Carta pastoral de Mons. Salvador Taltavull: Yendo al Evangelio ganaremos confianza y valor

Vayamos directamente al Evangelio. Es una cuestión de urgencia. No podemos perdernos discutiendo teorías mientras haya que aclarar tantas necesidades, tantos problemas que solucionar, tanta gente que espera respuesta a preguntas que aparentemente no entiende, tantos interrogantes que menoscaban la confianza, tanta enfermedad que vencer, tanto miedo que conviene superar… Alguien, en una reacción espontánea, ha dicho «¡es como si Dios no estuviese!». Pensemos que los apóstoles ya tuvieron esta sensación cuando en su barca todo tambaleaba, mientras Jesús dormía y ellos no podían con el viento y la tormenta. Ir al Evangelio es confiar en Jesús y desechar el miedo, ¡todo miedo!

Pero no estamos solos. Dios no abandona nunca a su Iglesia. A lo largo de la historia se han vivido y superado tiempos más difíciles. Se han vencido tentaciones fuertes. Se ha peregrinado con la confianza puesta en aquel que ha señalado la ruta y se ha caminado con valor. ¿De dónde vienen los miedos? ¿Por qué tanta desconfianza si el Señor está con nosotros? Es verdad que dudar es muy humano, pero quizá nos cuesta entender a Jesús cuando nos dice «Yo estaré con vosotros cada día» (Mt 28,20).

El ambiente generalizado de crisis económica debido a la pandemia aún activa, además del padecimiento en muchas personas y familias por la escasez de recursos materiales básicos, también infunde una sensación generalizada de desconfianza. El paro, como notable exponente de esta situación, relega a la impotencia a una parte numerosa de la población, sobre todo joven, que contempla con miedo su futuro.

Ante todo ello, la Iglesia nos invita a levantar nuestra mirada hacia Dios y confiar en Él, ya que «el amor de Cristo nos obliga» (2Co 5,14). La existencia cristiana da razón de una cosa fundamental que no podemos olvidar: «Nosotros hemos conocido el amor que Dios nos tiene y hemos creído en él. Dios es amor; el que está en el amor está en Dios, y Dios está en él. Donde hay amor no hay temor, ya que el amor, cuando es perfecto, vence al temor» (1Jn 4,16.18). El amor, este Amor de Dios, del que participa el nuestro, vence al miedo, todo miedo.

Es urgente, pues, un retorno explícito al Evangelio. ¿Quién sabe si ciertas veces nuestra indecisión es fruto de buscar más el blindaje de las seguridades y no el riesgo de la confianza? Hagamos nuestra la recomendación de Pablo a su discípulo Timoteo: «Dios no nos ha dado un espíritu de cobardía, sino un espíritu de fortaleza, de amor y de prudencia» (2Tm 1,7). Con este «espíritu» podemos presentarnos con la cara bien alta y vencer los contratiempos y el miedo. Al lado de Jesús, todo cambia, con Él es posible afrontar los retos de nuestro tiempo y recuperar de nuevo la confianza. Dejemos que su amor nos domine y vivamos no tanto para nosotros mismos, sino para Él y para los demás, hermanas y hermanos nuestros.

+ Salvador Taltavull Anglada

Obispo de Mallorca

Mons. Sebastià Taltavull Anglada
Acerca de Mons. Sebastià Taltavull Anglada 123 Articles
Mons. D. Sebastià Taltavull nace en Ciutadella de Menorca (Baleares), el 28 de enero de 1948. Después de los primeros estudios en la Compañía de Maria y en el Colegio salesiano, el año 1959 ingresa en el Seminario diocesano de Menorca y cursa los estudios de Humanidades, Filosofía y Teología. El 23 de septiembre de 1972 recibe la ordenación sacerdotal en la Catedral de Menorca, después de cursar estudios en la Facultad de Teología de Cataluña y obtener la Licenciatura en Teología dogmática. CARGOS PASTORALES El mismo día de la ordenación sacerdotal es nombrado Director de la Casa diocesana de Espiritualidad de Monte-Toro (1972-1984) y Delegado diocesano de Juventud (1972-1989). Dos años después, Rector del Santuario Diocesano de la Virgen de Monte-Toro, Patrona de Menorca (1975-1984). Es elegido Secretario del primer Consejo Diocesano de Pastoral (1973-1977) y Secretario del Consejo del Presbiterio y Colegio de Consultores (1983-1989). Fue Consiliario del Movimiento de Jóvenes Cristianos, de grupos de Revisión de Vida del MUEC y de Escultismo entre 1977 y 1989. Recibe el encargo de Formador (1977-1984) y Profesor de Teología dogmática (1977-1994) del Seminario y del Instituto Diocesano de Teología. Fue Rector del Seminario Diocesano de 1995 a 2002. El año 1984 es nombrado Párroco de San Rafael de Ciutadella, cargo que ejerce hasta 1992, año en que es nombrado Consiliario del Centro Catequístico de San Miguel (1992-2005). El 23 de septiembre de 1989 es nombrado Vicario General de la Diócesis de Menorca y Moderador de la Curia, cargos que ejerce hasta el año 2002, año en que es nombrado Párroco de Ntra. Sra. del Rosario de la Catedral y de San Francisco de Asís de Ciutadella y elegido Deán-Presidente del Cabildo y Penitenciario de la Catedral (2002-2005). Le es asignada la tarea de Moderador de la Asamblea Diocesana de Menorca celebrada entre los años 1996-1998. Además de trabajar en el Secretariado Diocesano de Catequesis en los Departamentos de Catequesis de adolescentes y jóvenes (1973-1995) es nombrado Delegado Diocesano de Catequesis (1989-1995) y forma parte del Secretariado Interdiocesano de Catequesis de Cataluña y Baleares (SIC), dedicándose especialmente a la catequesis de adolescentes, jóvenes y catequesis familiar. Como Consiliario ha trabajado en los Equipos de Matrimonios de Nuestra Señora (1988-2005) y se ha dedicado a la preparación y formación de catequistas (1973-1998) y de los matrimonios-catequistas de grupos de Catequesis familiar (1998-2005). Para los años 2002-2005 fue nombrado Delegado Diocesano de Medios de Comunicación Social y para las Relaciones Institucionales. Fue nombrado Obispo Auxiliar de Barcelona por Benedicto XVI el 28 de enero de 2009 y recibió la Ordenación episcopal el 21 de marzo de 2009. Es administrador apostólico de Mallorca desde el 8 de septiembre de 2016. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social y Pastoral Social. Anteriormente, fue miembro del Consejo Asesor de la Subcomisión de Catequesis y desde junio de 2005 Director del Secretariado de la Comisión Episcopal de Pastoral de la Conferencia Episcopal Española hasta su nombramiento como Obispo. Desde 2009 hasta 2011 fue miembro de dicha comisión. En 2011, fue elegido Presidente de dicha Comisión.