Papa: «Dios se hace cercano a nosotros habitando la normalidad de nuestra vida»

Este 4 de julio, el Santo Padre dirigió la oración del Ángelus desde la ventana del Palacio Apostólico y comentando el Evangelio del día recordó que, “sin apertura a la novedad y a las sorpresas de Dios, sin asombro, la fe se convierte en una letanía cansada que lentamente se apaga”.

“En la oración, pidamos a la Virgen, que ha acogido el misterio de Dios en la cotidianidad de Nazaret, tener ojos y corazón libres de los prejuicios y abiertos al asombro, a las sorpresas de Dios, a Su presencia humilde y escondida en la vida de cada día”, lo dijo el papa Francisco en su alocución antes de rezar la oración mariana del Ángelus, de este XIV Domingo del Tiempo Ordinario, desde la ventana del Palacio Apostólico ante los fieles y peregrinos que se dieron cita en la Plaza de San Pedro.

Un profeta sólo en su patria carece de prestigio

El Santo Padre comentando el Evangelio de este domingo (Mc 6,1-6) que nos habla de la incredulidad de los paisanos de Jesús, señaló que Jesús después de haber predicado en otros pueblos de Galilea, vuelve a Nazaret, donde había crecido con María y José; y, un sábado, se puso a enseñar en la sinagoga. Muchos, escuchándolo, se preguntan: “¿De dónde le viene esta sabiduría? y ¿qué sabiduría es esta que le ha sido dada? ¿No es este el carpintero, el hijo de María y hermano de Santiago, Joset, Judas y Simón? ¿Y no están sus hermanas aquí entre nosotros?” (cfr vv. 1-3).

“Delante de esta reacción, Jesús afirma una verdad que ha entrado a formar parte también de la sabiduría popular: «Un profeta sólo en su patria, entre sus parientes y en su casa carece de prestigio»”

Hay diferencia entre conocer y reconocer

En este sentido, el papa Francisco invitó a detenernos en la actitud de los paisanos de Jesús, que conocen a Jesús, pero no lo reconocen. “En efecto – afirmó el Pontífice – hay diferencia entre conocer y reconocer: podemos conocer varias cosas de una persona, hacernos una idea, fiarnos de lo que dicen los demás, quizá de vez en cuando verla por el barrio, pero todo esto no basta. Se trata de un conocer superficial, que no reconoce la unicidad de una persona. Es un riesgo que todos corremos: pensamos que sabemos mucho de una persona, la etiquetamos y la encerramos en nuestros prejuicios”.

“Los paisanos de Jesús lo conocen desde hace treinta años y piensan que lo saben todo; en realidad, no se han dado nunca cuenta de quién es realmente. Se detienen en la exterioridad y rechazan la novedad de Jesús”

Es necesario abrirse a la novedad y dejarse sorprender

Esto sucede, señaló el Santo Padre, cuando hacemos que prevalezca la comodidad de la costumbre y la dictadura de los prejuicios, así es difícil abrirse a la novedad y dejarse sorprender. “Al final sucede que muchas veces, de la vida, de las experiencias e incluso de las personas – subrayó el Pontífice – buscamos solo confirmación a nuestras ideas y a nuestros esquemas, para nunca tener que hacer el esfuerzo de cambiar”. Puede suceder también con Dios, precisamente a nosotros creyentes, a nosotros que pensamos que conocemos a Jesús, que sabemos ya mucho sobre Él y que nos basta con repetir las cosas de siempre.

“Sin apertura a la novedad y a las sorpresas de Dios, sin asombro, la fe se convierte en una letanía cansada que lentamente se apaga”

¿Por qué los paisanos de Jesús no lo reconocen y no creen en Él?

Finalmente, el papa Francisco se pregunta: ¿Cuál es el motivo por el que no reconocen y no creen en Jesús? Podemos decir, en pocas palabras, afirmó el Papa, que no aceptan el escándalo de la Encarnación. “Es escandaloso que la inmensidad de Dios se revele en la pequeñez de nuestra carne, que el Hijo de Dios sea el hijo del carpintero, que la divinidad se esconda en la humanidad, que Dios habite en el rostro, en las palabras, en los gestos de un simple hombre”. He aquí el escándalo: la encarnación de Dios, su concreción, su “cotidianidad”. En realidad, es más cómodo un dios abstracto y distante, que no se entromete en las situaciones y que acepta una fe lejana de la vida, de los problemas, de la sociedad. O nos gusta creer en un dios “de efectos especiales”, que hace solo cosas excepcionales y da siempre grandes emociones.

“Dios se ha encarnado: humilde, tierno, escondido, se hace cercano a nosotros habitando la normalidad de nuestra vida cotidiana. Y entonces, como los paisanos de Jesús, corremos el riesgo de que, cuando pase, no lo reconozcamos, es más, nos escandalizamos de Él”

Vuelvo a aquella hermosa frase de San Agustín: «Tengo miedo de Dios, del Señor, cuando pasa. Pero, Agustín, ¿por qué tienes miedo? Tengo miedo de no reconocerlo. Tengo miedo del Señor cuando pasa. Timeo Dominum transeuntem«. No lo reconocemos de hecho, nos escandalizamos de Él, pensamos como nuestro corazón con esta realidad.

(Renato Martinez – Ciudad del Vaticano, vaticannews.va)

 

Violencia en el sur de África, el Papa: es necesario el diálogo y la reconciliación

Llamamiento del papa Francisco para el Estado de Esuatini, donde la violencia se recrudece desde hace semanas contra el rey Mswati III, que ha bloqueado Internet y ha impuesto un toque de queda como respuesta a los manifestantes, contra los que ha desplegado el ejército. El obispo de Manzini, José Luis Ponce de León: «Responder con fuego al fuego sólo servirá para reducir este país a cenizas».

Un llamamiento al diálogo y a la paz hizo el papa Francisco, al final del Ángelus, para el Estado de Esuatini (antes Suazilandia), en el sur de África, desde donde «llegan noticias de tensiones y violencia». Desde hace varias semanas se están produciendo duras protestas contra el rey Mswati III, el último monarca absoluto del continente africano que gobierna el país desde hace 35 años.

«Invito a los responsables y a los que expresan sus aspiraciones para el futuro del país, a un esfuerzo común para el diálogo, la reconciliación y la solución pacífica de las diferentes posiciones»

Protestas n eSwatini

Las protestas que comenzaron en mayo

Las protestas fueron provocadas por el asesinato, el pasado mes de mayo, de un estudiante de derecho, Thabani Nkomonye. La policía fue acusada del asesinato. La movilización, la mayor desde las manifestaciones de 2019, se amplió en la última semana de junio mientras se intensificaba la represión. De hecho, el rey respondió a las protestas bloqueando Internet, imponiendo el toque de queda y desplegando el ejército contra los manifestantes. Según activistas y fuerzas de la oposición, los enfrentamientos han causado decenas de muertos y varios heridos. Sin embargo, las autoridades niegan estos asesinatos.

Llamamiento del Obispo: «El diálogo es la única forma de salir de la crisis»

Ante la escalada, el obispo de Manzini, única diócesis del país, Monseñor José Luis Ponce de León, lanzó un llamamiento urgente a la calma y al diálogo. «Responder con fuego al fuego sólo servirá para reducir este país a cenizas», advierte el Prelado. Que reconoce los motivos de las protestas, pero reitera que la única salida a la crisis es un «diálogo abierto» en el que participen todas las partes. «Como escribe el papa Francisco en Fratelli tutti, el auténtico diálogo social presupone la capacidad de respetar el punto de vista del otro, aceptando la posibilidad de que contenga convicciones o intereses legítimos».

Un estado pobre

Con poco más de un millón de habitantes, eSwatini es un estado muy pobre, con una renta anual per cápita de poco más de tres mil dólares y una esperanza de vida inferior a 49 años. También es el país que ostenta el triste primer puesto de tener la mayor incidencia de infección por VIH del mundo. En los últimos años ha crecido el descontento de la población, especialmente de los jóvenes, que reclaman libertad política, trabajo y, sobre todo, un primer ministro elegido democráticamente y con poderes ejecutivos. La corrupción generalizada también ha exasperado a la población. El monarca es a menudo criticado por su fastuoso estilo de vida, mientras la población vive en la pobreza.

(Salvatore Cernuzio – Ciudad del Vaticano, vaticannews.va)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 44586 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).