Carta pastoral de Mons. Sebastià Taltavull: ¡Obedecer a Dios antes que obedecer a los hombres!

La fiesta del apóstol Santiago nos sitúa ante una aventura que para los seguidores de Jesús puede ser decisiva, en el sentido de escuchar e integrar el contenido de una Palabra que es de Dios y que saca a la luz pública uno de los aspectos más fundamentales de la Iglesia por lo que respecta a sus convicciones de fe y estilo pastoral. Nos puede ayudar, por una parte, el sentido de peregrinación, que une a tantas personas, creyentes y no creyentes, en su recorrido por el “camino de Santiago”. Este tono itinerante puede hacernos tomar conciencia de nuestra condición humana a la búsqueda de sentido, orientados hacia Alguien que nos llama y nos espera para vivirlo plenamente. Y, por otra parte, situarnos en la centralidad de Jesucristo en nuestras vidas, en su total obediencia al Padre y en su conducta de servir a todos, hasta dar la vida.

Santiago, con Pedro y el resto de los apóstoles, tiene muy claro en quién ha puesto toda su confianza. Tienen la fuerza del Espíritu Santo, lo constatamos sin ningún género de duda a lo largo del Nuevo Testamento, y en la afirmación que hemos escuchado refiriéndose a la muerte y resurrección de Jesucristo: “Testigos de esto somos nosotros y el Espíritu Santo, que Dios da a los que le obedecen” (Ac 5,32). Los apóstoles saben bien en quien creen y, por ello, hablan e incluso se enfrentan a las autoridades religiosas cuando les prohíben formalmente enseñar en nombre de Jesús.

En la misma o parecida situación se encuentran hoy obispos, sacerdotes, religiosos y laicos, e incluso comunidades cristianas enteras, que están ofreciendo su vida para llevar el Evangelio a todos los rincones de la tierra, y padecen persecución por esta causa. Manifestemos nuestra plena comunión y solidaridad con ellos, ya que estamos recibiendo constantemente noticias de su coraje, de su valentía, de su coherencia hasta el testimonio de la entrega de su vida por amor a Jesucristo y, en Él, a las comunidades con las que comparten la fe y a los hombres y mujeres a los que sirven.

Lo tienen tan claro que están convencidos de que “hay que obedecer a Dios antes que a los hombres” (Ac 5,29). Se trata de una convicción que es el resultado de una clara definición por Jesucristo como Señor, lo cual significa que Él lo es todo en mi vida, tan identificado con mi persona, con mi pensamiento y mi actuación que, como dice san Pablo, “la vida que ahora vivo, ya no es mía; es Cristo quien vive en mí” (Ga 2,20). Aunque el mensaje de Jesús se expresa con toda claridad, hay quien se opone por motivos de prestigio y promoción personal. Luego es cuando Jesús saca a la exposición pública su estilo pastoral, el de la sencillez y el servicio como elementos distintivos de los que han decidido seguirle, plenamente identificados con Él.

+ Sebastià Taltavull

Obispo de Mallorca

Mons. Sebastià Taltavull Anglada
Acerca de Mons. Sebastià Taltavull Anglada 129 Articles
Mons. D. Sebastià Taltavull nace en Ciutadella de Menorca (Baleares), el 28 de enero de 1948. Después de los primeros estudios en la Compañía de Maria y en el Colegio salesiano, el año 1959 ingresa en el Seminario diocesano de Menorca y cursa los estudios de Humanidades, Filosofía y Teología. El 23 de septiembre de 1972 recibe la ordenación sacerdotal en la Catedral de Menorca, después de cursar estudios en la Facultad de Teología de Cataluña y obtener la Licenciatura en Teología dogmática. CARGOS PASTORALES El mismo día de la ordenación sacerdotal es nombrado Director de la Casa diocesana de Espiritualidad de Monte-Toro (1972-1984) y Delegado diocesano de Juventud (1972-1989). Dos años después, Rector del Santuario Diocesano de la Virgen de Monte-Toro, Patrona de Menorca (1975-1984). Es elegido Secretario del primer Consejo Diocesano de Pastoral (1973-1977) y Secretario del Consejo del Presbiterio y Colegio de Consultores (1983-1989). Fue Consiliario del Movimiento de Jóvenes Cristianos, de grupos de Revisión de Vida del MUEC y de Escultismo entre 1977 y 1989. Recibe el encargo de Formador (1977-1984) y Profesor de Teología dogmática (1977-1994) del Seminario y del Instituto Diocesano de Teología. Fue Rector del Seminario Diocesano de 1995 a 2002. El año 1984 es nombrado Párroco de San Rafael de Ciutadella, cargo que ejerce hasta 1992, año en que es nombrado Consiliario del Centro Catequístico de San Miguel (1992-2005). El 23 de septiembre de 1989 es nombrado Vicario General de la Diócesis de Menorca y Moderador de la Curia, cargos que ejerce hasta el año 2002, año en que es nombrado Párroco de Ntra. Sra. del Rosario de la Catedral y de San Francisco de Asís de Ciutadella y elegido Deán-Presidente del Cabildo y Penitenciario de la Catedral (2002-2005). Le es asignada la tarea de Moderador de la Asamblea Diocesana de Menorca celebrada entre los años 1996-1998. Además de trabajar en el Secretariado Diocesano de Catequesis en los Departamentos de Catequesis de adolescentes y jóvenes (1973-1995) es nombrado Delegado Diocesano de Catequesis (1989-1995) y forma parte del Secretariado Interdiocesano de Catequesis de Cataluña y Baleares (SIC), dedicándose especialmente a la catequesis de adolescentes, jóvenes y catequesis familiar. Como Consiliario ha trabajado en los Equipos de Matrimonios de Nuestra Señora (1988-2005) y se ha dedicado a la preparación y formación de catequistas (1973-1998) y de los matrimonios-catequistas de grupos de Catequesis familiar (1998-2005). Para los años 2002-2005 fue nombrado Delegado Diocesano de Medios de Comunicación Social y para las Relaciones Institucionales. Fue nombrado Obispo Auxiliar de Barcelona por Benedicto XVI el 28 de enero de 2009 y recibió la Ordenación episcopal el 21 de marzo de 2009. Es administrador apostólico de Mallorca desde el 8 de septiembre de 2016. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social y Pastoral Social. Anteriormente, fue miembro del Consejo Asesor de la Subcomisión de Catequesis y desde junio de 2005 Director del Secretariado de la Comisión Episcopal de Pastoral de la Conferencia Episcopal Española hasta su nombramiento como Obispo. Desde 2009 hasta 2011 fue miembro de dicha comisión. En 2011, fue elegido Presidente de dicha Comisión.