Carta pastoral de Mons. Salvador Cristau: La Iglesia no está de moda

En domingos anteriores hemos reflexionado sobre la realidad de la diócesis y la situación de “Sede vacante”, es decir, sin obispo, que vivimos en nuestra diócesis de Terrassa, así como sobre la figura del obispo y del Administrador diocesano.

Pero también es muy importante tener claro de qué estamos hablando cuando hablamos de la Iglesia. ¿Qué entendemos cuando decimos “Iglesia?, ¿Qué es para nosotros la Iglesia? Y todavía más: ¿por qué la Iglesia es mal vista por muchos hombres y mujeres de nuestro tiempo? ¿No será en parte porque los mismos cristianos no la conocemos, ni la valoramos, ni la defendemos?

Hay gente que la desconoce totalmente y piensan que la Iglesia es una asociación, o una ONG, o un club de seguidores de un ideal, instituciones todas ellas muy buenas y útiles para la sociedad, ciertamente. Algunos dicen que es una empresa multinacional. Y también hay cristianos que identifican la Iglesia con el Papa y los obispos.

Pero la Iglesia es una realidad mucho mayor que todo ello, porque la Iglesia es la familia de Dios: es Jesucristo con todos los bautizados formando un mismo cuerpo con Cristo que es la cabeza y todos nosotros somos sus miembros, según la imagen que presenta san Pablo en la primera carta a los cristianos de Corinto (1 Cor 12,12-27).

Durante siglos esta expresión, “Cuerpo de Cristo”, que actualmente entendemos en referencia a su presencia real en la Eucaristía, se refería, no obstante, a la Iglesia.

Es una imagen esclarecedora pensar en la Iglesia como Cuerpo de Cristo formada por todos aquellos que por el bautismo hemos sido insertos, injertados, dice San Pablo, en este Cuerpo como hijos de Dios, como hijos en el Hijo.

Debemos reavivar la conciencia  de aquello que somos, de lo que formamos, de lo que tenemos. Respecto a lo que somos, nuestra identidad es la de cristianos, Hijos de Dios. Formamos parte de la familia de la Iglesia, que es nuestra familia. Nuestra pertenencia se halla en esta familia y, por encima de toda diferencia, ya sea de manera de pensar, o de sentimientos, orígenes, cultura, historia, etc., pertenecemos a un mismo cuerpo. Y sabemos que Dios nos ha llamado a participar en él como familia suya, como la familia que Él ha querido reunir.

Seguiremos meditando sobre este tema más adelante.

 

+ Salvador Cristau Coll

Administrador diocesano de Terrassa