El Congreso Internacional Avilista aborda la renovación sacerdotal

La eucaristía de la mañana del jueves 1 de julio ha estado presidida por el obispo auxiliar de Madrid, monseñor Jesús Vidal Chamorro, en la Santa Iglesia Catedral

Los dos núcleos de estudio de la tercera jornada del III Congreso Internacional Avilista san sido la espiritualidad y la actualidad según San Juan de Ávila. De las ponencias de la espiritualidad se han encargado Antero Pascual Rodríguez, rector del Seminario Metropolitano de Sevilla; Jesús Pulido Arriero, director del secretariado de la Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe; y Pere Montagut Piquet, director espiritual del Seminario Conciliar de Barcelona.

La mañana ha comenzado con el rezo de Laudes en la Santa Iglesia Catedral y la celebración de la eucaristía, presidida por Monseñor Jesús Vidal Chamorro, obispo auxiliar de Madrid. El prelado durante la homilía ha recordado que “el seguimiento de Cristo en la vocación está en la obediencia” por lo que “el camino para liberar al hombre está en enseñarle el camino de la obediencia a Dios”. El obispo auxiliar de Madrid ha incidido que “hay que vivir la vocación, de obispo, sacerdote, consagrado o laico, en la forma de Cristo”. Ha terminado su alocución deseando que en este congreso en el que “estamos profundizando en la vida de San Juan de Ávila, podamos dar testimonio del que verdaderamente tiene potestad para quitar el pecado del mundo”.

El canónigo de la Santa Iglesia Catedral, Antonio Llamas, ha sido el moderador de la mesa en la jornada centrada en la espiritualidad. La primera ponencia ha corrido a cargo de Antero Pascual Rodríguez, titulada “San Juan de Ávila, director espiritual: doctrina avilista sobre el acompañamiento espiritual”. El presbítero ha centrado su alocución en la dirección espiritual en el oficio pastoral, que forma parte del núcleo de la esencia del sacerdote. San Juan de Ávila, según ha explicado, entiende que “el sacerdote se realiza en la medida en que tiene como condición sacerdotal encaminar las almas hacia el cielo”. El oficio de la dirección espiritual es por excelencia el servicio apostólico que el sacerdote puede realizar, ha incidido, “no habría ministerio sacerdotal ni se podría entender la figura de San Juan de Ávila, sin tener en cuenta el acompañamiento a otros a encontrar el rostro de Cristo y a ser partícipes de su gloria”.

Asimismo, Jesús Pulido, en su conferencia “La oración de intercesión en el magisterio de San Juan de Ávila” ha explicado que es una novedad de San Juan de Ávila hablar de la oración de intercesión, que la realiza el sacerdote, principalmente en la celebración de la eucaristía. La vida del sacerdote “tiene unas exigencias para su vida personal, sobre todo tener una vida de oración y que su vida material vaya acorde con lo que ofrece en la eucaristía”. La figura de San Juan de Ávila es “llamativa en la actualidad, para todos los sacerdotes que nos acercamos a sus escritos nos sentimos interpelados en nuestra forma de celebrar, de vivir y de orar” ha destacado.

Las intervenciones de la mañana sobre espiritualidad han terminado con la ponencia de Pere Montagut, titulada “La espiritualidad del presbiterio diocesano a la luz de la teología de San Juan de Ávila”. El sacerdote ha reconocido que la espiritualidad es “un estímulo de renovación” porque San Juan de Ávila supo vivir la entrega propia de los sacerdotes desde el presbiterio secular y pudo experimentar una fuerza mística interior que lo llevo a un amor a la Iglesia que expresó a través de su ministerio. Ha añadido que el objetivo de hoy es “que la renovación sacerdotal nos lleve a una profundización de la teología del ministerio” y que ese ministerio dé fruto para que la Iglesia pueda ser en el mundo la solidez del amor divino que salva. En el III Congreso se pretende volver a recordar los textos, la vida y el testimonio de San Juan de Ávila, que para nosotros “es contemporáneo” ha resaltado.

En el núcleo Actualidad, que ha tenido lugar la tarde de la tercera jornada, el primer ponente ha sido Gaspar Hernández Peludo, rector del Seminario diocesano de Ávila. En su conferencia titulada “La formación sacerdotal a la luz de San Juan de Ávila: perspectivas desde la nueva ratio española”, el sacerdote ha explicado que la formación según San Juan de Ávila consiste en “ayudar a ser”, no basta decir que hay que ser buenos, hay que ayudarles a serlo. Para el Santo, como ha destacado Gaspar, hay que formar hombres para sacerdotes, no formar filósofos. En el proyecto sacerdotal del Santo Doctor las distintas dimensiones formativas “interactúan unificadas por su fin pastoral”. Para Gaspar Hernández la formación del gran Maestro Ávila sigue de actualidad y puede “ayudarnos mucho en la aplicación del nuevo plan de formación sacerdotal en nuestros seminarios y presbiterios”. Ha terminado su alocución reconociendo que no se trata de copiar mecánicamente las estructuras de San Juan de Ávila pero si de sintonizar con su orientación de fondo para realizarlo ahora con fidelidad creativa a la altura de nuestro tiempo”.

Francisco Javier Díaz Lorite, sacerdote de la diócesis de Jaén y actualmente es director de la Cátedra San Juan de Ávila en la Universidad internacional de la mística, en su conferencia “El presbítero y la Iglesia particular: incardinado en una diócesis como San Juan de Ávila”, ha incidido en que la idea que San Juan de Ávila tiene de una diócesis parte de la idea que tiene de la Iglesia en general, “como esposa de Cristo”, para el Maestro la Iglesia particular debe ser como una familia en la que el obispo es considerado como el padre, ha explicado. Para el Patrón del Clero secular los obispos tienen que ser pastores imitadores de Cristo, como él los llama “pilotos de la navecilla de San Pedro”. Ha terminado su intervención resaltando que por los colegios y universidades fundadas por el Maestro Ávila se van a potenciar muchos presbiterios diocesanos, dotándolos de sacerdotes bien preparados. Para Díaz Lorite San Juan de Ávila es “el presbítero secular que con su ejemplo y doctrina más ha trabajado por los presbíteros, presbiterios e Iglesias particulares”.

Finalmente el obispo de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández, ha sido el encargado de la ponencia “Radicalismo evangélico (P.R.V.27) del sacerdote diocesano en San Juan de Ávila”. Partiendo de la exhortación apostólica de San Juan Pablo II Pastores Dabo Vobis (25 de marzo de 1992), el prelado se ha acercado al radicalismo evangélico de San Juan de Ávila, “que tiene que ver con el amor de Jesucristo hasta el extremo y que se concreta en la obediencia, celibato y en la pobreza, los tres consejos evangélicos”.

En su intervención, dentro del bloque de Actualidad del Congreso, monseñor Demetrio Fernández, ha introducido su explicación a la luz de la doctrina de San Juan de Ávila respecto a los ministros de Cristo. Así, ha explicado que “no solo la Iglesia es esposa de Cristo sino que el ministro de Cristo, al frente de la Iglesia, vive las actitudes de Cristo para suscitarlas en su Iglesia”. En ese sentido, ha destacado que “Cristo obediente hace a sus ministros obedientes; Cristo célibe, virgen y esposo, hace a su ministro prolongación de su esponsalidad y Cristo Pobre hace a su ministro como lo vivió Él”.

Misa en TRECE con el cardenal Omella

TRECE retransmitirá la eucaristía desde la Basílica de San Juan de Ávila presidida por el arzobispo de Barcelona y presidente de la Conferencia Episcopal Española, cardenal Juan José Omella. Llega a su fin así el III Congreso Internacional Avilista

TRECE emite este viernes la santa misa desde Montilla en el 75 aniversario de la declaración por parte del papa Pío XII de San Juan de Ávila como patrono del clero secular español.

Para conmemorar esta efeméride, la diócesis de Córdoba está celebrando el III Congreso Internacional Avilista que hoy culmina con la eucaristía en la Basílica del Santo Maestro presidida por el arzobispo de Barcelona y presidente de la Conferencia Episcopal Española, cardenal Juan José Omella. Será a partir de las 11:00 horas y estará disponible en trecetv.es.

(Diócesis de Córdoba)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 44520 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).