Card. Parolin: «Integrar diversas realidades es a menudo difícil y lento, pero se trata de un camino seguro que debemos recorrer»

El número dos del Vaticano, el cardenal Pietro Parolin ha reiterado en el II Encuentro Internacional de Políticos Católicos la necesidad de que la acción política incluya «una dimensión antropológica fundada, que pone al centro la persona», de que se reconozca el valor de la justicia como «regulador social», y de una «política coherente que, desde la comunidad política local o nacional, sea capaz de actuar hasta la dimensión internacional».

«¿Es suficiente, en un mundo dominado por la crisis, que la pandemia solo ha acentuado, una presencia orientada al mero servicio […]? ¿O más bien debemos trabajar para que una humanidad, en este momento encerrada por la emergencia del contagio, pueda comprender los signos de los tiempos y no se conforme con captar la realidad, quizá contemplarla, pero después sucumbir bajo su peso?». Con esta pregunta ha arrancado el secretario de Estado del Vaticano, cardenal Pietro Parolin, su intervención en el II Encuentro Internacional de Políticos Católicos este sábado, 4 de septiembre, en la Universidad CEU San Pablo.

El número dos del Vaticano ha agradecido la organización de estas jornadas a la archidiócesis de Madrid y su pastor, cardenal Carlos Osoro, y a la Academia Latinoamericana de Líderes Católicos, con el apoyo de la Fundación Konrad Adenauer, porque son una ocasión para «reflexionar sobre el modo en que podemos trabajar para contribuir a la edificación del bien común» en un momento como este de la pandemia, que «afecta al mundo entero», y en el que tenemos «la exigencia de salir de una crisis profunda y difícil de interpretar, que pide en primer lugar que se refuercen los equilibrios sociales, las economías, la estructura de los países y las capacidades de los gobiernos».

Cultura del encuentro y amistad social

A los cerca de 70 políticos católicos participantes, procedentes de 19 países, les ha pedido que, aparte de «el mayor compromiso, competencia, transparencia y profesionalidad», se planteen «qué puede aportar la visión cristiana», que es «esperanza y certeza al mismo tiempo». Y, al hilo de esta invitación, ha puesto el foco en dos aspectos clave del magisterio de la Iglesia y del Papa Francisco para la construcción del bien común: la cultura del encuentro y la amistad social, que no pueden reducirse por los políticos a «meros eslóganes de propaganda».

La cultura del encuentro –ha desgranado– es una actitud que pasa por «hacer de la diversidad un valor agregado, un enriquecimiento», que permite las personas desarrollen, en palabras de Evangelii gaudium, «la dimensión social de sus vidas configurándose como ciudadanos responsables en el seno de un pueblo, no como masa arrastrada por las fuerzas dominantes». «Integrar diversas realidades es a menudo difícil y lento, pero […] se trata de un camino seguro que debemos recorrer para garantizar una sólida consistencia a la acción política, para que sea capaz no sólo de responder a la crisis, sino de afrontarla y superarla», ha aseverado.

Mientras, la amistad social –ha proseguido el cardenal Parolin– «no es puro sentimiento ni una construcción del pensamiento», sino «el efecto de la acción política, de la mejor, la que es capaz de comprender las exigencias desde abajo y trasladarlas subsidiariamente al plano decisorio, legislativo, económico y social». Y ahí emerge, de forma irremediable, la «preocupación por los que más sufren, por los que son descartados, volviéndose casi invisibles», muchas veces «víctimas de políticas y de estrategias económicas que solo encuentran referencia en los datos analíticos, en los índices de producción o en la escala de eficiencia».

mesa parolin 1

Recuperación pospandemia para todos

Para ilustrar cómo cambia la acción política esta aproximación, el secretario de Estado ha recurrido a la vacunación frente a la COVID-19: conscientes de que «nadie se salva solo, que únicamente es posible salvarse juntos» –en expresión del Papa–, con la amistad social se extiende «toda acción más allá de las fronteras de una comunidad, de una región y de un estado», y con la cultura del encuentro se «elimina la exclusión, el desprecio y la rígida división en categorías que atribuyen una dignidad distinta, quizá diferentes derechos fundamentales o tratos discriminatorios».

En este sentido, ha advertido del riesgo de que la recuperación pospandemia llegue solo a unos y acarree «la ulterior marginación para la mayoría de países», y ha lamentado que, particularmente en esta crisis, parece que «los procesos legislativos se ven restringidos por un funcionalismo del momento», las decisiones de las instituciones son «el fruto de un equilibrio de intereses contrapuestos y casi nunca convergentes», y «las decisiones económicas solo tienen el sabor de la asistencia momentánea y no de la continuidad». También ha criticado en otro punto que temas clave como democracia, libertad, justicia o unidad «se perciban como meros componentes del lenguaje político», más que como «factores inspiradores de un programa político, de la conducta de las instituciones y del tejido social de la nación».

Frente a estos problemas, el número dos del Vaticano ha reiterado la necesidad de que la acción política incluya «una dimensión antropológica fundada, que pone al centro la persona», de que se reconozca el valor de la justicia como «regulador social», y de una «política coherente que, desde la comunidad política local o nacional, sea capaz de actuar hasta la dimensión internacional». Además, de forma especial en momentos como el actual, ha recordado que hay desafíos que requieren ser «gobernados» y ha solicitado que la autoridad no se ejerza con «una visión personal, partidista o nacional», sino con «un sistema organizado de personas e ideas compartidas y posibles» en busca del bien común.

«La Iglesia tiene que hacer política»

En la presentación del acto han intervenido el cardenal Osoro; el primer consejero de la Nunciatura en España, monseñor Daniele Liessi; el consejero de Educación de la Comunidad de Madrid, Enrique Ossorio; el presidente de la Asociación Católica de Propagandistas y de la Fundación Universitaria San Pablo CEU, José Antonio Bullón de Mendoza; el director general de la Academia de Líderes Católicos, José Antonio Rosas; el representante de la Fundación Konrad Adenauer Wilhelm Hofmeister, y el expresidente de la Cámara de Diputados de Italia Rocco Buttiglione, también vinculado a la academia.

mesa parolin 0

«La Iglesia tiene que hacer política. Pero la política de la Iglesia no es la política de los partidos, es la política de la construcción de los pueblos y las naciones –ha dicho Buttiglione–. La Iglesia llama a no olvidar las razones fundamentales de la convivencia». «Muchos de nuestros partidos no están a la altura para enfrentarse a los problemas de la sociedad moderna», ha asegurado Hofmeister, apostando por encuentros como este para que haya «nuevas ideas para convertir a sus partidos en verdaderos instrumentos orientados al bien común». «Somos sal de la tierra, como dice Jesús, llamado a sazonar un poquito del sabor del Evangelio en nuestras decisiones y en la dinámica de la vida diaria», ha añadido monseñor Liessi en representación del nuncio, monseñor Bernardito Auza, que estaba en la ordenación del nuevo obispo de Mondoñedo-Ferrol.

mesa parolin 4

Tras el acto de esta mañana, los participantes se han hecho la habitual foto de familia y han continuado los coloquios. Entre ellos se encuentran Željana Zovko, vicepresidenta de la Comisión de Exteriores del Parlamento Europeo; Antonio López-Istúriz, secretario general del Partido Popular Europeo; Ana Paula Siquiera, diputada de Brasil y presidenta de la Comisión de la Mujer; Paola Binetti, vicepresidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Senado de Italia; Miguel Ángel Rodríguez Echeverria, expresidente de Costa Rica; Enrique Iglesias, ex secretario general iberoamericano; Consuelo Madrigal, ex fiscal general del Estado de España; Margarita Zavala, excandidata presidencial de México, o representantes de todas las formaciones políticas españolas.

(Archidiócesis de Madrid)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 44828 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).