Ordenación sacerdotal en Jaén de Antonio J. Blanca

Cerca de la solemnidad de San Pedro y San Pablo la Iglesia diocesana de Jaén, a través de la acción de su obispo Mons. Amadeo Rodríguez Magro, lleva a cabo las ordenaciones sacerdotales. En este caso, este sábado, 26 de junio, la Catedral de Jaén ha acogido, con alegría y emoción, la ordenación como presbítero del tosiriano, Antonio José Blanca Ortega, de la parroquia de San Pedro.

Para la solemne celebración se han dado cita en la Seo jiennense los familiares, amigos, así como su comunidad parroquial. Del mismo modo, comunidades de religiosas vinculadas a la ciudad de Antonio Blanca, las religiosas del Seminario y otras,  que desarrollan su vida en la Diócesis, no han querido perderse ver convertido en pastor de la Iglesia del Santo Reino al joven tosiriano.

El presbiterio diocesano, representado por más de una cincuentena de sacerdotes; el Rector, los formadores y el claustro del Seminario, en el que durante ocho años se ha formado Antonio José; el Consejo de Gobierno han participado en esta Eucaristía presidia por Don Amadeo Rodríguez Magro, el obispo de Jaén.

La emoción del ya neopresbítero traspasaba su mascarilla, y al inicio de la celebración, lágrimas de agradecimiento y alegría contenida resbalaban de sus ojos, un hecho que se ha repetido en distintas ocasiones a lo largo de la ordenación sacerdotal.

El Secretario Canciller ha llamado al aspirante al presbiterio para presentarlo como idóneo ante el Prelado, algo que ha hecho el Rector del Seminario, Juan Francisco Ortiz. En ese momento, el Obispo ha dado el plácet a su ordenación y Antonio Blanca ha vuelto hasta su lugar, situado delante de la pila bautismal, donde comenzó su vida como cristiano.

Las lecturas primer y segunda, del libro de Isaías y de la Carta de San Pablo a los Romanos, respectivamente, han sido participadas por amigas del joven. El salmo lo ha cantado un compañero del Seminario y el Evangelio lo ha proclamado el diácono permanente,  José Bellido Salas. El grupo litúrgico musical, EscuchArte, ha puesto con gran acierto, la nota musical a la ordenación sacerdotal.

Homilía

El Obispo diocesano ha comenzado su predicación explicando en la elección de Cristo a cada uno de los hombres a través de su vocación, en este caso,  Antonio J. Blanca, a través de su llamada a la vida sacerdotal: “No hay nada que explique y sitúe mejor lo que hoy te está sucediendo: que el amor de Cristo que te ha elegido, y solo él sabe por qué”.  A continuación, el Prelado le ha querido subrayar la importancia del ministerio que va a ejercer, como servicio, a partir de hoy. “Ser pastor como Jesús es la razón fundamental de nuestro sacerdocio. El sacerdote, en su amor de pastor, participa de su misma afectividad. Estamos llamados a ser pastores con el amor que cada día recibimos de Cristo Jesús. Por eso nuestro ministerio es un servicio de amor”.

Después, el Obispo ha querido insistir en que a lo largo de su vida siempre tendrá que ser reflejo de Cristo. “En el Seminario has aprendido a verte en el corazón amoroso de Cristo; continúa siempre mirándote en él y no te valores por otra cosa que no sea por lo que Jesús ha hecho contigo y sabe de ti: no busques conocerte a ti mismo en otras fuentes que no sean el corazón mismo de Cristo. Solo en Él encontrarás la verdad permanente de tu vida”.

La homilía del Obispo ha querido ser una hoja de ruta para él que empieza su camino sacerdotal y para todos los que el Señor llama a una entrega fiel del cuidado de su Iglesia y de su Pueblo. “Dedícate como Jesús a identificar y cuidar a aquellos a los que él te envía en tu Iglesia. Muchos estarán perdidos, huidos, o desolados; descubre siempre a los que sufren y muéstrate interesado en todo el sufrimiento que percibas en tus hermanos. Conviértete, con la comunidad a la que sirves, en consolador del dolor y el sufrimiento humano”.

Para finalizar, el Prelado jiennense le ha recordado su papel de servicio a la Iglesia como parte principal de su ministerio sacerdotal. “Antonio, en la Iglesia del Señor. No olvides que el camino para nosotros es el de la sinodalidad de la Iglesia, que es su esencia y su modo de ser; pero una sinodalidad que sea profecía para el mundo de hoy. Recuérdalo siempre, tú estás en ella, no sobre ella ni fuera; es tu Iglesia, y nosotros actuamos en su nombre, en su corazón”.

Ritual de la ordenación

Al finalizar la homilía se ha desarrollado el ritual de la ordenación, que comienza con las promesas ante el Obispo del candidato. Antonio José ha prometido obediencia al Obispo y sus sucesores; a desempeñar siempre el ministerio sacerdotal; a presidir con piedad y fielmente la celebración de los misterios de Cristo, y santificación de pueblo cristiano; y a unirse cada día más a Cristo, sumo Sacerdote.

A continuación, el obispo y junto a él, el resto de los concelebrantes y pueblo de Dios se ha arrodillado, Antonio José se ha postrado en el suelo, mientras se han cantado la letanías, con las que se han encomendado al Señor y a los santos la labor sacerdotal que desde ahora desarrollará.

Al concluir, el todavía diácono se ha arrodillado ante el Obispo quien le ha impuesto las manos: el gesto esencial de la ordenación, ya que es a través de él como el Orden es conferido. Cuando el Obispo ha terminado la imposición de manos, todos los sacerdotes concelebrantes, han hecho el mismo gesto sobre la cabeza del joven. Después, el Rector del Seminario, Juan Francisco Ortiz, ha revestido con la estola y casulla y el Obispo ha ungido, con el santo crisma, que fue bendecido en la Misa Crismal del pasado Martes Santo, las manos al nuevo sacerdote.

Ya, Antonio José Blanca, convertido ya en sacerdote, ha participado en la mesa del Señor. También ha sido él, como neopresbítero, quien ha dado la comunión, primero a su madre y hermanos y después a el pueblo fiel congregado en el templo Catedral.

Antes de concluir la celebración, el Rector del Seminario ha leído la bendición papal que ha otorgado desde Roma.

Y después de la bendición solemne, el obispo de Jaén ha anunciado, ante un Antonio J. Blanca embargado por la emoción, su primer destino pastoral, que será como párroco en las localidades de Beas de Segura y Cañada Catena, palabras a las que los fieles han contestado con un cerrado aplauso.

Tras la foto de familia, el nuevo sacerdote ha entrado junto al obispo en la Sacristía mayor de la Catedral donde han vuelto a ser ovacionados, esta vez por el presbiterio diocesano.

El próximo lunes, 28 de junio, Antonio José cantará su primera Misa en su parroquia, San Pedro de Torredonjimeno, a las 20 horas.

(Diócesis de Jaén)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 44305 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).