Carta pastoral de Mons. Francisco Pérez: Retos necesarios e imprescindibles

En estas circunstancias que afloran tantas confusiones, mentiras, indiferencias, prepotencias… y que todo se justifica y se llega a afirmar que la sociedad del bienestar se enmarca en el progreso es por lo que se afirma, hasta la saciedad, que ser progresista nada tiene que ver con lo de antes. Por tanto, quien no se suba al carro del progresismo es un ser desechable y se le tacha de carca y tradicionalista. Ante esta presión muchos se acobardan y se pliegan como siervos a las indicaciones que vienen dadas por las ideologías de turno. Se deprecia y hasta se desprecian los signos del bien hacer, la defensa de la vida, los actos morales que dignifican a la persona, la nobleza del que cree en Dios… y así podríamos ir enumerando realidades que se albergan en lo más íntimo y digno de la persona. Los grandes retos de hoy y que son necesarios podríamos decir son:

1. UN CORAZÓN NOBLE ES EL QUE MANIFIESTA CON SU VIDA QUE DIOS EXISTE.
No son los raciocinios desprovistos de miradas altas los que más favorecen el encuentro con Dios. Los sicólogos afirman que uno de los grandes problemas del hombre actual es la falta del sentido de la trascendencia. Y esto se palpa en conversaciones donde el diálogo corre por caminos de inmanencia solamente. Es verdad que la fe no se consigue ni por voluntarismo, ni por racionalismo, sino por la gracia que el Señor ofrece a cada uno y con libertad se puede rechazar o acoger. “Te basta mi gracia, porque la fuerza se perfecciona en la flaqueza” (2 Co 12, 9). Basta confiar que los dones de la fe son inmensos. Siempre me acuerdo de aquella mujer anciana que cuando la pregunté cuál era lo que más había vivido con ilusión y alegría, me contestó: “La fe en Dios. Él nunca me ha defraudado”. Su vida era un destello de luz que incluso se manifestaba en sus ojos.

2. OBRAR EL BIEN DIGNIFICA A LA PERSONA Y EMBELLECE A LA SOCIEDAD.
En una sociedad sana siempre se nos educa para el bien y esto es lo más grande que el ser humano puede realizar en beneficio de los demás. Hacer el bien y huir del mal constituye la base de la moral. El bien tiene su origen en Dios que es el Sumo Bien. Pero ocurre que ciertos movimientos sociales están inoculando el relativismo que es la manera de vivir según los gustos personales. Esto hace mucho mal. Tal es así que los mismos expertos en la sicología afirman que no sólo existen “enfermos mentales” o personas sicopatológicas, sino que se da el caso de personas que sólo hacen el mal por hacer mal. “Quien no castiga el mal ordena que se haga” (Leonardo da Vinci). Éste es un reto importante de hacer el bien y cancelar el mal, sabiendo que “el bien vencerá en el mundo, aunque el mal hace más ruido” (Benedicto XVI).

3. LA DEFENSA DE LA VIDA DESDE SUS INICIOS Y HASTA SU FINAL HACEN QUE EL SER HUMANO SE AUTOAFIRME EN SU GENUINA HUMANIDAD.
Si queremos anular lo más humano, hagamos de la vida un objeto de usar y tirar. “La vida es un bien de carácter fundamental, presupuesto para cualquier otro bien humano (la libertad, la igualdad, la cultura…), por cuanto sin él ninguno tendría realidad. La fe cristiana ayuda a comprender en toda su profundidad el valor de la vida. La vida humana es sagrada porque desde su inicio comporta la acción creadora de Dios y permanece siempre en una especial relación con el Creador, su único fin. Solo Dios es Señor de la vida desde su comienzo hasta su término: nadie, en ninguna circunstancia, puede atribuirse el derecho de matar de modo directo a un ser humano. Jesucristo con su encarnación ha dignificado la vida humana hasta el límite más alto” (Conferencia Episcopal Española, Instrucción pastoral: “La familia, santuario de la vida y esperanza de la sociedad”, 103).

Estos tres retos y muchos más han de ir marcando una nueva etapa de la vida humana. No olvidemos que la mentira tiene patas muy cortas y al final sale a la luz con consecuencias muy nefastas.

+ Francisco Pérez González

Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela

Mons. Francisco Pérez
Acerca de Mons. Francisco Pérez 379 Articles
Nace el día 13 de enero de 1947 en la localidad burgalesa de Frandovínez. Estudió en los Seminarios diocesanos de Burgos, en la Pontificia Universidad Santo Tomás “Angelicum” de Roma y en la Universidad Pontificia de Comillas, donde se licenció en Teología Dogmático-Fundamental. Fue ordenado sacerdote el 21 de julio de 1973, incardinándose en la diócesis de Madrid, a la que sirvió como Vicario parroquial, en dos parroquias, entre 1980 y 1986. Con anterioridad, de 1973 a 1976, ejerció el ministerio parroquial en Burgos. Entre 1986 y 1995 fue formador y director espiritual del Seminario Diocesano de Madrid. Colaboró asimismo en los equipos de dirección espiritual del Seminario Diocesano de Getafe y del Seminario Castrense. El 16 de diciembre de 1995 fue nombrado Obispo de Osma-Soria, recibiendo la ordenación episcopal de manos del Santo Padre Juan Pablo II el 6 de enero de 1996. El 30 de octubre de 2003 se hacía público su nombramiento como nuevo Arzobispo Castrense y el 11 de diciembre tenía lugar la celebración de toma de posesión. CARGOS PASTORALES Desde el 12 de febrero de 2001 es el Director Nacional de Obras Misionales Pontificias, cargo pontificio para un periodo de cinco años para el que fue ratificado en el 2006. Este mismo mes de julio se hacía público su nombramiento como director de la recién erigida cátedra de Misionología de la Facultad de Teología de San Dámaso de Madrid por un periodo de tres años, tras ser designado para el cargo por el Arzobispo de Madrid, Cardenal Antonio María Rouco Varela, Gran Canciller de la citada Facultad. El 31 de julio de 2007 es nombrado por Benedicto XVI Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela, en sustitución de monseñor Fernando Sebastián, que había regido estas diócesis desde 1993. Tomó posesión el domingo 30 de septiembre de 2007, en la Catedral de Pamplona. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es presidente de la Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias, cargo para el que fue elegido el 14 de marzo de 2017. Fue miembro de las Comisiones Episcopales del Clero y de Seminarios y Universidades (1996-1999); de Misiones y Cooperación entre las Iglesias (1999-2011/2014-2017). Perteneció al Comité Ejecutivo durante el trienio 2011-2014. Ha sido miembro de la Comisión Permanente en representación de la Provincia Eclesiástica de Pamplona (2016-2017).