acerca de Mons. Eusebio Hernández Sola 273 Articles
Nació en Cárcar (Navarra) el 29 de julio de 1944. Sus padres, Ignacio (+ 1973) y Áurea. Es el mayor de cuatro hermanos. Ingresó en el seminario menor de la Orden de los Padres Agustinos Recoletos, en Lodosa, el 12 de septiembre de 1955. En 1958 pasó al colegio de Fuenterrabía donde completó los cursos de humanidades y los estudios filosóficos. A continuación (1963-1964) ingresó en el noviciado del convento de la orden en Monteagudo (Navarra), donde hizo la primera profesión el 30 de agosto de 1964, pasando posteriormente a Marcilla donde cursó los estudios teológicos (1964-68). Aquí hizo la profesión solemne (1967); fue ordenado diácono (1967) y presbítero el 7 de julio de 1968. Su primer oficio pastoral fue el de asistente en la Parroquia de "Santa Rita" de Madrid, comenzando al mismo tiempo sus estudios de Derecho Canónico en la Universidad de "Comillas", de la Compañía de Jesús. Al curso siguiente (1969) fue traslado a la residencia universitaria "Augustinus", que la orden tiene en aquella ciudad. Se le confió la misión de director espiritual de sus 160 universitarios, continuó sus estudios de derecho canónico, que concluyó con el doctorado en 1971, e inició los de Derecho en la universidad complutense de Madrid (1969-1974). Durante el curso 1974-75 hizo prácticas jurídicas en la universidad y en los tribunales de Madrid. El 3 de noviembre de 1975 inició su trabajo en la Congregación para los Institutos de vida consagrada y Sociedades de vida apostólica. Desde 1976 fue el director del departamento de la formación y animación de la vida religiosa, siendo el responsable de la elaboración y publicación de los documentos de la Congregación; además dirige una escuela bienal de teología y derecho de la vida consagrada. Desde 1995 es "capo ufficio" del mismo Dicasterio. Por razones de trabajo los Superiores de la Congregación le han confiado multitud de misiones en numerosos países del mundo. Ha participado en variados congresos de vida consagrada, de obispos y de pastoral vocacional. Durante este tiempo ha ejercido de asistente en el servicio pastoral de la orden en Roma. El día 29 de enero de 2011 fue publicado su nombramiento como Obispo de Tarazona y fue ordenado el 19 de marzo, fiesta de San José, en la Iglesia de Ntra. Sra. de Veruela.