Mª Teresa Marcos, canciller-secretaria general de la diócesis de Plasencia: «Siento en mis espaldas el peso y la responsabilidad de ser mujer»

Las puertas de la Diócesis de Plasencia se abren para recibir a María Teresa Marcos Martín, nombrada nueva Canciller-Secretaria General del Obispado de Plasencia, convirtiéndose así en la primera mujer laica que ocupará este puesto en la curia diocesana, nombramiento que se hacía efectivo con la toma de posesión del pasado 29 de junio en Plasencia.

María Teresa es salmantina, tiene 30 años y estudió en la ciudad de la que es patrona la Virgen de la Vega. Es Licenciada en Derecho, Licenciada/Máster en Derecho Canónico, Doctoranda en Derecho Canónico, Abogada Rotal por el Tribunal de la Rota, Especialista en Derecho del Matrimonio y la Familia, Mediadora Civil y Familiar, Máster Universitario en Derecho Militar Español por la Universidad Católica de Murcia, Técnica en Enseñanzas Profesionales de Música.

Bienvenida María Teresa, gracias y cuéntenos en primer lugar cuál es el secreto de su exitoso currículum, con su juventud ha sabido gestionar estupendamente su tiempo.

Yo creo que un poco es la constancia, el saber cuál es tu meta, que te guste estudiar y gestionar bien tu tiempo para que te dé tiempo a todo.

Antes de plantearse su servicio a esta Iglesia diocesana, ¿tenía alguna vinculación con la Diócesis de Plasencia?

No, la verdad es que con Plasencia no tenía vinculación. Sí que la conocía por tener pueblos de Salamanca que pertenecen a la Diócesis, pero nunca había trabajado con ellos, había otras diócesis que sí por ser abogada canonista. He llevado nulidades matrimoniales en Salamanca, Sevilla, Valladolid o Ciudad Rodrigo.

¿Quién se puso en contacto con usted, y como recibió la noticia?

Pues la verdad que me sorprendió. Un día recibí una noticia del Vicario General, Jacinto Núñez, que me dijo que estaban interesados en contactar con alguien que tuviera Derecho Canónico y después recibí una llamada del obispo Mons. José Luis Retana que me dijo que si podía entrevistarme con él, pero yo no pensaba que fuera para este puesto.

Es laica y mujer siguiendo la línea del papa Francisco, ¿cómo afronta este cargo?

Con mucha responsabilidad la verdad. Sé que es un gran puesto y que es una oportunidad increíble que se me ha presentado, pero también siento en mis espaldas el peso y la responsabilidad de ser mujer y de lo difícil que ha sido esta apertura y también las ganas de hacerlo todo muy bien, para que se vea que dar estos puestos y delegar en laicos está bien.

¿Qué la llamó a estudiar Derecho Canónico?

Yo estudié Derecho en la Universidad de Salamanca y ya entonces por el plan antiguo de licenciatura teníamos una asignatura que era Derecho Canónico y ya me llamó mucho la atención. Después a mí lo que más me interesaba era Derecho de la familia. Yo siempre he tenido mucha vinculación con la iglesia, entonces me fui planteando que estaría bien estudiar Derecho Canónico y ampliar ese terreno dentro del Derecho Civil Familiar, lo único que luego me fui enamorado del Derecho Canónico y poco a poco ya me metí de lleno en él. Al principio fue raro: muchos de mis compañeros no sabían qué era eso del Derecho Canónico, si se seguiría haciendo, pero a mí poco a poco me fue atrapando y cada vez más.

Posiblemente muchos lectores desconozcan también lo que es el Derecho Canónico.

El Derecho Canónico es una rama dentro del derecho que trata todo lo concerniente a la Iglesia, las relaciones de la Iglesia con la ciudadanía, con el Estado. Lo que más se conoce es la parte matrimonial dentro del Derecho Canónico, para nulidades matrimoniales, matrimonios que no se han celebrado correctamente y entonces hay que pedir la nulidad para esas familias o temas muy actuales como de cofradías (todo el tema de estatutos), derecho penal, canónico, patrimonial, es muy grande.

Cuando usted decidió estudiar Derecho Canónico, ¿se imaginaba ocupar un cargo de estas características a lo largo de su carrera como abogada?

No nunca. Yo estudié Derecho Canónico pensando en dedicarme a la abogacía, ayudar a familias que lo necesitaran, problemas matrimoniales, pedir nulidades, ayudar en la iglesia en lo que pudiera, pero nunca imaginé un cargo así.

Además, usted es especialista en derecho del matrimonio y la familia y mediadora civil y familiar, ¿qué significa para usted la familia?

Yo creo que la familia es un pilar fundamental en la vida de toda persona, es el primer núcleo, donde nacemos, donde primero recibimos cariño, protección, educación, entonces la familia es algo muy importante que hay que cuidar.

¿Cómo recuerda su infancia junto a su familia? Siempre unida a la iglesia, de hecho sus padres se han ocupado de mantener y cuidar la iglesia de Santa Marina de Escurial de la Sierra, su pueblo…

Yo siempre he vivido en Salamanca ciudad porque mis padres trabajaban allí, pero somos de un pueblo de la sierra, Escurial de la Sierra y todos los fines de semana y todas las vacaciones yo iba al pueblo con mis abuelos y mi familia. He estado siempre muy vinculada a mi pueblo y la parroquia de mi pueblo, toda mi familia siempre ha estado muy vinculada a la iglesia, hemos cuidado del templo, el sacerdote que estaba en mi pueblo vivía en mi casa prácticamente, venía a comer y cenar todos los días: era uno más de la familia, entonces siempre hemos tenido mucha vinculación. Yo desde pequeña he sido monaguilla, luego cuando creces ayudas en las lecturas, luego me pasé a formar parte del grupo de catequistas y siempre que había algo que hacer en la iglesia, como arreglar, limpiar, cuidar, ahí estábamos nosotros y seguimos estando.

Su vocación es la de catequista, a la que ha dedicado mucho tiempo y dedica. ¿Cómo valora la última decisión del papa Francisco que reconoce la labor de innumerables hombres y mujeres laicos que dedican su vida a enseñar el Evangelio estableciendo un nuevo ministerio para la iglesia: el catequista?

Me parece muy importante porque es verdad que durante mucho tiempo ha habido una labor de transmisión de enseñanza, que muchas veces se ha hecho como algo secundario, pero que está muy bien darle el valor que tiene. Al final es la educación que estamos transmitiendo a nuestros niños y a las futuras generaciones y es algo que a nosotros nos han transmitido y que tenemos que transmitir.

La Diócesis de Plasencia ha puesto en marcha un nuevo organismo diocesano, el Centro de Orientación Familiar y que en palabras de nuestro obispo Don José Luis, junto a la exposición de Las Edades del Hombre y el Seminario en familia son las mejores noticias diocesanas de este curso. ¿Qué le parece que “la familia” en todo su amplio sentido de la palabra esté tan presente en nuestra Diócesis?

Me parece un gran acierto porque como comentaba antes, la familia es un pilar fundamental en la vida de cualquier persona, entonces ayudar a las familias que lo necesitan me parece una prioridad máxima, poder ayudar a las familias desde distintos ámbitos, yo en Derecho Canónico, otros desde la orientación, seguimiento, cada uno aportando lo que puede. Me parecen unas iniciativas estupendas.

María Teresa, ha sido un placer este primer contacto con usted, pero para finalizar y dada también su vinculación a la música, le pediría que le pusiera una BSO a este momento que está viviendo de ilusión y de tanta proyección.

Había una película muy bonita con una banda sonora de las mejores para mí que es La Misión, esa melodía pega muy bien en este momento.

(Gema Díaz, diócesis de Plasencia)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 44520 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).