Carta pastoral de Mons. Rafael Zornoza: Descansar para aprender a vivir lo esencial

El reposo no es un capricho, ni un lujo, sino una necesidad para reponer nuestras fuerzas y templar el espíritu, para “cargar las pilas”, como se suele decir. Cada vez es más necesario hacerlo, porque nuestra vida habitual está demasiado sometida a prisas que impiden pensar serenamente, distanciarse de los problemas, contemplar la marcha de la vida en su conjunto y hablar con Dios. Quedamos como aprisionados en este tejido de ocupaciones, de relaciones y de necesidades que constituyen el afán cotidiano. El engranaje de nuestra vida normal del trabajo y de las preocupaciones de cada día, muchas veces nos impiden ir al fondo de la realidad que vivimos. Las circunstancias actuales también nos pueden hacer estar en un estado de alerta continuo.

Es necesario, pues, dar descanso a nuestra capacidad física y sosiego a nuestro espíritu, sintiéndonos muy cercanos a quienes no tengan esta posibilidad. Es imprescindible también revitalizar las fuerzas espirituales para poder después trabajar por el Reino de Dios, por la familia, por los demás. Las vacaciones nos permiten mirar nuestra vida con mayor perspectiva, siendo un espacio de silencio, de silencio interior sobre todo, que nos ayude a hacer un discernimiento sereno sobre nosotros mismos.

Como dijo San Juan de la Cruz, “Dios da a quien se da”. La síntesis armoniosa de las muchas actividades que comporta la vida se consigue en unión con Dios, no descentrados por el activismo, siendo “contemplativos en la acción”. De este modo, anclados profundamente en el Señor, unidos a Él en la oración y la escucha de su Palabra, podremos servir a los hermanos en medio del mundo, ser hospitalarios y construir un mundo más justo y fraterno de acuerdo con los planes de Dios. Recuerda que en todo momento puedes ser testigo de Cristo Resucitado, como discípulo misionero suyo. Él acoge a todos para mantenernos unidos, a fin de convertirnos en una misma familia. En este tiempo de verano acojámonos al Señor y acojamos al Señor escuchando su Palabra y poniéndola por obra.

Con una mirada cristiana es posible vivir todo lo que sucede o lo que hacemos como un bien: “Sabemos que a los que aman a Dios todo les sirve para el bien: a los que ha llamado conforme a su designio” (Rm 8,28). Jesús nos enseña a vivir el equilibrio entre acción y contemplación. “Solo una cosa es necesaria” (Cf. Lc 10, 38-42): solo lo que es esencial –vivir unidos al Señor haciendo su voluntad— es lo que salvaguarda el corazón y ordena la actividad y los afectos. Debemos acoger siempre al Señor que pide nuestra hospitalidad, aunque realmente es Él quien nos acoge a nosotros cuando le escuchamos y le acogemos en el corazón.

Sigamos unidos en la oración pidiendo unos por otros. También yo me encomiendo a tus oraciones. Cuenta también con las mías. No olvides en estos días de verano vivir la caridad y estar cerca de los necesitados. A veces los tenemos muy cerca.

+ Rafael Zornoza

Obispo de Cádiz y Ceuta

Mons. Rafael Zornoza
Acerca de Mons. Rafael Zornoza 339 Articles
RAFAEL ZORNOZA BOY nació en Madrid el 31 de julio de 1949. Es el tercero de seis hermanos. Estudió en el Colegio Calasancio de Madrid con los PP. Escolapios, que simultaneaba con los estudios de música y piano en el R. Conservatorio de Madrid. Ingresó en el Seminario Menor de Madrid para terminar allí el bachillerato. En el Seminario Conciliar de Madrid cursa los Estudios Teológicos de 1969 a 1974, finalizándolos con el Bachillerato en Teología. Ordenado sacerdote el 19 de marzo de 1975 en Madrid fue destinado como vicario de la Parroquia de San Jorge, y párroco en 1983. Impulsó la pastoral juvenil, matrimonial y de vocaciones. Fue consiliario de Acción Católica y de promovió los Cursillos de Cristiandad. Arcipreste del Arciprestazgo de San Agustín y miembro elegido para el Consejo Presbiteral de la Archidiócesis de Madrid desde 1983 hasta que abandona la diócesis. Es Licenciado en Teología Bíblica por la Universidad Pontificia Comillas de Madrid, donde también realizó los cursos de doctorado. Preocupado por la evangelización de la cultura organizó eventos para el diálogo con la fe en la literatura y el teatro e inició varios grupos musicales –acreditados con premios nacionales e internacionales–, participando en numerosos eventos musicales como director de coros aficionados y profesor de dirección coral. Ha colaborado además como asesor en trabajos del Secretariado de Liturgia de la Conferencia Episcopal. En octubre de 1991 acompaña como secretario particular al primer obispo de la de Getafe al iniciarse la nueva diócesis. Elegido miembro del Consejo Presbiteral perteneció también al Colegio de Consultores. Inicia el nuevo seminario de la diócesis en 1992 del que es nombrado Rector en 1994, desempeñando el cargo hasta 2010. Ha sido profesor de Teología en la Escuela Diocesana de Teología de Getafe, colaborador en numerosos cursos de verano y director habitual de ejercicios espirituales. Designado por el S.S. el Papa Benedicto XVI obispo titular de Mentesa y auxiliar de la diócesis de Getafe y fue ordenado el 5 de febrero de 2006. Hay que destacar en este tiempo su dedicación a la Formación Permanente de los sacerdotes. También ha potenciado con gran dedicación la pastoral de juventud, creando medios para la formación de jóvenes cristianos, como la Asociación Juvenil “Llambrión” y la Escuela de Tiempo Libre “Semites”, que capacitan para esta misión con la pedagogía del tiempo libre, campamentos y actividades de montaña. Ha impulsado además las Delegaciones de Liturgia, Pastoral Universitaria y de Emigrantes, de importancia relevante en la Diócesis de Getafe, así como diversas iniciativas para afrontar la nueva evangelización. Pertenece a la Comisión Episcopal de Seminarios de la Conferencia Episcopal Española –encargado actualmente de los Seminarios Menores– y a la Comisión Episcopal del Clero. Su lema pastoral es: “Muy gustosamente me gastaré y desgastaré por la salvación de vuestras almas” (2Cor 12,13). El 30 de agosto de 2011 se ha hecho público su nombramiento por el Santo Padre Benedicto XVI como Obispo electo de Cádiz y Ceuta. El 22 octubre ha tomado posesión de la Diócesis de Cadiz y Ceuta.