Carta pastoral de Mons. Sebastià Taltavull: El alimento que nos fortalece para seguir caminando

La experiencia diaria a veces pone en evidencia la dificultad de asumir compromisos de larga duración o para toda la vida. También presenciamos la débil, poca o nula capacidad de aguante por lo que respecta a compromisos puntuales, hasta el punto de echarse atrás renunciando a promesas formuladas o a la palabra dada. Pasa lo mismo cuando en cualquier momento de la vida aparecen dificultades aparentemente invencibles o se desconfía de quien nos ha confiado un encargo. En estos momentos extremos, se acostumbra a decir: «¡Ya no puedo más! ¡Basta!». ¿Qué ha pasado? Puede haber muchas respuestas a situaciones muy diversas, pero con un denominador común que nos hace mirar a la persona en sí misma y decir: probablemente no tenía suficiente fuerza interior para enfrentarse con la realidad o no disponía del valor que es necesario para superar cualquier obstáculo.

Esta experiencia tan humana como frecuente, ya la vemos presente en la Biblia. Tenemos el ejemplo del profeta Elías cuando ha llegado a esta situación límite; él representa en cierta manera a todas aquellas personas que ya no tienen fuerza para seguir adelante y se hunden debido a sus fracasos o a su baja autoestima. Él ha dicho: «Basta ya, Señor, quítame la vida, pues yo no valgo más que mis padres» (1Re 19,4). Podríamos tejer una larga relación de situaciones que conocemos, o que, tal vez, incluso vivimos. Podríamos repasar los momentos de desánimo, de renuncia a opciones tomadas, de paradas por cansancio en caminos recientemente iniciados. Podríamos centrarnos en nuestro compromiso bautismal, en nuestra forma de avanzar como cristianos, en la conciencia de pertenecer a la comunidad cristiana y ser enviados a anunciar a Jesucristo. ¿Nos sentimos animados a hacerlo?

Quizás estamos ante una crisis de fidelidad que necesita de un alimento que no podemos desestimar. ¿Dónde encontrar, pues, la respuesta? ¿Quién puede ofrecer una propuesta de confianza? Acudimos ahora a la Palabra de Dios, actitud que por sí misma ya manifiesta una búsqueda sincera de la verdad. Sabemos que Jesús es la Verdad, lo ha dicho Él mismo. La respuesta que buscamos a las cuestiones que nos preocupan y nos afectan hasta el límite de nuestra búsqueda, tiene, por tanto, un aspecto personal y también una dimensión social. Pongamos en Él toda la confianza, confiemos en Jesús, quien, además, se nos da como alimento. Siguiendo sus palabras, ahora se trata de aceptarlo como «pan vivo, bajado del cielo» (Jn 6,51), como alimento «para que dé vida al mundo» y poder vivir «para siempre» y así se anticipa en el sacramento de la Eucaristía. Preguntémonos: ¿cómo nos ayuda en nuestro estado de ánimo, en nuestra fidelidad, en nuestras decisiones? Pensemos que lo que el alimento material produce en nuestra vida corporal, la comunión lo realiza, de una manera admirable, en nuestra vida espiritual. Así, fortalecidos, ¡podemos seguir caminando!

+ Sebastià Taltavull

Obispo de Mallorca

Mons. Sebastià Taltavull Anglada
Acerca de Mons. Sebastià Taltavull Anglada 138 Articles
Mons. D. Sebastià Taltavull nace en Ciutadella de Menorca (Baleares), el 28 de enero de 1948. Después de los primeros estudios en la Compañía de Maria y en el Colegio salesiano, el año 1959 ingresa en el Seminario diocesano de Menorca y cursa los estudios de Humanidades, Filosofía y Teología. El 23 de septiembre de 1972 recibe la ordenación sacerdotal en la Catedral de Menorca, después de cursar estudios en la Facultad de Teología de Cataluña y obtener la Licenciatura en Teología dogmática. CARGOS PASTORALES El mismo día de la ordenación sacerdotal es nombrado Director de la Casa diocesana de Espiritualidad de Monte-Toro (1972-1984) y Delegado diocesano de Juventud (1972-1989). Dos años después, Rector del Santuario Diocesano de la Virgen de Monte-Toro, Patrona de Menorca (1975-1984). Es elegido Secretario del primer Consejo Diocesano de Pastoral (1973-1977) y Secretario del Consejo del Presbiterio y Colegio de Consultores (1983-1989). Fue Consiliario del Movimiento de Jóvenes Cristianos, de grupos de Revisión de Vida del MUEC y de Escultismo entre 1977 y 1989. Recibe el encargo de Formador (1977-1984) y Profesor de Teología dogmática (1977-1994) del Seminario y del Instituto Diocesano de Teología. Fue Rector del Seminario Diocesano de 1995 a 2002. El año 1984 es nombrado Párroco de San Rafael de Ciutadella, cargo que ejerce hasta 1992, año en que es nombrado Consiliario del Centro Catequístico de San Miguel (1992-2005). El 23 de septiembre de 1989 es nombrado Vicario General de la Diócesis de Menorca y Moderador de la Curia, cargos que ejerce hasta el año 2002, año en que es nombrado Párroco de Ntra. Sra. del Rosario de la Catedral y de San Francisco de Asís de Ciutadella y elegido Deán-Presidente del Cabildo y Penitenciario de la Catedral (2002-2005). Le es asignada la tarea de Moderador de la Asamblea Diocesana de Menorca celebrada entre los años 1996-1998. Además de trabajar en el Secretariado Diocesano de Catequesis en los Departamentos de Catequesis de adolescentes y jóvenes (1973-1995) es nombrado Delegado Diocesano de Catequesis (1989-1995) y forma parte del Secretariado Interdiocesano de Catequesis de Cataluña y Baleares (SIC), dedicándose especialmente a la catequesis de adolescentes, jóvenes y catequesis familiar. Como Consiliario ha trabajado en los Equipos de Matrimonios de Nuestra Señora (1988-2005) y se ha dedicado a la preparación y formación de catequistas (1973-1998) y de los matrimonios-catequistas de grupos de Catequesis familiar (1998-2005). Para los años 2002-2005 fue nombrado Delegado Diocesano de Medios de Comunicación Social y para las Relaciones Institucionales. Fue nombrado Obispo Auxiliar de Barcelona por Benedicto XVI el 28 de enero de 2009 y recibió la Ordenación episcopal el 21 de marzo de 2009. Es administrador apostólico de Mallorca desde el 8 de septiembre de 2016. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social y Pastoral Social. Anteriormente, fue miembro del Consejo Asesor de la Subcomisión de Catequesis y desde junio de 2005 Director del Secretariado de la Comisión Episcopal de Pastoral de la Conferencia Episcopal Española hasta su nombramiento como Obispo. Desde 2009 hasta 2011 fue miembro de dicha comisión. En 2011, fue elegido Presidente de dicha Comisión.